Primera parada de la precampaña electoral de Pedro Sánchez: València

Madrid (EFE).- El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, empieza mañana una larga precampaña con la presentación en València de los candidatos del PSOE a las grandes ciudades, un acto que tiene lugar dos días antes de que el Tribunal Constitucional decida sobre la tramitación parlamentaria de la reforma del Código Penal.

Con este acto, el presidente del Gobierno y líder del PSOE se pone ya oficialmente en modo precampaña y se posiciona frente al resto de partidos, que aún no han comunicado la relación completa de sus candidatos para las municipales.

Junto a Sánchez, intervendrán el president de la Generalitat y secretario general del PSPV-PSOE, Ximo Puig, y la vicealcaldesa de València y candidata a la Alcaldía, Sandra Gómez, lo que demuestra la importancia de ambos lugares para los socialistas.

De hecho, mantener el Gobierno valenciano, uno de los más amenazados por el PP, y lograr la Alcaldía de València son dos de los principales retos del PSOE en las elecciones autonómicas y municipales de mayo de 2023, un año para el que también hay previstas generales en diciembre.

Al acto de València acudirán los candidatos socialistas de las capitales de provincia y de las ciudades de más de 50.000 habitantes. Entre ellos, las ministras Reyes Maroto y Carolina Darias, candidatas a las alcaldías de Madrid y de Las Palmas de Gran Canaria, respectivamente, y el cabeza de lista del PSC al Ayuntamiento de Barcelona, Jaume Collboni, las otras grandes apuestas de Sánchez para las municipales.

Precampaña electoral con la vista puesta en el TC

Este arranque de precampaña tiene lugar dos días antes del pleno extraordinario que el Tribunal Constitucional aplazó al lunes para decidir si paraliza la tramitación parlamentaria de los cambios en el Poder Judicial y en el propio alto tribunal que el jueves aprobó el Congreso de los Diputados a través de enmiendas a la reforma del Código Penal.

Un asunto muy delicado y preocupante para partidos de izquierda como el PSOE, por la amenaza que aseguran que supone para la separación de poderes, y que el propio Sánchez ha vinculado a un «complot» de PP y Vox para «amordazar» el Parlamento.

Sin embargo, diversas fuentes socialistas reconocen que este hecho ha servido para unir más a la izquierda y para pasar por alto la polémica generada sobre la supresión del delito de sedición y la reforma del de malversación, dos aspectos incluidos en la reforma del Código Penal y que, especialmente en el último caso, han generado malestar y mucho debate interno en el partido.

En el PSOE son conscientes de los riesgos electorales que reformas como la del delito de malversación pueden suponer para el partido, pero en general descartan que este asunto les pase factura, ya que confían en que en mayo de 2023 los ciudadanos tengan en cuenta a la hora de votar otros asuntos como las medidas económicas puestas en marcha por el Gobierno y la realidad de cada territorio.

Y en lo que coinciden todos los socialistas es en la necesidad de contar con partidos fuertes a su izquierda para facilitar la formación de gobiernos, dada la dificultad de obtener mayorías absolutas.

La división de Unidas Podemos

De ahí que uno de los principales motivos de preocupación para el PSOE a la hora de afrontar las próximas citas con las urnas sea la división en Unidas Podemos.

Precisamente el acto del sábado en Valencia coincide con un momento de fricción con sus socios en el Gobierno de coalición por asuntos como el proyecto de ley de bienestar animal, que podría no llegar a aprobarse por las discrepancias a cuenta de los perros de caza.

Los socialistas aspiran a que las actuales polémicas pasen rápido y a desatascar otras leyes pendientes de aprobación sobre las que sí es factible el acuerdo, como la de vivienda, con la intención de centrarse el próximo año electoral en vender la gestión del Gobierno de Sánchez en materia social y económica.

Y son especialmente optimistas en las elecciones municipales, donde esperan mantenerse allá donde gobiernan como primera fuerza, dar la batalla en Madrid y lograr estar al frente de plazas tan destacadas como Barcelona y València.