‘Mis Ecce homos’, una mirada más allá que humaniza al cristo de Borja

Zaragoza, 11 sep (EFE).- El fenómeno del Ecce Homo de Borja (Zaragoza), que dio la vuelta al mundo hace 10 años tras la restauración fallida realizada por Cecilia Giménez, está cargado de emociones que humanizan la obra y que lo vinculan con la historia de su autora; como refleja la visión de Antonia Rodríguez en su trabajo universitario, germen del cortometraje documental ‘Mis Ecce Homos’ que este domingo se ha proyectado en la localidad.

El caso del Ecce Homo de Borja (Zaragoza), que dio la vuelta al mundo hace 10 años tras la restauración fallida realizada por Cecilia Giménez, está cargado de emociones que humanizan la obra, como refleja la visión de Antonia Rodríguez, en la imagen , en su trabajo universitario, germen del documental "Mis Ecce Homos" que este domingo se proyecta en la localidad. EFE/ Javier Belver

El doctor en Sociología Marco Rosatto fue el encargado de dirigir esta obra de 14 minutos, estrenada en 2020 y que trata de mirar más allá de la mera anécdota o del escándalo mediático que suscitó el Ecce Homo hace 10 años, aniversario que se ha celebrado este fin de semana en Borja con una gala, el sábado, y la proyección de la cinta en la Iglesia de Nuestra Señora de la Misericordia, donde se encuentra la pieza pictórica.

El germen de la historia se encuentra en el trabajo de fin de carrera de Humanidades realizado por Antonia Rodríguez, quien decidió investigar acerca del cristo más famoso de Borja y que dio un giro a sus planteamientos en cuando conoció a los protagonistas.

Al conocer a Cecilia en persona, a Marisa -su sobrina- y a José Antonio -su hijo- hice una conexión; toda la idea que yo llevaba me cambió totalmente”, explica Rodríguez, en declaraciones a EFE.

El trabajo, entonces, tomó una senda dirigida a la emotividad y de la conexión entre una madre y un hijo: “La dedicación que ella -Cecilia- ha tenido siempre con su hijo es la misma dedicación que le ha dado al Ecce Homo; para mí, al cristo de Elías (García) lo ha humanizado, lo ha convertido en hombre”, relata.

El salto a la pantalla de este enfoque tuvo su primer paso cuando el profesor de Filología Italiana de la Universidad de Barcelona Rafaelle Pinto conoció la investigación de Rodríguez y que, a su vez, se la hizo llegar a Rosatto.

La investigadora afirma que esta historia “enganchó muchísimo” tanto a Rafaelle como a Rosatto “por las personas implicadas” y por cómo esa ciudadanía se volcó” ante el caso de Cecilia.

“Es una lección de vida pensar que las personas, cuando entienden los motivos de los demás, pueden llegar a la comprensión, y con comprensión se llega muy lejos”, reflexiona sobre esta situación la autora.

De hecho, considera que este caso se entendió mejor en el extranjero que en España, “sobre todo, en Japón”, un país en el que, recuerda, “de una cosa rota sacan una joya”, en referencia al arte kintsugi.

El director italiano también destaca que, con el documental que realizó a partir del trabajo de Rodríguez, ha pretendido “ir un poco más allá del escándalo mediático” y de la “la burla” para hablar “de la historia de la mujer” y de “su fuerza”, ante “una vida trágica” con un hijo con problemas de salud y otro que falleció.

“Toda esta historia, muy dura, a nuestro parecer, ella lo refleja en su obra, en el Ecce Homo”, subraya Rosatto, quien cree que “ha habido algo en el interior de ella para reflejar este dolor y este amor a través del arte”.

Para Rafaelle, que participó en todo el proceso de creación del documental, existía “una materia para investigar enorme” alrededor de la idea que propuso Rodríguez, no solo a la hora de poner en evidencia el “drama terrible” de Cecilia.

También, a la hora de “mostrar la superficialidad y la crueldad de los medios”, especialmente, el televisivo, según su punto de vista, ya que “la imagen en sí es pornografía pura, obscenidad”.

Sobre este corto también resalta la “identificación de una mujer -Antonia- con otra mujer -Cecilia- en el tema más dramático que puede haber”, en referencia a la maternidad y la tragedia alrededor de ella.

A partir de ahí, cuenta, descubrieron que en la fallida restauración “estaba nada menos que la proyección de la mujer y de sus hijos”, algo “de extraordinaria potencia y emoción que se había convertido en objeto de burla”.

“Esta tragedia se había convertido en burla; por un lado me emocionó, pero por otro, me indignó”, concluye el profesor.

Desde su estreno, el audiovisual ha obtenido el premio al mejor argumento en el Lucania Film Festival (Italia), el del público en el X Festival Internacional Online de Cine en Daroca (Zaragoza) y el premio a la mejor idea original en el Bra Doc Film Fest de Brasil, mientras que fue finalista en el III Festival de Cine de Madrid Integra 7 Arte.

Marcos Díaz