El sector cerámico tendrá ayudas del IVF para afrontar el precio del gas

Castelló (EFE).- El president de la Generalitat, Ximo Puig, se ha comprometido a seguir exigiendo «medidas excepcionales» al Gobierno y la UE para el sector cerámico y ha avanzado que el Instituto Valenciano de Finanzas ofrecerá fondos y créditos -de un mínimo de 50 millones cada uno- y apoyará la reivindicación de la aplicación de los ERTE Red a las empresas azulejeras.

Puig ha hecho estas declaraciones en la sede del Consell en Castelló tras reunirse en la Mesa de la Cerámica con representantes de las patronales del sector azulejero, acompañado por el conseller de Hacienda, Arcadi España, y el de Economía, Rafa Climent.

Situación excepcional

El president ha dicho ser consciente de la «situación excepcional» que atraviesa el sector y ha asegurado que la Generalitat está «absolutamente alineada» con las demandas de la industria, por lo que ha exigido «respuestas excepcionales a quien tiene más capacidad que la Generalitat».

El presidente de la Generalitat, Ximo Puig (3º i), preside la reunión de la Mesa de la Cerámica, a la que asisten también el conseller de Hacienda, Arcadi España (4º i), y el conseller de Economía y Trabajo, Rafa Climent (2º i). EFE/Domenech Castelló

En este sentido ha indicado que primero se pedirá al Gobierno que en el marco de ayudas de la UE «se llegue hasta donde se pueda con ayudas directas», y se demandará asimismo a la UE «ayudas de carácter estructural que vayan bajando el precio del gas» para el largo plazo.

Ayudas al sector cerámico

Puig ha hablado también de la mediación de la Generalitat en la UE, a la que «pedimos que flexibilicen medidas para ayudar a la industria y especialmente a la cerámica».

En cuanto al Gobierno central ha concretado que «se pedirá una reunión con la ministra de Industria», que espera que sea antes de la convocatoria de la nueva reunión de la Mesa de la Cerámica dentro de un mes y una semana.

Desde la Generalitat, ha señalado el president, «daremos apoyo directo a las empresas para complementar hasta los límites marcados por la UE», y ha agregado que también, actuando «hasta el máximo de nuestra capacidad», se articulará que el IVF «a través de fondos de liquidez y de créditos participativos se ofrezca un mínimo de 50 millones -cada uno- para trabajar conjuntamente con instrumentos del Estado» y poder «triplicar los fondos que puede aportar la Generalitat».

Del mismo modo se planteará una reunión con el Ministerio de Trabajo, en la que estén los sindicatos, la patronal y la Generalitat para «ver cómo pueden aplicarse en el sector los ERTE Red», porque ante una situación excepcional, se necesitan instrumentos excepcionales, ha dicho.

Un sector en riesgo

Por su parte, el presidente de la patronal ASCER, Vicente Nomdedeu, ha dicho ser consciente del «apoyo inquebrantable» de la Generalitat y su compromiso con la industria cerámica, con un peso importante en la provincia y en la Comunitat Valenciana.

Nomdedeu ha recordado que «a causa de factores externos y excepcionales» se ha visto «muy seriamente comprometida» la viabilidad del sector y su competitividad. El sector, ha agregado, «está en riesgo y necesitamos ayudas directas» y que «lleguen al menos como en Italia -principal competidor-, que tiene ventajas enormes por las subvenciones de su Gobierno en el precio del gas de hasta un 40 %».

El representante del sector ha señalado que las decisiones «clave» dependen del Gobierno central pero ha destacado la importancia de «saber que contamos con el respaldo sin fisuras» de la Generalitat en Madrid. EFE

Edición Web: Adolfo Ibarra