La Ocean Race más sostenible cumple 50 años y zarpará de nuevo desde Alicante

Alicante, 28 dic (EFE).- La Vuelta al Mundo a Vela (The Ocean Race), que saldrá desde Alicante el 15 de enero tras un parón de más de cinco años, estará marcada por el cincuenta aniversario de la regata, pero también por la sostenibilidad, pues esta edición permitirá «hacer visible la necesaria protección de los océanos».

Esta competición deportiva, que este 2023 cumplirá cinco ediciones seguidas con salida en Alicante, aspira a ser «el único océano en llegar a todos los continentes», con el objetivo, además del de obtener la victoria por parte de los equipos involucrados, de hacer estudios para contener el cambio climático, medir la huella de carbono y compensar las emisiones vertidas con sumideros vegetales.

Así lo han destacado este miércoles en una rueda de prensa en Alicante el president de la Generalitat, Ximo Puig, y el presidente de The Ocean Race, Richard Brisus, que ha asegurado que se está elaborando una declaración universal de «los derechos de los océanos» que se presentará el próximo septiembre en la Asamblea de la ONU.

Análisis del estado de los océanos

Brisus ha incidido en que la vuelta al mundo a vela contará con un programa que irá recogiendo muestras sobre el estado de los océanos.

En cuanto a lo meramente deportivo, ha indicado que la novedad de la decimocuarta edición de la Vuelta al Mundo a Vela es que saldrán dos clases de barcos: los IMOCA de alta tecnología y los monotipos VO65.

Asimismo, ha resaltado la parte social de esta competición, con programas educativos para colegios de la provincia o cumbres en las que, como la que se realizará el 23 de enero en Cabo Verde, participará el secretario general de la ONU, António Guterres.

Actividades náuticas

Antes, entre el 7 y el 15 de enero, diversas actividades náuticas, deportes electrónicos, actuaciones musicales y otras iniciativas lúdicas arroparán la salida desde Alicante, que por quinta vez consecutiva saldrá de los muelles de su puerto para dar la vuelta al globo con parada en ciudades de los cinco continentes.

La regata tendrá una duración de seis meses y hará escalas en un total de siete etapas pasando por Alicante, Cabo Verde, Ciudad del Cabo, Itajaí, Newport, Aarhus, Kiel Fly-by (un paso de baliza), La Haya y Génova.

Sobre esta edición, Puig ha subrayado que «va a tener su propio relato», porque además de la suma de «competición y aventura», esta cita tiene «valores añadidos que trascienden a la superación individual, tales como el compromiso ambiental, la sostenibilidad y la paridad», un objetivo que, ha dicho, la Ocean Race pretende conseguir en 2030.

Voluntad de permanencia

Puig ha insistido en que la Generalitat trabajará para que esta alianza, por la que The Ocean Race saldrá desde Alicante en 2027 y cuenta con un museo en el puerto de la ciudad, se sostenga, «vaya más allá» y cuente con una «permanencia en el tiempo».

Ha insistido en que la última edición, la de 2017, esta competición permitió la creación de 1.270 empleos, Alicante tuvo un impacto económico positivo de 68 millones de euros y fiscalmente hubo 41 millones de euros de retorno.

El jefe del Consell ha afirmado que esos números avalan a la Generalitat para que este evento tenga «continuidad», porque la vinculación de The Ocean Race con Alicante «no es una acto en un tiempo concreto, sino que muestra la consolidación de este evento, vinculado con Alicante y que supone un cita clave para la ciudad».

«Alicante será la capital mundial de la náutica», ha subrayado Puig, que ha dicho compartir los «valores», porque esto «es mucho más que una competición deportiva y más que un acontecimiento social», ya que «es un evento para concienciarnos de la necesidad de mantener el océano».

«La Generalitat va a estar comprometida totalmente» para mostrar que «no hay planeta B y, por tanto, tampoco hay plan B».

Alicante, «gran faro» de innovación

Por último, ha señalado que este evento quiere contribuir a la igualdad real entre hombres y mujeres, pero también ha sostenido que Alicante se mostrará como «un gran faro» de la innovación, con muestras de la industria del videojuego alicantino y más de sesenta torneos.

Esta edición «es sin duda más oportuna que nunca», ha apuntado Puig, que ha concluido que «acelerará la recuperación y la normalización de todos los ámbitos» para la ciudad, que contará durante la semana previa con una completa oferta para todos los públicos en el Ocean Live Park, un espacio de encuentro con gran variedad de actividades deportivas, expositivas, gastronómicas, culturales, lúdicas, educativas, musicales y tecnológicas para todas las edades.