Tamarit reivindica la «revolución educativa» mientras la oposición ve «caos»

València, 15 sep (EFE).- La consellera de Educación, Raquel Tamarit, ha reivindicado este jueves la «revolución educativa» de la Comunitat Valenciana desde que gobierna el Botànic, mientras que la oposición le ha acusado de no hacer «autocrítica» pese al «caos» y la «improvisación» que según estos partido rige la política en esta área.

La consellera, que ha comparecido ante la comisión de Educación de Les Corts para hablar del inicio del curso, ha defendido que esta es una de las autonomías con mayor gratuidad en el sistema educativo, de las pocas o la única que ha aumentado recursos tras la pandemia, y de las «poquísimas» donde la educación gratuita y universal empieza a los 2 años.

El PP le ha acusado de negar los problemas del sistema educativo; Ciudadanos ha afirmado que el inicio de curso ha sido «caótico» y Vox ha dicho que el Botànic es «la antieducación», mientras que el PSPV, Compromís y Unides Podem han dicho que todo es mejorable, pero el sistema educativo público «lleva ocho años mejorando».

Tamarit ha reivindicado que el Botànic trabaja para aportar «certezas» donde otros quieren «sembrar la desesperanza y el pesimismo», y ha asegurado que los nuevos retos en este primer curso de la postpandemia requieren de una educación «expansiva, inclusiva, innovadora y suficientemente financiada».

La consellera ha afirmado que, para combatir la inflación, las familias valencianas cuentan con libros de texto gratuitos, becas de comedor escolar o educación gratuita desde los 2 años -el próximo reto es la etapa de 1 a 2 años-, y ha destacado que en la actualidad la Generalitat invierte 68 millones de euros para sufragar el 100 % del coste de la escolarización.

Ha recordado que el curso escolar 2022-23 cuenta con 1.958 alumnos más -gracias a que se está reduciendo el abandono escolar- y con 743 docentes más, lo que ha permitido reducir las ratios, y ha explicado que casi el 30 % del alumnado ucraniano escolarizado en España lo está en la Comunitat Valenciana, 9.404 en total.

Sobre el plurilingüismo, Tamarit ha defendido que el valenciano ha ganado espacio en toda la enseñanza obligatoria, de forma que ya no hay alumnado que trata esta lengua «de forma anecdótica», mientras que en materia de infraestructuras este curso habrá 31 centros nuevos, con una inversión de 156 millones.

La diputada del PP Beatriz Gascó ha criticado que para la consellera «todo esté fenomenal», cuando este curso se aplica una nueva ley educativa, lo que «siempre trae problemas», hay vacantes de profesorado sin cubrir y «no pagan los gastos de funcionamiento a los centros», y ha lamentado que echen «la culpa de todos los males» al PP.

Merche Ventura, de Ciudadanos, ha pedido a Tamarit que no haga «mítines políticos» y reconozca que «faltan recursos y docentes y que no se han publicado en tiempo y forma los currículos», y Llanos Massó (Vox) ha calificado de «caos» el inicio curso y ha afirmado que la Conselleria ofrece una educación «pésima».

La consellera ha admitido que les hubiera gustado aprobar antes los decretos curriculares, pero los tiempos «los marca el Estado», que tardó en publicar los reales decretos, y en cuatro de las cinco comunidades donde gobierna la derecha no los tenían a 1 de septiembre, y en cuanto a las vacantes ha dicho que el lunes quedaban solo 38 plazas por cubrir.

Los tres grupos de la oposición también han reprochado a la consellera que se haya «expulsado» del sistema a una profesora de música con 35 años de ejercicio y siete hijos por no tener la acreditación del valenciano, lo que han calificado de «injusto» y de «aberración».

Tamatir ha indicado que esa profesora es interina, por lo que no se le ha echado del sistema pero si alguna persona cumple todos los requisitos pasa por delante, y ha señalado que ha tenido tiempo para poderse formar en valenciano, porque se dio una carencia para que nadie se quedara atrás. Además, ha dicho que esa profesora podrá ir a dar clases a zonas castellanohablantes o a plazas de difícil cobertura.