Eros Ramazzotti, por la puerta grande en la plaza de toros de Sevilla

Sevilla, 16 sep (EFE).- Se apagan las luces en la plaza de toros de la Maestranza de Sevilla, todo el mundo grita y encienden sus linternas, comienza el único concierto de Eros Ramazzotti en España en 2022, el principio de su gira mundial Five Arenas for Ten Shows.

El comienzo de estas cinco grandes citas (Sevilla, Agrigento, Verona, Atenas y Cesarea), ha coincidido con el lanzamiento de su último disco 'Latido Infinito' que sonará también en más 60 escenarios alrededor de todo el mundo, incluyendo el Wizink Center de Madrid y el Palau Sant Jordi en Barcelona.

Sin mediar palabra con el público y tras quitarse la chaqueta, sonó la primera canción con el mismo nombre que el disco, 'Latido infinito', y tras ella, 'Ama', que no decepcionó al público que ya estaba más que animado esperando todas las canciones que vendrían después.

Tras el grito de "¡Sevilla!", su primera palabra dirigida propiamente al público, comenzó a cantar 'Hay vida' y acto seguido, apareció en pantalla Alejandro Sanz con el que comparte la canción 'Soy' de su nuevo disco. Pese a los kilómetros que separaban a los dos artistas, sus voces sonaron como si los dos estuviesen en el ruedo.

"Sevilla, después de muchos años estamos juntos", dijo Ramazzotti, mientras empezaba a sonar 'Donde hay música' y él se movía como pez en el agua entre el escenario y el público de las primeras filas, siguiendo el ritmo de las olas reflejadas en la pantalla.

Sonó 'Una emoción para siempre' con una mezcla de español y en italiano, que dejaba entrever como el público cantaba más tímidamente en la parte italiana mientras cantaba a grito pelado la parte del idioma conocido.

De rodillas ante el público, a portagayola, comenzaba su canción 'Più che puoi' o 'Como puedas' en castellano con su corista Monica que siguió a su lado en la siguiente canción 'Estrella gemela', en la que apareció con su guitarra por primera vez y dónde su batería, Eric Moore, fue el protagonista.

Sonó el piano y llegó probablemente una de las canciones más esperadas por el público, 'Si bastasen un par de canciones'. Para el público hicieron falta menos de dos canciones para, haciendo honor a uno de los versos de la canción, unirlos a todos.

Eros Ramazzotti, con sus distintos registros musicales y acompañado de luminosos discotequeros, levantó al público al ritmo de 'Ritornare a ballare', otra de las canciones del nuevo disco 'Battito infinito' (en italiano), marcándose un movimiento de caderas digno de las mejores pistas de baile. Otra de las canciones nuevas, llamada 'Virgen de Guadalupe', sonó después.

Tras un tema dedicado a su hijo pequeño Gabrio Tullio, se atrevió con el tercer idioma de la noche junto a su corista y la canción 'I Belong To You (Il Ritmo Della Passione)' durante la cual han bailado pegados.

Uno de los momentos más especiales de la noche fue cuando salió Marcel, una persona del público y que regaló una entrada para el concierto del italiano a su mujer con la que cumplía 25 años. Eros Ramazzotti, tras pedir traer dos sillas al escenario, celebró el aniversario con ellos al ritmo de 'Solo con te', canción que probablemente, y tras este romántico momento, sonará en las bodas de oro.

Sin frenar el sentimentalismo del momento y con Eros Ramazzotti "troppo" emocionado, sonó otro nuevo tema 'Cada vez que respiro', con música del "gran maestro" Ennio Morricone, que falleció en 2020 y al que se recordó con una imagen en pantalla.

'Una historia importante' y 'Tierra Prometida' han sido otras de las canciones que han sonado tras las que Ramazzoti ha asegurado, "la música para mí es vida y voy a morir en el escenario".

Tras bromear con su saxofonista y su público, cantó 'Fuego con fuego' y 'Otra como tú', finalizando con una frase de Bob Marley "no woman no cry". Con olor ya a final de concierto, sonaron 'Estoy pensando en ti' y 'Fabula'.

Como no podía ser de otra manera, el concierto finalizó con su éxito 'La cosa más bella' que no dejó a nadie sentado en la silla y con la que se habría ganado salir a hombros por la puerta grande.