Máximo Huerta inaugura su librería en Buñol, su «refugio» de «vida lenta»

Buñol (EFE).- Como un «refugio» y una forma de reivindicar la «vida lenta» de los pueblos, el escritor, periodista y exministro de Cultura Máximo Huerta ha inaugurado este martes la ‘Librería de Doña Leo’, su «tienda en Buñol», a la manera del local que inspiró su novela ‘Una tienda en París’.

«Siempre quise tener una librería, porque una librería para mí era un refugio», ha asegurado Huerta en declaraciones a EFE, y ha explicado que por ello ha decidido «dar el paso» y abrir este local en el pueblo donde vive, y donde le han acompañado vecinos, amigos, su madre y su perra, Doña Leo, a quien ha homenajeado con el nombre de la tienda.

La inspiración del escritor son tanto las bibliotecas que visitaba de pequeño como las librerías que ha conocido en sus viajes por «París, Londres o Ámsterdam», además de la estética de la tienda que aparece en su propia novela de 2012, que le dio «muchas alegrías».

«Yo siempre quise tener una aquí, y este verano se fraguó la idea y dije: ‘¿monto una? Adelante'», ha relatado, y ha asegurado que la ha situado en Buñol, a unos 40 kilómetros al oeste de València, porque en su pueblo está «a gusto».

Reivindicar la vida lenta

‘La librería de Doña Leo’ es una forma, además, de «reivindicar la vida lenta, tranquila», frente al ritmo rápido de las ciudades y de los trabajos: «Vamos con muchas prisas no sé a dónde, entre el móvil y los ritmos».

«Reivindico la tranquilidad aquí, en mi pueblo, que es donde empecé y donde me apetece estar descansando y vivir las mil aventuras que me quedan por vivir», ha destacado.

El exministro Máximo Huerta junto a numerosos vecinos de la localidad durante la inauguración de su librería. EFE/Biel Aliño

Es librero, escritor, periodista y ha sido político, pero Máximo Huerta ha asegurado que su faceta favorita «es la de hijo», por lo que ha celebrado que su madre estuviera presente en la inauguración y la ha definido así: «Una mujer que ha leído mucho y que trajo la lectura a mi vida, y que ahora no puede leer por el tumor que ha tenido».

«Para mí es la mayor satisfacción, y por encima de escritor, de periodista y de todo lo que he sido o seré, soy hijo», ha defendido.

Una perra rescatada

Fruto de este apego a la familia, el nombre de la librería es también el de su perra, Doña Leo, su cuarto animal de compañía, una perra rescatada «con una personalidad tremenda».

«Cuando escribo, la tengo al lado y sabe cuándo empiezo a escribir y cuándo acabo», ha asegurado Huerta, que ha considerado que nombrar así a su local es «un homenaje a todos los perros rescatados».

En este sentido, ha afirmado que los libros «son como los perros, que te rescatan, tú a ellos y ellos a ti», y por ello ha dicho desear «que la librería sea un lugar que nos rescate también con la lectura».

Aunque Huerta ha asegurado que estará presente «atendiendo a vecinos, a amigos y a los escritores que se pasen», ‘La librería de Doña Leo’ tendrá también otro librero, a quien su propietario ha definido como alguien «maravilloso, que ha leído mucho, que sabe muchísimo».

Dolores Redondo y Luz Gabás

El recién inaugurado local ya cuenta con un calendario de presentaciones y encuentros con escritores para los próximos meses.
Así, el 8 de febrero estará en la librería Dolores Redondo, autora de la Trilogía del Baztán, mientras que el 1 de marzo será el turno de Luz Gabás, autora de obras como ‘Palmeras en la nieve’.

«También estará Elvira Lindo, que se viene a vivir a València, con (su marido y también autor, Antonio) Muñoz Molina, y Milena Busquets me dijo ayer ‘¿Cadaqués o Buñol?’ y yo le dije ‘Buñol, Buñol'», ha relatado.

Tras dejar su programa en la televisión pública valenciana À Punt, y en el inicio de esta nueva etapa al frente de la librería, Huerta ha dicho sentir «mucha ilusión».

«Cuesta estar feliz, porque la vida ya se encarga de darte sustos, pero estoy contento y tranquilo», ha concluido. EFE