La Vijanera, una tradición milenaria para conectar con las raíces y el pasado

Celia Agüero Pereda |

Silió (Cantabria) (EFE).- La fiesta milenaria de La Vijanera, en Silió (Molledo), el primer carnaval del año en Europa, ha regresado después de dos años consecutivos sin poder celebrarse por la pandemia, para conmemorar el solsticio de invierno, volver a las raíces y conectar con el entorno y el pasado.

A pesar del mal tiempo, miles de personas se han acercado este domingo a esta pequeña localidad de apenas 600 habitantes, situada entre Los Corrales de Buelna y Reinosa, en el corazón de Cantabria.

Declarada bien de interés cultural etnográfico inmaterial en 2021, se trata del primer carnaval del año en Europa y, cuando coincide con Año Nuevo, se traslada al día 8 de enero, como ocurre en 2023, si bien en la antigüedad en Silió siempre se celebraba el día de Nochevieja.

Este carnaval, dedicado al oso como alegoría del mal, fue recuperado por un grupo de jóvenes que se esforzó en seguir la huella vijanera en los recuerdos de sus mayores, en la tradición oral de la zona y en las escasas fotografías que se conservaban en algunas casas.

La Vijanera, una tradición milenaria para conectar con las raíces y el pasado
Uno de los participantes en la tradicional fiesta milenaria de La Vijanera. EFE/Pedro Puente Hoyos


En esta fiesta participan más de 150 personas que, ataviados con 80 trajes distintos, festejan con una decena de actividades esta tradición «que se remonta a la antigüedad».

Así lo asegura César Rodríguez, de la Asociación de Amigos de La Vijanera, quien explica a EFE que se trata de un rito del solsticio de invierno, al que, a lo largo de los siglos, se han ido añadiendo «capas» que conforman lo que es La Vijanera actual.

«Es muy especial porque es volver a nuestras raíces y conectarnos con nuestro entorno y nuestro pasado. También es honrar la memoria de nuestros abuelos y unirnos más aún generando una identidad colectiva que hace que en Silió sea muy importante la pertenencia a este grupo», ha asegurado.

Los vijaneros han recorrido el pueblo para representar las distintas escenas: la captura y la muerte del oso, que simboliza el intento de acabar con lo malo, la defensa del límite del pueblo en «la raya», o el parto de la preñá, que vaticina cómo será el año.

La Vijanera, una tradición milenaria para conectar con las raíces y el pasado
Varias personas participan en la tradicional fiesta milenaria de La Vijanera, el primer carnaval del año en Europa. EFE/Pedro Puente Hoyos


Entre los personajes que participan en esta celebración para dar la bienvenida al nuevo año y ahuyentar a los malos espíritus están: El Danzarín Negro y El Blanco, El Caballero, El Oso y El Amo, El Viejo y la Vieja, La Pepa, Las Gorilonas y El Húngaro, Los Guapos, La Madama, Mancebo y Marquesito, la Preñá y Marido, Trapajeros y Trapajones, Zarramaco y Zorrocloco.

Desfilan por Silió con sus llamativos vestidos completando los diferentes actos que se celebran a lo largo del día, como: los campanos, la salida, la captura del Oso, la Defensa de la Raya, las Coplas, la muerte del Oso y las Comedietas.

La Vijanera ha arrancado a las 7.00 horas tocando los campanos, pero las actividades principales han empezado sobre las 11.30 horas intensificándose hasta las 14.30, pero sin cesar hasta la caída del sol.

Desde el 3 de enero de 1982 se viene realizando como era antiguamente y con una variedad de trajes y personajes que la convierten en «una de las mascaradas de Europa con más variedad de simbolismos y una de las más reconocidas».