El novillero Víctor Hernández vuelve a destacar en una plaza de primera

Zaragoza (EFE).- El novillero Víctor Hernández, uno de los triunfadores de la temporada que ya finaliza, volvió a destacar este lunes en una plaza de primera categoría, en concreto en la de Zaragoza y en la segunda novillada picada de la feria del Pilar, con un balance de una oreja de cada uno de los utreros de su lote.

El diestro Víctor Hernández corta una oreja durante el festejo taurino de la Feria del Pilar celebrado hoy lunes en la plaza de toros de La Misericordia en Zaragoza. EFE/Javier Cebollada.
El diestro Víctor Hernández corta una oreja durante el festejo taurino de la Feria del Pilar celebrado hoy lunes en la plaza de toros de La Misericordia en Zaragoza. EFE/Javier Cebollada.

» data-image-caption=»

El diestro Víctor Hernández corta una oreja durante el festejo taurino de la Feria del Pilar celebrado hoy lunes en la plaza de toros de La Misericordia en Zaragoza. EFE/Javier Cebollada.

» data-medium-file=»https://i0.wp.com/efe.com/wp-content/uploads/2022/10/rss-efe9927a65302d8b56e318bda4e5cb4d29b606f1d29w.jpg?fit=300%2C200&ssl=1″ data-large-file=»https://i0.wp.com/efe.com/wp-content/uploads/2022/10/rss-efe9927a65302d8b56e318bda4e5cb4d29b606f1d29w.jpg?fit=1024%2C683&ssl=1″>

El reglamento taurino de Aragón, que para abrir la Puerta Grande exige la concesión, al menos, de dos orejas de un mismo astado, impidió que Hernández saliera a hombros del coso de Pignatelli, pero en el cómputo general del festejo el novel de Los Santos de los Humosa (Madrid) se alzó como el primer triunfador numérico del ciclo pilarista, que mañana arranca su serie continuada de corridas de toros.

A Hernández se le volvió a ver sobrado de capacidad con los dos utreros de su lote, tanto con un primero de Boyano sin celo ni gas, como con el voluminoso sobrero de Sánchez Herrero, que tuvo un punto más de complejidad y que tampoco fue demasiado problema para un aspirante tan contrastado.

La primera oreja se la llevó del que abrió plaza, al que, siempre con las zapatillas muy asentadas, fue equilibrando y alargando sus insulsas arrancadas en un trasteo muy bien estructurado, para calentar con los adornos finales y matarlo de una gran estocada que terminó de ameritar el premio.

La otra se la llevó de ese sobrero al que corrigió pronto el defecto de ceñirse sin clase por el pitón derecho, gracias a su aguante y a una precisa técnica, para cuajarle luego dos notables y templadas tandas de naturales.

Terminó rajándose el castaño, buscando las tablas, pero aun así Hernández siguió atacándole allí en la corta distancia, hasta adornarse finalmente con nimeñas y alardes de rodillas que se jalearon con fuerza en el tendido.

En ese mismo tono se vio también a Jorge Martínez, otro de los grandes destacados del escalafón de novilleros de 2022 y que a estas alturas demuestra estar más que cuajado en la profesión, con muchas y evidentes virtudes.

Solo que, con un lote de comportamiento desrazado y de inexpresiva nobleza -lo que en el argot taurino se califica como pajuno- esa gran facilidad lidiadora se tradujo por momentos en frialdad a la hora de llegar a un público que apreció sus méritos pero no llegó a entusiasmarse.

Aun así, el murciano se hubiera llevado también alguna oreja de haber matado mejor a ambos novillos, chocando una tarde más con el único punto flaco de su extensa y prometedora tauromaquia.

Igual que sus dos rodados compañeros, debutó en Zaragoza el novillero local Javier Poley, que se extendió en dos voluntariosos empeños con su lote, entre el calor de un público localista que le apoyó y le aplaudió en todo momento, a pesar de que casi siempre se pasó las pastueñas embestidas con notable distancia.

Intentó amarrar una oreja volcándose al entrar a matar su primero, que le propinó una seca voltereta de la que salió únicamente con la taleguilla rota, y se conformó en el sexto con una estocada muy tendida de escasos efectos, lo que enfrió los ánimos y llevó a la presidencia a negarle una oreja pedida con más cariño que motivos taurinos.

FICHA DEL FESTEJO.- Cinco novillos de los hierros de Hermanos Boyano de Paz y Hermanos Boyano Gago y un sobrero, en cuarto lugar, de Sánchez Herrero, sustituto de un titular devuelto por flojo; de presencia dispar, en cuanto a cuajo y altura, aunque todos cornicortos, y de juego desrazado pero sin complicaciones, incluido el sobrero.

Víctor Hernández, de lila y oro: estocada (oreja); estocada delantera contraria (oreja tras petición de la segunda y aviso).

Jorge Martínez, de morado y oro: estocada corta atravesada y dos descabellos (gran ovación tras aviso); estocada caída (vuelta al ruedo).

Javier Poley, de grana y oro: pinchazo, estocada contraria y descabello (ovación tras aviso); estocada muy tendida y tres descabellos (vuelta al ruedo tras petición de oreja y aviso).

Entre las cuadrillas, saludaron Iván García, Luis Cebadera (en dos ocasiones) y Marcos Prieto.

Cuarto festejo de abono de la feria del Pilar, con menos de un cuarto de aforo cubierto -unas 1.500 personas- en tarde fresca.

Paco Aguado