Núria Graham inaugura el Mercat con un viaje emocional por el Mediterráneo

Vic (Barcelona), 14 sep (EFE).- Un viajero que sale de una isla del Mediterráneo, recorre el mar y vuelve al punto de partida es el hilo conductor de "Cyclamen", un recorrido musical que atraviesa "desastres naturales, que también pueden ser desastres emocionales", con el que Núria Graham ha inaugurado el Mercat de Música Viva de Vic (MMVV).

La feria musical más importante de Cataluña ha arrancado este miércoles con el concierto de una artista joven, 27 años de edad, que ya ha conseguido ganarse un lugar propio en la escena musical gracias a la calidad de sus composiciones.

En este nuevo proyecto, la interprete catalana de ascendencia irlandesa sigue cantando en inglés y cultivando un sonido elegantemente 'indie', pero en esta ocasión "con arreglos más orquestales y un aire más peliculero", según ha dicho la artista en una entrevista concedida a Efe antes del concierto, en el que ha mostrado en público por primera vez los temas que formarán parte del disco que saldrá en enero.

El adjetivo "peliculero" que ha utilizado Graham tiene que ver con los arreglos de las canciones, pero también con la temática, porque el disco y su puesta en escena tienen un argumento claro: "hay un paisaje concreto y un viaje con personajes que narran fábulas".

"De alguna manera -aclara la intérprete-, el disco habla de estar conectado con las señales de la naturaleza y con uno mismo, porque siento que estamos muy desconectados".

Todo ello con un tempo relajado y unas melodías en ocasiones dulces y brillantes y otras veces cargadas de tensión, pero siempre muy emotivas.

Canciones que han marcado el inicio de un Mercat que por fin se quita las mascarillas y se libera de las distancias de seguridad y que volverá a ser la fiesta popular que solía ser antes de la pandemia, tal como han recordado en la inauguración oficial la alcaldesa de Vic, Anna Erra, y la consellera de Cultura, Natàlia Garriga.

En la plaza Major de Vic los operarios ya han empezado a montar el escenario que durante dos años no se ha podido instalar y que acogerá a partir del viernes algunos de los muchos conciertos gratuitos que volverán a llenar calles y plazas.

Hasta entonces, la actividad se concentra en el Centro Cultural L'Àtlántida, que cuenta con tres escenarios, que, junto a Jazz Cava, programan conciertos cortos, pensados para dar a conocer las nuevas propuestas artísticas a los programadores, pero a los que también puede acceder el público.

Entre las propuestas que se han presentado durante esta primera jornada destaca la de Alba Morena, un nuevo talento de la música urbana y electrónica, que quiere llevar la intimidad de sus letras a las pistas de baile.

También han actuado los gallegos Caldo, un trío que parte de la música tradicional y la lleva a nuevos territorio gracias principalmente a la fuerza del violín de María Jorge.

En el concierto han reinterpretado temas de tradición oral cantados sobre todo por mujeres a lo largo de los años; mujeres a las que Jorge ha agradecido "el legado que nos han dado y con el que podemos ahora hacer lo que nos salga de las narices".

La experimentación a partir de la tradición local también es el eje de los murcianos Maestro Espada y de la madrileña María de la Flor, que actúan esta noche en el mismo Centro de Artes Escénicas L'Atlàntida donde los chilenos Emilia y Pablo han unido esta tarde el folclore andino y el flamenco.

También la brasilera Dandara Manoela ha utilizado la música tradicional de su país para explicar sus experiencias, en este caso como mujer negra y lesbiana, mientras que desde Francia las dos integrantes de Duo du Bas han propuesto una road-movie extravagante y Julia Pertuy ha transmitido vértigo a través del violoncelo, el piano y la voz. EFE

rod/fl

(foto)