En busca de ADN que corrobore la teoría del origen gallego de Colón

Pontevedra, 9 nov (EFE).- Que Cristóbal Colón era gallego, concretamente de Poio (Pontevedra), es una teoría «seria y consolidada» que, a lo largo de los años, se ha logrado avalar con «mucha documentación», según asegura el presidente de la asociación Colón Gallego, Eduardo Esteban.

Eduardo Esteban, presidente de la asociación Colón Gallego atiende a la prensa con motivo de los nuevos estudios en la iglesia vieja de Poio que procurarán encontrar ADN de Colón y certificar la teoría de que era gallego. EFE/ Salvador Sas

«Está probadamente demostrado que puede ser gallego porque la documentación que hay es aplastante», ha sostenido una vez más ante la prensa este miércoles el que es uno de los principales defensores del origen gallego del histórico conquistador español. «Hay pruebas más que fehacientes», insiste.

Un operario sostiene un hueso en Poio. Nuevos estudios en la iglesia vieja de Poio procurarán encontrar ADN de Colón y certificar la teoría de que era gallego. EFE/ Salvador Sas

Así, entre ellas, destaca que Pontevedra «es la única ciudad del mundo» en donde existen papeles que, desde antes del descubrimiento de América, revelan registros de la familia Colón, cuyos apellidos paterno y materno se transmitieron durante generaciones.

A estos indicios, los expertos añaden que Colón escribió numerosas anotaciones y cartas en gallego o que muchos de los nombres de lugares que fueron descubiertos en aquella expedición se corresponden con topónimos de las costas de Galicia.

«Estamos más cerca que nunca», asegura Esteban, de refutar el resto de teorías que sugieren que el descubridor de América podría haber nacido en Génova (Italia), Barcelona o Mallorca.

Un paso fundamental en esa dirección se está dando en dos puntos de la provincia de Pontevedra, San Salvador (Poio) y Sobrán (Vilagarcía de Arousa). En ambos, los investigadores buscan ADN que pueda ser cotejado con los restos del descubridor, de su hijo y de su hermano.

Es la fase final de una investigación que comenzó hace ya veinte años por parte del Departamento de Medicina Legal y Forense de la Universidad de Granada, cuyos expertos consideran que este análisis genético es la pieza clave para completar este puzle.

En el atrio viejo de San Salvador de Poio, según el arqueólogo Mateo Fontán, director de la excavación, se está exhumando un área de unos cuatro metros cuadrados en los que, según los estudios previos, estarían enterrados posibles antepasados del descubridor de América.

«Estamos intentando extraer huesos que sirvan para poder analizar las muestras genéticas que ya tiene el laboratorio de Granada», explica el arqueólogo, que avanza que en los primeros días de trabajo ya han aparecido restos humanos que serán «debidamente cotejados».

A unos treinta kilómetros de este punto, en la iglesia de San Martiño de Sobrán, en Vilagarcía, se abrirá un sarcófago funerario de finales del siglo XV. En él está enterrado Xohán Mariño de Soutomaior, un religioso que, según ciertas investigaciones, estaría emparentado con Colón.

Y es que, según explica Antonio Castro, responsable de esta segunda excavación, un «desvío» en la línea de investigación del Colón gallego sostiene que el descubridor perteneció a una familia de nobles, los Soutomaior, «coetáneos a la época del descubrimiento».

Las tareas para encontrar restos de ADN, en todo caso, no serán fáciles, según los responsables de estos trabajos, que se desarrollarán durante las dos próximas semanas.

Las exhumaciones, aunque están muy documentadas, se hacen «por estima» y a cielo abierto. Además, las condiciones climáticas de Galicia y el hecho de que, en aquella época, los enterramientos eran rudimentarios, complican la búsqueda del material genético.

«Esperemos que esto sirva para arrojar luz de una vez por todas sobre el origen de Colón», afirma Regis Francisco López, director del documental «Colón ADN: su verdadero origen», que está documentando todos los trabajos que se están realizando en Galicia.

Asegura que este está siendo un «día importante» para la historia de Galicia y de España, al entender que «es posible que los resultados que se obtengan logren aclarar su origen».

Aunque para él, la teoría «más sólida» en la que sitúa el nacimiento de Colón en tierras gallegas, confía en que los huesos hallados en estas exhumaciones contengan material genético viable que, cruzado con el ADN de Colón y sus familiares directos, «nos dé una buena noticia».

Alejandro Espiño