La Fura del Baus elevará a los cielos la primera vuelta al Mundo

Sevilla, 9 sep (EFE).- Una sirena de bronce que emergerá del Guadalquivir, una esfera integrada por 24 gimnastas y actores que se elevará a cuarenta metros, Lole Montoya acompañada por Juan Carmona y astronautas sobre la réplica de la nao Victoria integrarán el homenaje de La Fura del Baus a la primera circunnavegación.

«Si dejas de navegar estás perdido», ha dicho a EFE Carlos Padrissa, uno de los directores de La Fura dels Baus, que esta mañana todavía estaba tomando apuntes y decidiendo modificaciones sobre el espectáculo «Esfera Mundi» que la compañía representará mañana por la noche en el Muelle de la Sal, en la misma orilla del Guadalquivir, con el telón de fondo del puente de Triana.

Mañana, justo antes de comenzar el espectáculo se apagará todo el alumbrado público del en torno del puente, que también permanecerá cortado al tráfico mientras dure una función en la que la música y la luz se fundirán con las acrobacias, las imágenes virtuales, la réplica de la nao Victoria y tendrá como centro un escenario junto al Monumento a la Tolerancia de Eduardo Chillida.

«Se está bien en la casa de la tolerancia», exclamaba esta mañana Carlos Padrissa mientras repasaba los detalles del espectáculo en medio de un aparente caos: «El modo de trabajar de La Fura es caótico para que quede fresco».

Durante la hora de duración del «Esfera Mundi», que inicialmente fue concebido para una asistencia de dos o tres mil personas y que se trasladó al Muelle de la Sal en previsión de una mayor concurrencia, La Fura dels Baus representará el hambre y la sed que sufrió de manera casi permanente la expedición de Fernando de Magallanes y Juan Sebastián Elcano, de la que se celebra el quinto centenario.

El espectáculo también denunciará la contaminación de los mares -un actor aparecerá literalmente plastificado, como envasado al vacío, para luego desprenderse de esa atadura y recitar el más famoso monólogo de Shakespeare-, representará la guerra, en alusión a la batalla en la que Magallanes perdió la vida, y también contendrá alusiones a la igualdad entre hombres y mujeres.

A cuarenta metros sobre los asistentes «volarán» 24 jóvenes que se han prestado voluntarios para este espectáculo y que conformarán, colgados desde una grúa que ya permanece semioculta en el segundo nivel del Muelle de la Sal, una esfera de luz y color a la vez que danzarán, en consonancia con el espíritu de la hazaña que se conmemora o, en palabras de Padrissa, para «vencer los límites».

«Esfera Mundi» contendrá también alusiones a Galileo, al Capitán Cook y, entre otros, a los investigadores que han creado las vacunas contra el covid-19, ya que, según Padrissa, la circunnavegación del planeta ha sido el acontecimiento más importante de la historia de España, algo superior a la llegada del hombre a la Luna, si acaso comparable a cuando el hombre llegue a Marte y sea capaz de regresar.

La comparación con Marte la sustenta Padrissa en que los marineros que embarcaron con Magallanes y Elcano carecían de cualquier certeza, ni sobre cuanto tardarían en volver ni en qué condiciones, de ahí que entre ellos hubiera reos, hambrientos y hombres acosados por las deudas como el propio Elcano, situaciones que también explican que se enrolaran 25 italianos, 17 franceses o cinco ingleses, procedentes de naciones que entonces se hallaban en guerra entre ellas.

La Fura contará con auténticos trajes de astronáuta fabricados por la empresa cántabra Astroland, con la que tres de sus actores llegaran al Muelle de la Sal a bordo de la réplica de la Victoria.

Pol Camps, el escultor que ha hecho a «Poseidonia», la sirena que emergerá de las aguas del Guadalquivir, concebida inicialmente como un mascarón de proa, ha dicho a EFE que es también «una embajadora del planeta, representa el espíritu del medio ambiente» y, como tal mascarón de proa, se ofrecerá como «un ser protector», por lo que refleja en su rostro la sonrisa y el gesto de entrega absoluta de una madre.

Alfredo Valenzuela