Bernardo Atxaga: «Defender la lengua materna es preservar la vida»

Guadalajara (México) (EFE).- El escritor Bernardo Atxaga cree que defender la lengua materna es preservar la vida, porque las lenguas maternas son intrínsecas a la vida y preservarlas es también defender a quienes las hablan.

“Conservar la lengua materna es importante para quienes lo hablan porque la lengua va unida completamente a su vida y no solamente a la vida propia, también a la vida de la familia y a los amigos. La defensa de la lengua propia no difiere mucho de la defensa de la vida en general», dijo en entrevista con EFE durante su visita a Guadalajara (México).

Atxaga (Asteasu, 1951) visita la ciudad mexicana para charlar con estudiantes y ofrecer una conferencia a sus lectores este jueves, como parte de las actividades de «Guadalajara, Capital Mundial del Libro», que concluyen el 22 de abril de 2023.

El narrador, poeta y ensayista, cuyo nombre real es José Irazu Garmendia, ha desarrollado toda su obra en lengua euskera, su idioma natal, y es el escritor en este idioma más leído y traducido en la historia.

El autor de “Obabakoak” (1988), su obra icónica, lamentó que hay escritores que eligen escribir en otro idioma y abandonar el propio, pero agregó que la lengua no muere tan fácilmente, sino que prevalece en el fondo de quien las habla.

“Algo no marcha bien cuando uno abandona su propia lengua, cuando renuncia a su comunidad, ¡cuidado!, porque las lenguas maternas perduran, aparecen y siguen en uno por mucho que uno las quiera dejar. Estamos hablando de cosas muy profundas, la lengua materna para todo el mundo es muy importante”, indicó.

Bernardo Atxaga: "Defender la lengua materna es preservar la vida"

Lenguaje de todos

Atxaga, Premio Nacional de las Letras Españolas en 2019 y miembro de pleno derecho de la Real Academia de la Lengua Vasca, Euskaltzaindia se refirió a la polémica que ha suscitado el llamado lenguaje inclusivo y defendió la capacidad de la lengua para evolucionar por sí misma.

“La lengua es de todo el mundo, no la dictan ni los académicos, ni los profesores, ni los escritores, no tiene un sujeto más allá de la sociedad; la lengua casi da la sensación de tener un motor interno que la hace evolucionar y va cambiando”, argumentó.

Aseguró que, para saber si esta forma de expresión, que pretende eliminar la discriminación en razón de género en la manera de escribir o hablar, debe permanecer entre la sociedad, es necesario observar la manera en que las personas se apropian de ella.

Opinó que basta mirar un diccionario para entender que la lengua se transforma a sí misma y que los hablantes son quienes se olvidan o apropian de algunas palabras conforme transcurre el tiempo.

“Me preocupa en lo social y por los derechos (el lenguaje inclusivo), pero en su corolario lingüístico triunfará lo que la sociedad quiera; si hay gente que no quiere utilizar los géneros como está establecido, lo va a hacer y, si son muchos, va a triunfar», expresó.

Leer hacia el interior

El autor de cuentos infantiles como “Pata Pank y Pato Punk” (2020) criticó la popularidad que han logrado en los últimos años los libros que pretenden “aleccionar” o decirle a menores de edad cómo tratar ciertos temas o que ofrecen soluciones a los problemas que enfrentan en esta etapa.

Atxaga aseguró que, la verdadera literatura infantil no debe dar “sermoncitos”, sino apelar a la imaginación y quedarse en su mente para hacerles reflexionar.

“En el fondo los libros son eficaces, nos ayudan, nos divierten porque se da el viaje del texto al interior, a la mente, a la memoria del lector y es como si en cada lectura se renovara, cambiara, se adaptara a las circunstancias, eso es lo que la hace grande y sin fin», dijo.

«Por eso podemos leer textos de hace muchos siglos, porque apelan a la imaginación y no hay nada que pueda competir con la imaginación”, concluyó.