El Museo Sefardí celebra el Janucá, una de las fiestas judías más importantes

Toledo, 18 dic (EFE).- El Museo Sefardí de Toledo ha celebrado este domingo el Janucá o Fiesta de la Luz, y tomando el significado de la palabra hebrea ‘janucá’ se ha comprometido a que 2023 sea el año de la «dedicación» del Museo a su público y a la comunidad judía.

El Museo Sefardí de Toledo ha celebrado este domingo el Janucá o Fiesta de la Luz y, tomando el significado de la palabra hebrea 'janucá', se ha comprometido a que 2023 sea el año de la "dedicación" del Museo a su público y a la comunidad judía. EFE/Ángeles Visdómine

Así lo ha indicado la directora del Museo Sefardí, Carmen Álvarez, al dar la bienvenida a los asistentes que han acudido al Janucá en la maravillosa Sinagoga de Samuel ha-Leví o Sinagoga del Tránsito, sede del Museo, donde se ha encendido la primera vela de esta fiesta.

El Museo Sefardí de Toledo ha celebrado este domingo el Janucá o Fiesta de la Luz y, tomando el significado de la palabra hebrea 'janucá', se ha comprometido a que 2023 sea el año de la "dedicación" del Museo a su público y a la comunidad judía. EFE/Ángeles Visdómine

Álvarez ha dado la bienvenida a los toledanos y a los «toledanos de corazón», que han llegado desde distintos lugares para celebrar esta importante fiesta judía, y ha subrayado que, para el Museo, el «sentido» de esta fiesta es compartirlo con la comunidad judía española y con el público del Museo.

Ha afirmado que el Janucá es una fiesta «muy presente» en el discurso expositivo del Museo y también ha asegurado que el Sefardí es una parte «indispensable» del patrimonio y la historia de la ciudad de Toledo y ha instado a difundir el legado hispanojudío y sefardí.

En hebreo la palabra janucá significa dedicación y en base a ello Carmen Álvarez ha avanzado que 2023 será, para el Museo, el año de la dedicación «a su público y a la comunidad judía, nacional e internacional» y se va a «renovar y actualizar» la colección permanente del Sefardí.

El Museo Sefardí se encuentra ubicado en el interior de la Sinagoga de Samuel ha-Leví, del siglo XIV.