Una manifestante por la detención de P.Hasel se enfrenta a 6 años de prisión

València, 12 sep (EFE).- Una manifestante de 21 años (cuando se produjeron los hechos) que protestaba contra la detención del rapero Pablo Hasél en el centro de València el pasado 18 de febrero de 2021 se enfrenta a una petición de condena de 6 años de prisión por los delitos de desórdenes públicos, atentado a agente de la autoridad y lesiones.

La Sección Segunda de la Audiencia Provincial de Valencia tiene previsto juzgar este martes a la joven, acusada de haber escapado de la policía y de haber cargado contra dos agentes.

En su escrito de acusación, al que ha tenido acceso EFE, el fiscal explica que «desde aproximadamente las 18.00 horas del día 18 de febrero de 2021 se concentraron ciudadanos en la plaza de San Agustín de Valencia donde se hallaba prevista una concentración entre las 19:00 y las 21:00 horas en protesta por la detención a instancias de la autoridad judicial competente del llamado Pablo Hasél».

«A partir de las 19.30 horas un grupo numeroso de los congregados pretendió convertir la concentración en una manifestación, lo que llevó a los mandos de la Unidad Policial de Intervención (UIP) presentes a intentar pactar con los responsables un itinerario».

«Ello no fue posible porque dicho grupo, lejos de iniciar tal interlocución con los policías, comenzó a empujarles y golpearles dando lugar a un enfrentamiento que causó que el grupo se escindiese en otros menores que se esparcieron por las calles adyacentes (Guillén de Castro, Xàtiva, San Vicente o Jesús entre otras)».

«Estos otros grupos -continúa el fiscal- causaron desperfectos e interrupciones de la circulación, especialmente volcando motocicletas estacionadas e incendiando contenedores de los repartidos por la vía pública».

Uno de esos grupos se encontraba tras unos contenedores en la calle Matemático Marzal cuando llegó una dotación policial, y fue entonces cuando la joven, siempre según el escrito de acusación del Ministerio Público, lanzó una botella a un agente que le impactó en la entrepierna.

La procesada fue detenida en las inmediaciones de la Estación del Norte, pero pudo «quitarse los grilletes y darse a la fuga». Uno de los agentes trató de interceptarla y se lesionó en el codo al caer.

Estos hechos han sido descritos por el fiscal como un delito de desórdenes públicos, por el que reclama dos años de prisión, un delito de atentado a la autoridad, por el que pide cuatro años, y dos delitos leves de lesiones, por los que reclama una multa de dos meses a razón de 10 euros diarios.

Asimismo, por la vía de la responsabilidad civil, el fiscal pide que los agentes sean indemnizados con 300 y 450 euros, respectivamente.