Almodóvar y Bardem, entre los firmantes de un manifiesto que pide un teatro sin injerencias políticas

Madrid (EFE).- El director de cine Pedro Almodóvar, Javier Bardem, Juan Diego Botto, Aitana Sánchez Gijón o Lola Blasco se encuentran entre los 174 firmantes de un manifiesto en apoyo del dramaturgo Paco Bezerra y en favor de que los directores artísticos teatrales trabajen «con libertad», sin injerencias políticas.

Directores de escena y dramaturgos como Claudio Tolcachir, Andrés Lima o Miguel del Arco; el director de cine Rodrigo Sorogoyen y Félix Sabroso; actores como Elena Anaya, Asier Etxeandía o Nathalie Poza; y escritores como José Ovejero, Isaac Rosay o Valeria Martínez Zaragoza firman un manifiesto que denuncia «la injerencia política y la censura» en las programaciones de los centros culturales.

El texto, en apoyo a la situación vivida por Paco Bezerra, incide no en la cancelación de la obra, sino cómo se ha producido la supresión de la programación de los Teatros del Canal, en Madrid, de «Muero porque no muero (La vida doble de Teresa)».

Una decisión para la que se argumentaron razones presupuestarias por parte del Consejo de Administración de Madrid Cultura y Turismo, que la directora artística de los Teatros, Blanca Li, «defendió y aceptó con naturalidad».

Almodóvar y Bardem, entre los firmantes de un manifiesto que pide un teatro sin injerencias políticas
Imagen de archivo de Paco

«Esa normalización de la injerencia política nos parece gravísima y muy preocupante», indican los firmantes, que señalan que cuando los gobernantes eligen a los directores artísticos, delegan en ellos el diseño de la programación.

«Aquí reside lo importante de este manifiesto: deben trabajar con libertad (…) Necesitamos gestores culturales que trabajen con independencia de los intereses ideológicos o partidistas de quienes les han designado», y añaden que es necesario contar con herramientas y garantías legales que protejan su trabajo, «es fundamental para el buen funcionamiento democrático de nuestras instituciones culturales».

El manifiesto solicita que los directores artísticos y gestores defiendan a los artistas que programan frente a la injerencia de las administraciones, «de ello depende en gran medida la independencia de nuestros creadores, antes de que, por temor, la autocensura se implante en las mentes y los modos de trabajo de la cultura de este país».

Los firmantes solicitan a Blanca Li y a la consejera de Cultura de la Comunidad de Madrid, Marta Rivera de la Cruz, que rectifiquen esta situación y se vuelva a programar «Muero porque no muero (La vida doble de Teresa)» en los Teatros del Canal.