València puede convertirse esta semana en Capital Europea de la Innovación

València (EFE).- La ciudad de València podría convertirse este miércoles en la Capital Europea de la Innovación 2022 si finalmente logra imponerse a las otras dos competidoras: la mancomunidad francesa de Aix-Marseille-Provence Métropole y la ciudad finlandesa de Espoo.

La ciudad se situó el pasado 26 de octubre como una de la tres finalistas para optar a este premio, que reconoce a las ciudades que promueven un ecosistema local de innovación y está dotado con un millón de euros. El 7 de diciembre se sabrá la ciudad ganadora, en un acto que se celebrará en Bruselas.

Además, en 2024, València ostentará el título de Capital Verde Europea, el galardón que concede anualmente la Comisión Europea y para el que optaba también la italiana Cagliari.

Buenas prácticas en innovación

El Servicio municipal de Innovación, junto a un equipo transversal formado por el centro de innovación Las Naves, la fundación València Activa y la Oficina de Ciudad Inteligente, presentaron en agosto la candidatura de la ciudad a la Capitalidad Europea de la Innovación (iCapital Awards) en su edición 2022.

Estos premios tienen como objetivo apoyar las buenas prácticas en innovación implementadas por las ciudades europeas en materia de gobernanza, experimentación, impulso de la innovación y tecnología.

La ciudad ganadora de la convocatoria será nombrada Capital Europea de la Innovación 2022 y recibirá un premio de un millón de euros destinado a reconocer las prácticas innovadoras de la ciudad, elevar su nivel internacional y mejorar su capacidad como una urbe modelo en innovación.

Las ciudades clasificadas en segundo y tercer lugar recibirán un premio de 100.000 euros cada una.

Las fortalezas de València

Desde el Ayuntamiento aseguran que València posee muchas fortalezas para postularse con ese título, entre ellas el ecosistema emprendedor más fuerte de España, con una tasa de nuevas empresas que triplica la de la siguiente ciudad, que es Madrid.

Cuenta además con 150 entidades de la sociedad civil embajadoras de las Misiones València 2030; un conjunto de proyectos innovadores ya en marcha (como Réquiem in Power o el Hyperloop por la movilidad sostenible), la infraestructura verde para la resiliencia (como los tanques de tormentas) o la consideración de la Marina como polo innovador, entre otras.

En 2020 la ciudad ya presentó su candidatura a estos mismos galardones con su estrategia de innovación Missions València 2030, superando todas las fases de evaluación y siendo reconocida por la Comisión Europea como una de las seis mejores ciudades europeas en materia de innovación, pero no logró hacerse con el título.

Missions València 2030

El centro de innovación Las Naves y la Delegación de Innovación y Conocimiento del Ayuntamiento de València son los impulsores de Missions València 2030, un modelo de gobernanza de la innovación basado en misiones que mejoran la vida de las personas.

Este modelo de gobernanza aúna a todo el ecosistema de innovación sin excluir a nadie, porque las misiones de una ciudad, de un país o de toda Europa se consiguen desde la diversidad y con la suma de todas las partes, de todo el talento y de todas las fuentes de conocimiento, afirman desde Las Naves.

Actualmente València está trabajando en la Missió Climàtica València 2030, con el objetivo de convertir a esta capital en una ciudad climáticamente neutra.

Además, la ciudad ya forma parte de las 100 ciudades que la Comisión Europea ha seleccionado dentro de la misión «ciudades inteligentes y climáticamente neutras».

Los criterios en innovación

Los criterios de evaluación de la Capital Europea de la Innovación de 2022 son: experimentar conceptos, procesos, herramientas y modelos de gobernanza que demuestren el compromiso de la ciudad de actuar como banco de pruebas para prácticas innovadoras.

También acelerar el crecimiento de empresas altamente innovadoras, «startups» y pymes mediante el establecimiento de un marco jurídico favorable a la innovación; construir ecosistema, y expandir y actuar como modelo a seguir para otras ciudades apoyando la difusión y reproducción de soluciones probadas que impulsen el ecosistema de innovación local.

Además, las candidaturas deben demostrar su visión estratégica a largo plazo, destacando las iniciativas innovadoras que han contribuido positivamente a la transformación de la ciudad y que apoyarán aún más el desarrollo de un ecosistema de innovación sostenible y resiliente, asegurando la transición verde y digital. EFE