“Subsidiariedad activa», «positiva y no defensiva», para el futuro de la UE

València (EFE).- El Comité Europeo de las Regiones ha apostado este viernes por una “subsidiariedad activa”, un principio “positivo y constructivo” que vaya más allá “de la mera competencia y de la litigiosidad” para garantizar la participación de todos los niveles de gobierno en la construcción europea y acercar las instituciones comunitarias a la ciudadanía.

Esta es una de las propuestas defendidas durante la décima edición de la Conferencia de la Subsidiariedad, organizada por el Comité de las Regiones y la Generalitat, en la que se han abordado las vías de “estructurar la relación entre todos los niveles de gobierno para permitir el diálogo constructivo”.

El presidente del Grupo Director sobre la Mejora de la Legislación y la Subsidiariedad Activa del Comité de las Regiones, Karl-Heinz Lambert, ha destacado que “la proporcionalidad es tan importante como la subsidiariedad para construir la forma en la que los ciudadanos perciben Europa”.

En la imagen, el presidente de Las Cortes Valencianas, Enric Morera, durante la clausura de las jornadas. EFE/ Biel Aliño
En la imagen, el presidente de Las Cortes Valencianas, Enric Morera, durante la clausura de las jornadas. EFE/ Biel Aliño

En este sentido, ha destacado que “aunque muchos pensaban al principio que la mejor regulación era la desregulación”, la subsidiariedad como eje para las normativas y las relaciones entre instituciones “permite el diálogo entre los diferentes niveles de las administraciones”.

Así lo ha considerado también el presidente de la Comisión CIVEX del Comité de las Regiones, Vincenzo Bianco, que ha defendido, en la línea de lo acordado en la Conferencia sobre el Futuro de Europa, la apuesta por “un proceso legislativo de facto, con garantías”.

En la imagen, el presidente del Comité Europeo de las Regiones, Vasco Alves Cordeiro, interviene en el Palacio de las Comunicaciones de Valencia. EFE/ Biel Aliño
En la imagen, el presidente del Comité Europeo de las Regiones, Vasco Alves Cordeiro, interviene en el Palacio de las Comunicaciones de Valencia. EFE/ Biel Aliño

Tarjetas verdes y participación municipal

En la primera sesión han participado también los diputados en el Parlamento Europeo Doménec Ruiz Devesa y Nacho Sánchez Amor, que han defendido una participación más amplia de las administraciones subnacionales en asuntos europeos.

Ruiz Devesa ha apostado por incorporar, a modo de “tarjeta verde”, la posibilidad de hacer propuestas legislativas “en positivo” desde los parlamentos nacionales, regionales y desde las administraciones locales.

Estas propuestas legislativas “no tendrían que limitarse a los niveles de competencia que tengan reconocidos estas instituciones” sino que podrían abarcar “cualquier ámbito.

Para el eurodiputado, la subsidiariedad activa “va más allá de la concepción tradicional de la subsidiariedad, que podría verse incluso como una mera defensa de las competencias propias”, mientras que de esta nueva definición “se espera un valor agregado en el que todos los niveles de la gobernanza multinivel puedan contribuir”.

Subsidiariedad activa

“La subsidiariedad activa promueve el lado positivo y constructivo del principio de subsidiariedad”, ha afirmado, y se ha referido al programa ‘Construir Europa con las autoridades locales’, un proyecto orientado a la firma de convenios entre los ayuntamientos y las instituciones europeas para que “uno de los concejales de cada corporación se ocupe de los asuntos europeos”.

“No solo se trata de que sea el encargado de la captación de la financiación europea, sino de darle un giro de 360 grados a la implicación de los municipios en materia europea”, ha explicado.

Por su parte, el eurodiputado Nacho Sánchez Amor ha considerado un “error” limitar la subsidiariedad “al marco competencial” y ha celebrado que “se vuelva a hablar de que los parlamentos nacionales, autonómicos y locales puedan proponer”.

Para Sánchez Amor, el Comité de las Regiones es “la institución europea que ha entendido la subsidiariedad con más inteligencia política” y “merece que su papel de guardia y cuartel de la subsidiariedad se reconozca a máximo nivel”.

El ponente del Comité de las Regiones sobre mejora de la legislación Piero Mauro Zanin ha aludido a la subsidiariedad como la “democracia de la responsabilidad” y ha destacado la importancia de “fomentar la sensación de conciencia europea entre la ciudadanía”.

Michael Wimmer, director de la Comisión Europea, interviene en el Palacio de las Comunicaciones de Valencia. EFE/ Biel Aliño

Apuesta por el «verdadero diálogo»

El director de Estrategia de la Secretaría General de la Comisión Europea, Michael Wimmer, ha apostado por “reflexionar, debatir conjuntamente y establecer un verdadero diálogo” entre el Ejecutivo europeo y el Comité de las Regiones.

“Compartimos que la subsidiariedad no es algo defensivo sino constructivo”, ha comentado, y se ha mostrado a favor de “incorporar las dimensiones políticas regional y local” en el nivel supranacional.

Así lo ha expresado también durante la segunda sesión de la jornada la comisaria europea de Cohesión y Reformas, Elisa Ferreira, que ha afirmado que “siempre hablamos de gobernanza multinivel, pero tenemos que encontrar la receta para atender las circunstancias y recursos de las diferentes regiones”.

El miembro del Comité de las Regiones Kieran McCarthy ha destacado la “gran dificultad” de explicar a la ciudadanía qué es la subsidiariedad activa, algo que, ha dicho, se hizo patente en la Conferencia del Futuro de Europa, donde ha destacado las “580 recomendaciones basadas en las opiniones de los ciudadanos, en asuntos como la falta de tiempo, el excesivo politiqueo o la falta de confianza” institucional.

El también miembro del Comité de las Regiones Roberto Ciambetti ha considerado que la Unión tiene “un papel clave en desafíos globales como la seguridad, el suministro energético, el clima o las pandemias”: “Pensar a largo plazo es pensar en una casa común que dé respuesta a los problemas de la ciudadanía en términos de subsidiariedad”.