Los españoles gastarán 100 millones en juguetes en la recta final de Reyes

Ibi (Alicante) (EFE).- Los españoles gastarán unos cien millones de euros en comprar juguetes durante las 96 horas, del 2 al 5 de enero, que restan para la esperada noche de los Reyes Magos de Oriente, lo que supondrá más del 10 por ciento de la facturación anual nacional.

Las expectativas de la patronal juguetera son cerrar 2022 superando los 1.600 millones de euros de ventas, lo que supondría entre un 2 y 3 por ciento más que los 1.568 contabilizados el pasado ejercicio, según ha informado a EFE la presidenta de la Asociación Española de Fabricantes de Juguetes (AEFJ), Marta Salmón.

Esos 1.600 millones supondrían, por fin, recuperar las cifras prepandemia (de 2019), algo que ya han conseguido todos los países de la UE a excepción de España. La presidenta de la AEFJ cree que podría ser posible por el tirón nacional de última hora de la primera semana de enero y los buenos datos de las exportaciones, que presentan unos números más positivos de lo esperado.

La semana más fuerte del año, y «no apta para cardíacos» en el sector, volverá a ser la previa a los Reyes Magos, en esta ocasión del 2 al 5 donde los cálculos de la patronal es que se venda entre el 10 y 11 por ciento del año en España, lo que totalizaría alrededor de los 100 millones de euros.

La campaña navideña se está desarrollando con números ligeramente inferiores a los de hace un año, aunque los fabricantes confían en que en el empujón final «se puedan recuperar las cifras» ya que el mercado nacional es el «más estacional del mundo» en la venta de juguetes.

Menos cartas a Papá Noel, aunque se espera que se compense con Reyes

Durante 2022, las familias españolas han retrasado más que nunca la compra de juguetes para Reyes empujados, quizá, por una inflación que ha obligado a «optar por otras cosas», una situación que se ha reflejado en «menos cartas de las esperadas a Papa Noel» aunque Salmón espera que se compense con Melchor, Gaspar y Baltasar.

Los jugueteros españoles exportan el 40 por ciento de la producción (unos 700 millones por 900 de ventas dentro de España) en unos ejercicios marcados por la Navidad, que concentran del 70 al 75 de las ventas anuales interiores.

Este dato refleja la altísima estacionalidad del sector frente al conjunto de Europa, donde en Navidad se vende la mitad, es decir el 40 por ciento, debido a que en la UE «se reconoce el valor del juguete en la educación de la niña y del niño, y por eso se compra durante todo el año, igual que libros», no especialmente en Reyes.

«Pero en España el juguete está culturalmente asociado a las Navidades y solamente puntualmente también a ciertos acontecimientos, como los cumpleaños», ha lamentado la presidenta de la patronal.

Los superhéroes de películas y series, al alza

Cántabra afincada en Zaragoza, Salmón ha explicado que este año siguen liderando las ventas los juguetes tradicionales aunque la novedad es la tendencia al alza de los superhéroes, seguramente aupados por las películas, series y videojuegos y «sin que destaque ninguno significativamente sobre los demás».

Las muñecas, los juguetes electrónicos modernizados, los juegos de construcción y los de mesa son algunos de los clásicos que no pasan de moda en la lista de deseos a sus Majestades de Oriente.

Conscientes de que el juguete es «muy sensible al precio» y a las circunstancias económicas de las familias, los fabricantes han encarado el encarecimiento de las materias primas, la energía y el alza del dólar estadounidense reduciendo sus márgenes para elevar los precios a menos de la mitad del IPC, el 3,5 por ciento, para favorecer la demanda.

Los fabricantes reivindican ante la sociedad el valor del juguete en el desarrollo del niño, tal y como recuerdan que defienden psicólogos, psicopedagogos y educadores, que coinciden en que «jugar es fundamental» para los más pequeños ya que lo practican desde antes de leer y les aporta muchos beneficios. Y ahí el juguete, ha recalcado Salmón, «es el instrumento básico».

Con sede en Ibi (Alicante), la Asociación Española de Fabricantes de Juguetes agrupa a cerca de un centenar de empresas jugueteras que suponen el 85 por ciento de la facturación nacional. El 18 por ciento de ellas se ubica en el denominado ‘valle del juguete’ de Alicante: en Ibi, Tibi, Onil y Castalla para situar la Comunitat Valenciana como la principal productora, seguida de Cataluña y Madrid.