El estreno mundial de «Sparta», cancelada en Toronto, será en San Sebastián

Viena/San Sebastián, 9 sep (EFE).- El Festival Internacional de San Sebastián (SSIFF) será finalmente el escenario del estreno mundial de «Sparta», una película sobre la pedofilia del austríaco Ulrich Seidl, cuyo estreno previsto para hoy en el Festival de Toronto ha sido cancelado tras las acusaciones de explotación a menores rumanos durante su rodaje.

Según una investigación del semanario alemán «Der Spiegel», Seidl ocultó deliberadamente a los menores, actores no profesionales de entre 9 y 16 años en el momento del rodaje, y a su padres el hecho de que la película aborda también la temática de la pedofilia.

«Está película ha sido retirada del Festival. Disculpamos las molestias», anuncia el certamen canadiense en su página web, con lo que la proyección de «Sparta» en el Zinemaldia, donde competirá por la Concha de Oro, se convertirá en el estreno mundial de la cinta, han confirmado a EFE fuentes del SSIFF.

La dirección del Festival de San Sebastián ya anunció el pasado 5 de septiembre que «sólo una orden judicial que lo establezca» le llevaría a suspender «una proyección programada» en alusión a este filme. Un criterio que también ha decidido mantener ahora, a pesar de la resolución adoptada por el Festival de Toronto.

Filmada en 2019 en aldeas pobres del noroeste de Rumanía, la película narra la historia de un hombre austríaco en plena crisis vital con pulsiones pedófilas, que enseña judo a menores en escuelas abandonadas.

Según el semanario alemán Der Spiegel, los menores que participaron en el rodaje fueron presionados para grabar semidesnudos escenas violentas, en las que se recreaban situaciones de alcoholismo sin que se informara previamente a sus familias sobre la temática del filme.

«Nos alegramos de que nos dieran dinero; creímos que nos haríamos famosos, no sabíamos de qué se trataba», relató esta semana la madre de uno de los menores, que tenían entre 9 y 16 años, a una televisión rumana.

El propio Seidl, que niega las acusaciones, había confirmado a la agencia de noticias austríaca APA que participaría personalmente en el estreno del filme en Canadá.

La naturaleza de algunas de las escenas -en una de ellas un niño está en ropa interior en presencia de un adulto desnudo que se rasura el vello púbico- provocó, durante el rodaje, momentos de tensión que llegaron a oídos de la Policía rumana.

Las autoridades rumanas cerraron el pasado febrero una investigación al no haber denunciado ninguno de los seis menores cuestionados haber sufrido abusos de ningún tipo.

Sin embargo, la Policía rumana retomó esta semana las pesquisas a raíz de «las informaciones aparecidas en el espacio público sobre posibles infracciones cometidas contra menores con motivo de la realización de una producción cinematográfica».

Seidl se ha defendido en la prensa austríaca al asegurar que nunca cruzó «los límites éticos y morales durante el rodaje».

Sin embargo, el Instituto Austríaco del Cine (ÖFI), que aportó 1,3 millones de euros para dos películas de Seidl -entre ellas «Sparta»- ha abierto una investigación sobre lo sucedido.

Está previsto que la película se proyecte en el Festival de San Sebastián, que se celebra entre el 16 y 24 de septiembre, y en el que la cinta de Seidl opta a la Concha de Oro.