La salsa ya cuenta con un documental que retrata su origen desde el son cubano

Por Ruth E. Hernández Beltrán |

Nueva York, (EFE).- Un nuevo documental, realizado por el dominicano Eddy Coradin, narra la trayectoria del son a la salsa, contada por un gran número de sus protagonistas de EE.UU, Cuba, Colombia Puerto Rico o Japón, y tendrá su estreno mundial el próximo 7 de noviembre en el Festival de Cine Dominicano en Nueva York.

«La trayectoria del son a la salsa», que además de los comentarios de estrellas de la música tropical se nutre de documentos y videos de conciertos, algunos en blanco y negro, así como de entrevistas a historiadores, compositores y periodistas, llevará al público a conocer detalles de estos géneros que han hecho historia.

Nueva York, el crisol de la ‘Salsa’

Los integrantes de las Estrellas de la Fania, durante el inicio de su gira mundial «Gran Finale», en octubre de 2013, en San Juan (Puerto Rico). EFE/Jorge Muñiz

El documental de 80 minutos -en esta primera entrega de dos- comienza en la década de 1920 con imágenes del músico y compositor cubano José Urfé (1879-1957) y termina con el nacimiento de las Estrellas de Fania.

No por casualidad el lugar elegido para su estreno será el legendario club de baile Copacabana en Manhattan, el 7 de noviembre, en un acto al que asistirá el autor junto a su hija Jennifer, que le ha ayudado en los pasados tres años a sacar adelante el proyecto.

Luego de su debut, Coradin presentará su documental el 10 de diciembre en la sede de Scientology, en la calle 125 en Manhattan, y en varias plazas en Nueva York así como en un camión al aire libre, en el 2023.

Una historia personal

En entrevista con EFE, recordó que su relación con la salsa comenzó durante su infancia y ha seguido presente a través de su vida.

«Mi padre puertorriqueño ponía las salsa de Richie Ray, de la Fania, y bailaba con mi madre, dominicana, así que yo de pequeño capturé aquellos momentos tan agradables», indicó.

El cantante puertorriqueño Bobby Cruz, durante su participación en la 32 edición del Día Nacional de la Salsa, el 15 de marzo de 2015, en San Juan (Puerto Rico). EFE/Thais Llorca

Esa relación aumentó cuando en sus años veinte abrió un video club en la República Dominicana donde hacía copia y mezclas de conciertos de grupos de salsa y los vendía a diversos negocios.

Coradin, que tomó cursos introductorios al cine y ha aprendido también por su cuenta, realizó antes un documental sobre la llegada de dominicanos a Estados Unidos, y fue después cuando comenzó a reunir material sobre la salsa, facilitado por numerosos músicos, pero es tan extenso que ha tenido que distribuirlo por el momento en dos partes, con la segunda aún sin fecha de estreno.

Cubana o dominicana

El salsero venezolano Oscar D’ León, durante su participación en el 30 Festival de la Salsa de Nueva York, el 10 de septiembre de 2005, en Nueva York (NY, EE.UU.). EFE/Miguel Rajmil

«La trayectoria del son a la salsa» comienza en el 1920 y narra el origen del son contado por algunos músicos e historiadores cubanos e incluye la teoría o mito de que el primer son, «Son de la Má Teodora», provino de la dominicana Teodora Ginés, una negra liberta, que lo llevó a Cuba, teoría rechazada por la mayoría de musicólogos.

«La música cubana es la raíz de la música tropical que todos escuchan en todo mundo», dice Bobby Cruz, uno de los artistas entrevistados, que incluye además a José Alberto «El canario», Oscar D’León, el grupo Niche de Colombia o la orquesta La Luz de Japón, así como a productores o al conocido compositor Mike Amadeo, quien habla del cantante Ismael Rivera, «El sonero mayor».

Registro general de un salón de la casa museo de Ismael Rivera, «el sonero mayor», en San Juan (Puerto Rico). EFE/Thais Llorca

«Ismael fue uno de los grandes soneros, guaracheros, así que cuando se habla de lo que hoy día es salsa hay que ponerlo primero. Los demás que se sienten a esperar hasta que les llegue su día», afirma.

El documental también incluye imágenes del sonero mexicano Luis Ángel Silva León (1931-2016), conocido como Melón, que a finales de la década de 1950, junto al percusionista Carlos Daniel Navarro, fusionaron con éxito el bebop (estilo de jazz) con el son cubano, que tuvo una época de oro en México. En 1971 siguió en solitario su carrera y se radicó en Nueva York y el documental le muestra junto a «El canario», quien recuerda cómo le conoció.

Coradin afirma que su hija y él comparten el amor por la salsa y esperan que este trabajo sirva para que los jóvenes amantes del género conozcan su historia.