La Mercè vuelve a las calles de Barcelona sin las restricciones de la covid

Barcelona, 12 sep (EFE).- Doce escenarios de música, siete espacios dedicados a las artes escénicas y decenas de calles y plazas ocupadas por castellers, pasacalles, correfocs y otras actividades populares marcarán «la Mercè de la vuelta a la normalidad absoluta», tras dos años de restricciones por la pandemia.

El teniente de alcaldía de Cultura, Educación, Ciencia y Comunidad, Jordi Martí, ha celebrado este lunes que Barcelona inicie el próximo 23 de septiembre «una gran Mercè» y una «fiesta mayor de verdad, porque lo que tuvimos los últimos dos años, con restricciones de aforo y reserva previa, fue un simulacro».

Entre las muchas actividades que ocuparán la ciudad hasta el 26 de septiembre, Martí ha destacado «la gran fiesta que la ciudad dedicará a Pau Riba», poeta y músico de referencia recientemente fallecido.

El escenario de la Avenida de la Catedral acogerá el viernes la noche «Tribu(t) Pau Riba», en la participarán cerca de 30 artistas del mundo de la música y la poesía, como Enric Casasses, Joan Garriga, Sílvia Pérez Cruz, Adrià Puntí y una versión reducida de l’Orchestra Fireluche, así como algunos de los hijos de Riba.

La Avenida de la Catedral será uno de los doce escenarios en los que actuarán más de un centenar de artistas y bandas de música, algunas de las cuales recuperarán los macroespacios de la Avenida Maria Cristina y la playa de Bogatell.

«Prevemos mucha afluencia, por lo que ya se han diseñado los dispositivos necesarios para evitar aglomeraciones, tal como se hacía antes de la covid en actividades que atraen mucho público como las exhibiciones castelleras en la plaza Sant Jaume», ha apuntado Martí.

Respecto a los botellones que tuvieron lugar el año pasado, Martí ha dicho que espera que no se repitan porque «este año vuelve a haber muchas actividades en diferentes puntos de la ciudad y no tiene sentido que se reproduzcan los botellones en lugares sin actividad del año pasado».

También espera que la anunciada huelga del servicio de limpieza de Barcelona no enturbie la fiesta mayor porque «nos hemos reunido con todo el mundo, nos seguimos reuniendo y esperamos tener una Mercè normalizada».

La ciudad invitada de este año es Roma, cuya presencia se materializará con tres sesiones de cine al aire libre en la plaza de la Mercè, actuaciones de cantantes italianos como Alessandro Mannarino, Vinicio Capossela o el coro de mujeres de Rachele Andrioli, y los espectáculos de artes de calle de la compañía Spellbound Contemporary Ballet, Andrea de Siena o el centre de creación de teatro de marionetas Teatre San Carlino.

Las actividades tradicionales empezarán con el pregón de la cineasta Carla Simón y el tradicional Toc d’inici, que darán el pistoletazo de salida a una edición con decenas de pasacalles de gigantes, cabezudos, diablos, trabucaires y muchas otras manifestaciones de la cultura popular de la ciudad.

Volverán las exhibiciones castelleras los días 24 y 25 con las collas de la ciudad el sábado y los Minyons de Terrassa y la Colla Joves Xiquets de Valls el domingo.

La celebración del 200 aniversario del Passeig de Gràcia dará protagonismo a esta arteria de la ciudad, que acogerá el correfoc.

En el apartado de las artes contemporáneas de calle, 131 compañías ofrecerán 335 funciones de danza, teatro, payasos y música, en siete espacios de la ciudad, entre ellos el recientemente recuperado Parc de l’Aqüeducte.

Todo ello con un presupuesto similar al del año pasado, de tres millones y medio de euros, y un número de espectáculos también semejante, pero con mucha más afluencia y sin necesidad de la reserva previa de los últimos dos años, «una condición contraria al espíritu de la fiesta mayor, que se tuvo que hacer por las condiciones sanitarias del momento y de la que nos hemos liberado», según Martí. EFE

rod/fl