Hallan en una prisión rusa un ‘asesino en serie’ con dos crímenes en Alicante

Alicante (EFE).- Un ‘asesino en serie’ al que se le atribuyen los homicidios elegidos ‘al azar’ de una mujer en una pedanía de Elche (Alicante), a la que estranguló cuando paseaba al perro, y de un agricultor en la cercana población de Los Montesinos, al que asestó una decena de puñaladas, ha sido identificado por ADN en una prisión psiquiátrica de Rusia.
Fuentes de la investigación han informado a EFE de que el esclarecimiento de ambos homicidios, ocurridos en agosto y noviembre de 2020, y de un tercer caso de intento de asesinato el julio anterior con arma blanca de una mujer en Torrevieja, es el resultado de una ardua operación conjunta de la Policía Nacional y la Guardia Civil denominada ‘Phoenix-Progreso’, en el transcurso de la cual en junio de 2022 se pidió la colaboración ciudadana para facilitar la identificación del individuo.

Los vecinos de la pedanía ilicitana de La Hoya guardan un minuto de silencio en homenaje a la mujer encontrada muerta en una acequia con aparentes signos de estrangulamiento. EFE/ Manuel Lorenzo/Archivo

UN ASESINO «DESORGANIZADO»


El hombre es Nikolay T., de 26 años y nacionalidad rusa, quien residió durante alrededor de 15 años en España junto a su madre y de quien se tienen antecedentes por comportamiento violento.
Un día después del último de los homicidios, regresó a su país y allí el 15 de diciembre de 2020 cometió un cuarto crimen del que fue detenido y enjuiciado con una sentencia que lo envió a un hospital psiquiátrico de la ciudad de Smolensk, donde permanece ingresado hasta el día de hoy.
Las fuentes consultadas por EFE consideran a Nikolay T. un «asesino en serie desorganizado» de carácter psicótico tanto por el modus operandi como por la inexistente relación con las víctimas, a las que elegía al azar.
De aspecto caucásico, 1,75 metros de altura y pelo rapado, su peligrosidad es considerada «extrema» ya que se cree que este tipo de criminales solo dejan de matar por circunstancias ajenas a su voluntad, por lo que de no haber sido detenido en Rusia habría continuado con «su espiral» de homicidios.

DOS ASESINATOS Y UN INTENTO


La tentativa de asesinato con arma blanca sobre una mujer en el portal de un edificio de Torrevieja ocurrió en la tarde del 16 de julio de 2020, donde la víctima realizaba labores de limpieza con la puerta abierta y el hombre la sorprendió agarrándola por atrás por el cuello y propinándole varias incisiones en el hombro y omóplato con un cuchillo de grandes dimensiones.
La salida al rellano de un vecino de la planta baja hizo que el agresor emprendiera la huida aunque la filmación de cámaras de vigilancia de comercios cercanos permitió una primera imagen del individuo.
Varias semanas después, el 11 de agosto de 2020, presuntamente mató a un agricultor que iba en un tractor en una finca de Los Montesinos (Alicante), quien fue hallado por la tarde boca arriba junto al vehículo con una decena de heridas por arma blanca, una de las cuales le seccionó la arteria carótida y otra casi le degolla la tráquea.
La falta de conexiones entre las dos víctimas de estos hechos violentos y la ausencia de más datos del criminal no hizo relacionar a los investigadores que se trataba, supuestamente, del mismo autor hasta que ocurrió el tercer homicidio.
El 6 de noviembre de 2020 una mujer de 45 años que acababa de obtener una plaza de funcionaria en la Ciudad de la Justicia de Elche y que paseaba al perro cerca de su casa en la pedanía de La Hoya, en el término de Elche, junto a una acequia, fue encontrada muerta estrangulada.

LA CONEXIÓN ENTRE LOS CRÍMENES


Testigos vieron huir de las proximidades a un hombre con capucha y una mascarilla, y la investigación posterior permitió hallar al borde del canal unas gotas de sangre a partir de las cuales se obtuvieron muestras de ADN del posible autor, que coincidieron con otras encontradas en Los Montesinos.
Este dato permitió conectar los crímenes en una investigación coordinada por el Juzgado de Instrucción número 3 de Torrevieja, que el 20 de junio de 2022 autorizó pedir la colaboración ciudadana mediante la difusión a nivel nacional del vídeo grabado del hombre a raíz del intento de asesinato de la limpiadora de Torrevieja.
A partir de esta petición de ayuda, se recibieron comunicaciones que apuntaban a la posible autoría de Nikolay T., en las que se informó de que era un joven «normal» aunque tras volver de dos años de servicio militar en su país, se volvió más extraño, con consumos de alcohol y drogas.
El considerado ‘asesino en serie’ residió entre 2016 y hasta el 7 de noviembre de 2020 en una casa alquilada a nombre de su madre en La Hoya, a dos kilómetros de donde se produjo el segundo crimen, y que este último día voló a Rusia.

Edición web: Carla Aliño