Emilia Pardo Bazán, un faro del feminismo que «jamás se achantó»

Adrián Arias |

Valladolid (EFE).- Emilia Pardo Bazán fue, ante todo, una “adelantada a su época”, que peleó por sus derechos, que eran los de “todas las mujeres”, frente a una sociedad que tenía a la abuela, a la madre y a la hija relegadas a un papel social secundario que esta escritora brillante “jamás aceptó” y por lo que hoy es considerada un faro del feminismo moderno.

Mujer con un temperamento y carácter “sin igual”, Pardo Bazán es el pilar sobre el que se sostiene el documental ‘Emilia’, del cineasta Miguel Ángel Calvo, que se ha estrenado en la 67 edición de la Semana Internacional de Cine de Valladolid (Seminci) con el objetivo de conocer en profundidad “uno de los personajes más destacados de finales del siglo XIX y principios del XX en España”, explica el director en una entrevista con la Agencia EFE.

En esta cinta, Calvo nos presenta a una Pardo Bazán desafiante ante los académicos de la RAE que no le permiten pertenecer a la institución por el mero hecho de ser mujer, por lo que la reconocida escritora intenta convencerles de lo contrario.

Esta es precisamente la excusa para, combinando ficción, entrevistas, archivo y parajes donde transcurrió su vida como en su querida Galicia, en Madrid y París, “trascender al personaje y conocer a Emilia”, recalca el realizador, que confiesa que se quedó “prendado” de la persona y del personaje tras realizar un largometraje sobre Benito Pérez Galdós, dos genios de la literatura que mantuvieron una apasionada relación epistolar.

Emilia Pardo Bazán feminismo Seminci
El cineasta Miguel Ángel Calvo. EFE/Nacho Gallego

Miguel Ángel Calvo, ingeniero de telecomunicaciones, después de once años trabajando como tal, funda Salto de Eje PC para producir y dirigir su cortometraje ‘La mudanza’ (2000). Desde entonces, Calvo dirige y produce tres cortos más y cinco largometrajes: ‘Emilia’, ‘El siglo de Galdós’, ‘Donde el bosque se espesa’, ‘Mami Blue’ y ‘El lunar’, trabajos que han sido seleccionados y premiados en festivales de todo el mundo.

El feminismo por guión

Así, después de todo el tiempo dedicado a documentarse sobre Pardo Bazán, a Calvo le gustaría que, tras el visionado de su obra, el público saliera de las salas con el trasfondo del personaje, una persona que “lo tenía todo para vivir acomodada en su época”, pues era de una familia pudiente, pero, sin embargo, optó por el camino del “inconformismo”, por cuestionar su papel en la sociedad y por hacerse una pregunta vetada a las mujeres de la época: ¿Y por qué yo no?.

De esta manera, la cinta pone sobre la mesa una cuestión, como indica el cineasta, que está de “tremenda actualidad”, ya que, en estos momentos en España hay ciertos partidos que “cuestionan este tipo de logros y derechos de las mujeres”, para lo que cita concretamente a la formación de Santiago Abascal, Vox.

Es por ello que, preguntado por cómo piensa que la sociedad va a asimilar esta obra y si teme que sea criticada por su cariz feminista en estos tiempos, Calvo subraya que a él “le da igual” cómo acojan estas personas su obra pues “allá cada uno”.

“Lo bueno que tiene el cine es que es una herramienta para pensar y debatir. Si alguien acude solo a insultar, el cine no es su sitio”, añade el director, que admite que, “tal y como está el panorama”, que ciertas personas se metan con su obra, incluso con el legado de Pardo Bazán “puede llegar a ocurrir”: “No quiero saber nada de las barbaridades que dicen, allá cada uno”, concluye en este aspecto.

Edición web: Rocío Casas