Perú repiensa a César Vallejo por el centenario de su icónico poemario Trilce

Por Carla Samon Ros |

Lima (EFE).- Cien años después de su publicación, una primera edición del poemario Trilce, del escritor peruano César Vallejo, salió de la bóveda que lo resguarda en la Biblioteca Nacional para exhibirse al público y dar a conocer todas las aristas que acompañaron la creación y recepción de esta obra, en su momento incomprendida, y hoy capital de la poesía.

Se trata de uno de los 200 ejemplares impresos en 1922 en los Talleres de la Penitenciaría de Lima que, tras su encuadernación moderna, atesora en un impecable estado de conservación la portada original con un retrato a lápiz del poeta.

La obra fue declarada patrimonio cultural de la nación en 2010 y formó parte de la colección personal del poeta José María Eguren, a quien Vallejo escribió una dedicatoria de su puño y letra.

Fotografía de una carta escrita y firmada por el escritor peruano César Vallejo, el 28 de septiembre de 2022, en la Biblioteca Nacional, en Lima (Perú). EFE/Paolo Aguilar
Fotografía de una carta escrita y firmada por el escritor peruano César Vallejo, en la Biblioteca Nacional, en Lima (Perú). EFE/Paolo Aguilar

«Para José María Eguren, con toda mi admiración: César Vallejo», se lee en sus primeras páginas, ya amarillentas, en un tono similar al de la dedicatoria que figura en el ejemplar de su antecesor, «Los heraldos negros» (1918), que también estuvo en posesión de Eguren.

Ambas ediciones pasaron en algún momento a manos del diplomático y escritor peruano Luis Alayza y Paz Soldán que, en 1963, las donó a la Biblioteca Nacional de Perú (BNP) y, desde entonces, han estado protegidas celosamente en una bóveda del fondo antiguo de la institución.

Este espacio, en el cuarto piso de la sede bibliotecaria, resguarda todas aquellas publicaciones anteriores al año 1900, muchas restituidas de la Biblioteca Nacional de Chile, que las acaparó por un buen tiempo como botín de la Guerra del Pacífico (1879-1884), recuerda a Efe la jefa institucional de la BNP, Fabiola Vergara.

Repensar a Vallejo

En el sótano de la BNP, personal del taller de restauración trabajó para acondicionar y restaurar las obras y manuscritos que se exponen ahora en la muestra «Contra todas las contras: 100 años de Trilce», que rinde homenaje al centenario de la publicación de la obra, que coincidió con la irrupción del vanguardismo.

Según precisó Vergara, los documentos volverán a pasar nuevamente por un proceso de aclimatación una vez terminada la exposición, que se extenderá hasta las vísperas de Navidad, tras haber pasado casi tres meses «fuera de su hábitat» usual.

Fotografía de una estatua de César Vallejo, el 28 de septiembre de 2022, en la Biblioteca Nacional, en Lima (Perú). EFE/Paolo Aguilar
Fotografía de una estatua de César Vallejo, en la Biblioteca Nacional, en Lima (Perú). EFE/Paolo Aguilar

Además de la primera edición de Trilce, la muestra, cuyo título es un verso de los 77 poemas que conforman el libro, contará con correspondencia manuscrita de Vallejo con sus familiares y otros intelectuales contemporáneos, con imágenes de su musa, Otilia Villanueva, entre otras obras y revistas de la época.

El objetivo es repensar la relación de Vallejo con la vanguardia peruana e internacional y mostrar «la obra en su contexto y cómo justamente este contexto llevó al escritor a producir esta obra», resume Vergara.

«Es un recuento del antes, el durante y el después del poemario Trilce, que abarca el contexto personal del poeta, el contexto literario de la época y cómo tanto a nivel personal como intelectual y literario, fue recibida también la obra», comenta a Efe Roger Cáceres, gestor cultural de la BNP.

Viaje sin retorno

Trilce, que pasó inadvertido por varios años, fue escrito en una etapa especialmente dramática para Vallejo, quien entre 1918 y 1920 vivió la muerte de su madre, un fracaso amoroso y una estancia de 112 días en la cárcel de Trujillo, donde escribió parte de los poemas del libro, bajo la acusación de incendio y saqueo por una represalia política.

«Su actividad intelectual se ve usualmente empañada por algunos problemas que va a tener. Va a ser perseguido injustamente por la justicia, va a pasar casi un año de prisión y este tipo de situaciones tan adversas son las que van a hacer que él considere que debiera migrar, quizás por probar suerte en un ambiente cultural mucho más libre», relata a Efe Jorge Huamán, responsable de la bóveda que protege la obra.

Fotografía de los poemarios Trilce y Los heraldos negros, del escritor peruano César Vallejo, en la Biblioteca Nacional, en Lima (Perú). EFE/Paolo Aguilar

Así, en 1923, un año después de la publicación de Trilce, Vallejo viajó a Europa, de donde jamás regresó. Allí se dedicó al periodismo y a escribir crónicas y un cúmulo de cartas, varias de ellas presentes en la muestra.

La exposición «Contra todas las contras: 100 años de Trilce», que ha sido comisionada por los investigadores vallejistas Carlos Fernández y Valentino Gianuzzi, estará abierta al público entre el 4 de octubre y el 22 de diciembre en la Sala de Exposiciones Francisco Laso de la BNP, en el distrito limeño de San Borja.

Con ella, la institución vuelve al ruedo de las exposiciones presenciales tras dos años y medio de restricciones por la pandemia de la covid-19.

Edición web: María Fernanda Rueda D.