València rememora la retirada de la estatua Franco con testimonios inéditos

València, 9 sep (EFE).- El Ayuntamiento de València, a través de la concejalía de Protección Ciudadana, conmemora este viernes el trigésimo noveno aniversario de la retirada de la estatua ecuestre de Franco de la Plaza del Ayuntamiento a través de imágenes y testimonios inéditos de agentes de la Policía Local que participaron en el dispositivo.

El concejal de Protección Ciudadana, Aarón Cano, ha señalado que con esta acción, que se realizó el 9 de septiembre de 1983, «finalizó la transición en València y se impuso definitivamente la democracia tras el fallido golpe de Estado de 1981» y ha defendido que es «fundamental que recordemos siempre la historia y lo que ha costado avanzar».

Cano ha reivindicado asimismo el papel que tuvo la Policía Local de València para «garantizar la seguridad, el ejercicio de nuestros derechos y libertades y consolidar aquella joven democracia», informa el consistorio.

La Policía Local ha grabado los testimonios de algunos de los agentes que participaron en aquel dispositivo y ha reproducido por primera vez sus testimonios y las fotografías que captaron con la cámara que utilizaron.

«Salimos del retén sin saber a qué servicio íbamos. No nos lo comunicaron hasta llegar a la plaza del Ayuntamiento», recuerda Sebastián Abad, agente de la Policía Local de València que formó parte del dispositivo de seguridad que debía garantizar la retirada de la estatua del dictador.

«Vino una grúa de nuestro servicio, cada hora se concentraba más gente alrededor, lanzaban improperios contra los operarios que trataban de retirarla, tuvimos que llamar a la (Policía) Nacional para evitar que rompieran el cordón de seguridad que habíamos establecido», relata Abad, que rememora las angustiosas once horas que duraron los trabajos.

Otro de los testigos de aquel momento histórico fue Jesús Fernández, policía jubilado hace tres años que siguió las evoluciones de los trabajos desde otro lugar de la plaza, y a quien ordenaron que fotografiara los trabajos, de los que quedan «cuatro instantáneas en blanco y negro y la cámara con la que captó aquel trascendente día».

Para el concejal de Protección Ciudadana, Aarón Cano, «aquel día finalizó la transición», después del fallido golpe de Estado de 1981, «con un Ayuntamiento democrático al frente del cual estaba Ricard Pérez Casado, que volvió a demostrar su valentía aquel 9 de septiembre de 1983 con la retirada de una estatua que jamás debió presidir la plaza del Ayuntamiento».

«Echar la vista atrás es necesario, tan necesario como mirar al futuro con optimismo y luchar por nuestro presente», añade el responsable del área de Protección Ciudadana.

Cano ha aprovechado esta efeméride para felicitar al cuerpo de la Policía Local de València «por su determinación, valor y coraje en aquella jornada histórica en la que el miedo, afortunadamente, no se impuso y los agentes que participaron, trabajaron en medio de unas condiciones excepcionales velando siempre por el bien común y el deseo de una sociedad que mayoritariamente quería avanzar».