Del alivio al trabajo: la semana clave para la gigafactoría de 4.500 millones

Inmaculada Martínez |
València, 12 nov (EFE).- El grupo Volkswagen-Seat levantará una gigafactoría de baterías eléctricas en Sagunto con una inversión total de 4.500 millones que recibirá apoyos económicos públicos y una tramitación territorial que ha dado comienzo esta semana solo un día después de la confirmación de construcción de la planta.

El miércoles el grupo comunicaba que aceptaba el PERTE del vehículo eléctrico y, por tanto, la confirmación de la creación de la megafactoría en ese municipio valenciano y la electrificación de las fábricas de Martorell (Barcelona) y Landaben (Navarra), y el jueves la Generalitat Valenciana daba inicio a la tramitación administrativa mediante el mecanismo del proyecto territorial estratégico (PTE) para la planta.

Ese mismo día el president Ximo Puig anunció la compra del suelo, antes de acabar este año, por parte de la empresa Power HoldCo, del grupo Volkswagen, en Parc Sagunt II, el futuro parque industrial creado sobre unos terrenos agrícolas que se encuentran actualmente en proceso de adecuación agronómica.

Vista aérea de los terrenos de Parc Sagunt II donde está prevista la instalación de la gigafactoría. EFE/Biel Aliño/Archivo

La empresa Espais Económics Empresarials (EEE), participada a partes iguales por la Generalitat y por Sepides, finalizó la compra del suelo de Parc Sagunt II y las expropiaciones a finales del verano y comenzó la adaptación de los campos de naranjos, con la eliminación de la vegetación y la posterior adecuación del terreno que dará paso a la parcelación del suelo, en total unos 6 millones de m2 de suelo industrial.

El Gobierno valenciano ha ofrecido todo el apoyo para construir la gigafactoría de baterías de Sagunto desde el primer momento en que se valoró esta ubicación como una de las opciones para levantar la planta y, de hecho, la agilización administrativa ha dado muestra de ello.

Apoyo económico

Como también lo ha hecho el proyecto de Presupuestos de la Generalitat de 2023, que recoge alrededor de 45 millones de euros para la gigafactoría en diferentes partidas, que se desglosan así:

-3,8 millones para formación de trabajadores de Volkswagen, en concreto para apoyar la capacitación inicial y desarrollo de capital humano, de la Conselleria de Economía.

-5 millones de la Conselleria de Educación para la compra del suelo en Parc Sagunt destinado a un centro de formación profesional.

-12 millones para inyectar capital a EEE para distintas actuaciones.

-Una línea de crédito de hasta 24 millones por necesidad de fondos de Parc Sagunt.

A estos importes se sumarán las ayudas que se acuerden posteriormente con Volkswagen y que se incluyen en el memorándum de entendimiento alcanzado entre el grupo Volkswagen y la Generalitat (un documento que no se ha hecho público), y la aportación del Gobierno central, que podría darse a través de instrumentos como los incentivos regionales o líneas nominativas.
Asimismo, el proyecto recibirá un total de 397 millones del PERTE, una cifra que se quedó muy por debajo de las expectativas del grupo VW-Seat y que le hizo dudar, durante varias semanas, sobre la aceptación del proyecto para la recuperación y transformación económica.

Ubicación

La planta de baterías se ubicará en la manzana IN-3 que ocupa 1.293.806 de m2, y los proveedores ocuparán casi 1,4 millones de m2, por lo que la superficie de suelo total de que se venderá de Parc Sagunt II para esta inversión ascenderá a 2,6 millones de m2.
La empresa Power HoldCo estima una inversión total de 4.500 millones de euros en el periodo 2023-2026 y años sucesivos en la gigafactoría de baterías y la creación de casi 4.200 empleos directos, el 92 % de ellos personal de producción y el resto, de dirección y administración.

En una primera fase, durante la construcción de la planta, montaje de maquinaria y puesta en marcha de la factoría, el empleo temporal ascendería a 8.900 puestos directos y 10.200 indirectos de media anual.

Ya posteriormente en la fase de producción el empleo se aproximaría a 4.200 puestos directos, 3.000 de ellos solo en la fase de desarrollo, según recoge el Documento de Consulta Pública de la iniciativa industrial presentada para su declaración como Proyecto Territorial Estratégico ante la Conselleria de Política Territorial.

¿Cómo sigue la tramitación?

Las aportaciones a la consulta pública se pueden enviar desde este viernes durante veinte días hábiles y con ese resultado la Conselleria emitirá un informe de adecuación; si es favorable, se elevará al Consell la propuesta de declaración como PTE, con la previsión de que el Gobierno valenciano la apruebe a finales de este mes de noviembre.

Antes de final de año, el grupo comprará el suelo donde construirá la gigafactoría de baterías, que estima comenzar a funcionar en 2026 y que contará con una planta de suministro de energía renovable de origen fotovoltaico de Iberdrola de 240 Gwh/año.

Ventajas fiscales

El promotor (Power HoldCo) ha propuesto acogerse a una serie de ventajas: exención de licencia de obras municipal; solicitar incentivos fiscales respecto a tributos e impuestos; declaración de la tramitación administrativa de urgencia; innecesariedad de compensar el aprovechamiento urbanístico; o declaración como proyecto prioritario energético de las instalaciones de electricidad.

Respecto a los ingresos públicos, el Impuesto de Actividades Económicas (IAE) devengaría al municipio de Sagunto 5,8 millones anuales en el periodo 2027-2031 y 9,5 millones a partir de 2032, y el Impuesto de Bienes Inmuebles (IBI) llegaría a 2,5 millones.
Una fuente de ingresos que supondrá «un empujón sustancial» a las finanzas del Ayuntamiento y que dedicará a mejorar la calidad de vida de los 70.000 vecinos de Sagunto, según el alcalde, Darío Moreno.

Por fin llega la buena noticia

«Se nota en la calle, los vecinos me paran para comentar que por fin Sagunto ocupa el lugar que se merece», comenta el alcalde en alusión a la importancia del sector siderúrgico de este municipio en los años 80 del siglo XX, que llegó a contratar a 6.000 personas y que desapareció por la reconversión industrial.

«Hoy cerramos un poco esa herida y ponemos a Sagunto en el mapa de la industria verde del futuro que ayudará a transformar el tejido empresarial hacia un modelo de sosteniblidad a largo plazo», según Moreno.

Con una amalgama de industrias en el municipio -la industria siderúrgica sigue allí presente con ArcelorMittal y empresas de tratamiento del acero, también hay industria del vidrio (Pilkington NSG), química (Fertiberia), cementera (LafargeHolcim) y una central de ciclo combinado-, Sagunto tiene en marcha una propuesta para ser «un valle de producción de hidrógeno» como sustituto de combustibles fósiles, en el camino hacia la transición ecológica. EFE