Boadella: «Las nuevas generaciones son endebles y sus políticos también»

Barcelona, 8 sep (EFE).- El dramaturgo Albert Boadella arremete contra «el infantilismo progresista de la sociedad actual» en «Joven, no me cabree», un libro que se edita este jueves y en el que mantiene una conversación ficticia con un joven que personifica a «unas nuevas generaciones que son tan endebles como sus políticos».

Políticos que se permiten «atrocidades», como «convertir en leyes sus ocurrencias sobre el sexo y el género» o «llevar a Cataluña a la decadencia», según ha argumentado en una entrevista con Efe.

El libro, que cuenta con un prólogo de la diputada del PP Cayetana Álvarez de Toledo, pretende remover los cimientos de «una sociedad del bienestar que ha malcriado a varias generaciones que prefieren la comodidad al esfuerzo y la cancelación a la crítica».

En su opinión, «la progresía es un plaga funesta, un virus epidémico que ha hecho de los jóvenes unos inútiles» y que ha encubierto «las mayores imposturas y dislates».

Como las de legislar sobre sexo, género, feminismo y delitos de odio, que «son ocurrencias que solo buscan provocar a la derecha» y que acaban teniendo funestas consecuencias.

«Todo ese mundo progre ha establecido toda una serie de tabús y ha legislado sobre algunos de ellos provocando la autocensura de los creadores, que saben que si se pasan de la raya son crucificados en las redes sociales», ha afirmado.

Este «mundo progre» es también el artífice de la llamada «cultura de la cancelación» que «ha eliminado la presunción de inocencia y le ha cerrado las puertas de los teatros españoles a un artista de la relevancia de Plácido Domingo».

«Lo mismo ha pasado con Joan Ollé, del que me atrevo a decir que ha muerto a consecuencia del juicio mediático que sufrió, porque un impacto así puede afectar físicamente y provocar un infarto o un cáncer», ha añadido en referencia al dramaturgo catalán recientemente fallecido, tras un año envuelto en la polémica por un presunto caso de acoso sexual y abuso de poder.

Entre los políticos menos apreciados por Boadella se encuentra el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, al que considera un buen ejemplo de «esta generación de cristal amoral, que un día dice una cosa o el otro la contraria», y los políticos que catalanes que han llevado a esta comunidad autónoma «a la decadencia».

«La situación es cada día más demente y deprimente en Cataluña, ya nadie cree en nada y se ha enquistado el odio a todo lo español, a pesar de lo peligroso que es vivir en la unión por el odio», ha sentenciado

El libro «Joven no me cabree» es también un compendio de reflexiones sobre política cultural e historia del arte.

En el apartado de política cultural, Boadella se define como un claro detractor de las subvenciones y ayudas públicas que han convertido el mundo teatral en un sector «dócil y domesticado».

«El sometimiento del gremio a la cultura de Estado nos ha llevado a un punto en el que los creadores tienen menos libertad que durante el franquismo -ha asegurado-. Con mi obra ‘La Torna’ pude hacer 40 bolos antes de ser encarcelado en 1977 y, sin embargo, ‘Y si nos enamoramos de Scarpia’ no tuvo gira en el año 2020 porque mis ironías sobre el feminismos no les parecieron bien».

En lo que a la historia del arte se refiere, Boadella elogia los clásicos y ataca el arte contemporáneo: «Kandinski, Miró, Rothko y Tàpies son unos cavernarios que lo han llenado todo de garabatos infantiles y mugre enmarcada», señala.

El libro está repleto de pasajes polémicos como éste, algo que no asusta a Boadella porque, como él dice, «nos podemos divertir polemizando. Nada mejor que encontrar opositores. Mis adversarios han hecho más para promocionar mis obras que mis amigos».EFE

rod/ce

(foto) (video)