El Liceu arranca temporada con un aplaudido «Don Pasquale» de kilómetro cero

Irene Dalmases

Barcelona, 21 sep (EFE).- Si ayer fue el director venezolano Gustavo Dudamel el protagonista de la noche, hoy en el Gran Teatre del Liceu ha triunfado el elenco de "talento local" y "kilómetro cero" de un "Don Pasquale", de Gaetano Donizetti, con puesta en escena del veneciano Damiano Michieletto.

Ópera bufa con la que se ha inaugurado la segunda temporada del 175 aniversario del coso de la Rambla, el maestro Josep Pons se ha encargado de la dirección musical, con un público que ha aplaudido las interpretaciones de los españoles Carlos Chausson (Don Pasquale), Sara Blanch (Norina) y Xabier Andauga (Ernesto), así como al polaco Andrzej Filonczyk (doctor Malatesta), en un montaje que transporta a la actualidad la historia del viejo rico y avaro don Pasquale, que ha decidido casarse con una joven y buscar heredero porque está decepcionado con su sobrino Ernesto.

Producción estrenada en la Ópera de París en 2018, con tintes melancólicos, a pesar de ser uno de los grandes títulos del repertorio cómico italiano, coloca a los personajes en una suerte de casa, que va viéndose desde diferentes perspectivas, en un escenario giratorio, con la utilización de elementos como unas marionetas o el croma, de manera que en un momento Norina está en un convento rezando y en otro, en la parte final, en un bosque.

Justamente, el croma remarca los cambios de escena, en una ópera en cuyo trasfondo subyace el mensaje de que los cambios son inevitables y hay que ser flexible ante ellos.

El público, con aplausos que han durado unos seis minutos, ha premiado, especialmente, a Sara Blanch, la soprano tarraconense que debutó en el Liceu en 2017 y que se encuentra en carrera ascendente, con dos papeles en el coso de la Rambla en la temporada pasada, la Zerbinetta de "Adriane auf Naxos" y como Reina de la Noche en "La flauta mágica".

Tampoco ha pasado desapercibido el debut en este escenario del donostiarra Xabier Anduaga, en tejanos y zapatilla deportiva defendiendo su rol de Ernesto enamorado, mientras que el zaragozano Carlos Chausson ha vuelto a mostrar su solvencia como bajo-barítono en una ópera bufa, que hay quien considera la "mejor comedia musical de todos los tiempos".

Con una Norina que se convierte en tsunami, que todo lo desmonta a su paso, deja clavado a don Pasquale en una escena única en la ópera de su tiempo, puesto que es ella y no él quien clava un bofetón que en este montaje resuena en platea y deja al anciano protagonista con ganas de tirarse al río y ahogarse.

Noche de gala, como es habitual en el inicio de la temporada, hoy el pase fotográfico de los ilustres invitados se ha realizado por primera vez ante las "Constelaciones", las puertas diseñadas por el escultor Jaume Plensa en la entrada del Liceu, frente a la popular Rambla barcelonesa.

En el palco, tres ministros, Miquel Iceta, José Luis Escrivá y Diana Morant; las conselleras de la Generalitat, Natàlia Garriga y Lourdes Ciuró, así como los expresidentes de la Generalitat José Montilla y Quim Torra, junto al presidente del Gran Teatro del Liceu, Salvador Alemany.

Tampoco se ha han perdido la cita con "Don Pasquale" la alcaldesa de Barcelona, Ada Colau; la delegada del Gobierno en Cataluña, Eugènia Gay, diferentes concejales del consistorio, diputados del Parlament, así como el presidente del Puerto de Barcelona, Damià Calvet, y una amplia representación empresarial con nombres como Javier Godó, Josep Oliu, Maurici Lucena, Antoni Brufau, Angel Simón, Helena Guardans, Xavier Puig, Isabel Suqué o Tatxo Benet.

En esta ocasión también ha sido destacable la presencia de integrantes del ámbito cultural y del espectáculo como Los Javis, Rigoberta Bandini, Amaia Romero, Vanesa Lorenzo, Itziar Castro, Judit Mascó, Juan Antonio Bayona, Rosa Clará, Josep Abril, Benedetta Tagliabue, Àngels Gonyalons, Pere Arquillué, Txell Miras, Josep Maria Pou, Marc Clotet, Àlex Monner, Jordi Labanda o Carles Marquès Marcet. EFE

id/fp

(foto) (vídeo)