El Premio Tusquets de novela para Cristina Araújo con «Mira a esa chica»

Barcelona, 21 sep (EFE).- La escritora Cristina Araújo Gámir ha ganado el XVIII Premio Tusquets de Novela con la obra "Mira a esa chica", que se ha impuesto entre los 736 manuscritos presentados al certamen con una obra en la que aborda el tema de las violaciones grupales a mujeres.

Con "Mira a esa chica", Cristina Araújo debuta en la narrativa adentrándose en la experiencia dramática de una chica al final de su adolescencia, que ha sido víctima de una violación en grupo.

El presidente del jurado, Antonio Orejudo, ha destacado en rueda de prensa la valentía de la ganadora por haber "construido una novela con un asunto extremadamente delicado, puesto que en estos casos se corre el riesgo de convertir la narración del episodio en un panfleto de buenos y malos y el lector acaba identificándose con los buenos y el narrador alienta esa inclinación".

Pero la novela, añade Orejudo, "huye de esa narración fácil de un episodio complejo y se sirve de la literatura para ponerse en el lugar de todas las personas implicadas".

Para Sara Mesa, integrante del jurado, se trata de "una novela de una gran hondura psicológica, precisa, excelentemente construida, que disecciona con inteligencia los entresijos del pensamiento patriarcal, al que se atreve a mirar de frente en toda su complejidad".

La también jurado del Premio Tusquets de novela Eva Cosculluela considera que "es imposible terminar la novela sin sentir indignación y rabia", y subraya que les sedujo el tono empleado por la escritora, que huye de cualquier impostura o cliché para narrar una situación y unos sentimientos que son difíciles de contar.

La autora ha confesado por su parte que, cuando lee, lo que más le interesa de las novelas es "la introspección y la psicología de los personajes, sentirse reflejada en emociones y sentimiento recónditos que en ocasiones ocultamos por considerarlos sórdidos e inapropiados, pero que son, en realidad, universales".

Con la novela ganadora, su intención era "exponer a los personajes a una situación extrema, y analizar el modo en que la protagonista se va enfrentando, una por una, a las consecuencias inesperadas de una agresión sexual, y también las reacciones de la gente de su entorno, que le otorgan al trauma distintos niveles de gravedad".

Para la estructura narrativa, Araújo opta por ofrecer al lector diferentes puntos de vista, con el objetivo, ha dicho, de "reflejar la complejidad de los dilemas y los puntos flacos que afectan a todos los seres humanos".

"Mira a esa chica" novela una violación grupal

El origen de "Mira a esa chica", según la autora, se sitúa en lecturas de varias noticias en la prensa y en algunas series que vio que abordaban también el tema, y para la aproximación psicológica y poliédrica fue fundamental, revela Araújo, la novela "Hermana mía, mi amor", de Joyce Carol Oates, que se basaba en un hecho real, el asesinato de una joven participante de un concurso de belleza.

Además de su interés por la adolescencia desde siempre, la autora tuvo que documentarse para describir la escena del hospital cuando llega la chica tras la violación para conocer el protocolo que se sigue en estos casos, leyó transcripciones de juicios, y completó ese proceso hablando con un abogado y una psicóloga.

Hay partes escritas en segunda persona, sobre todo para narrar la intimidad de la protagonista, y el resto están narrados en tercera, para ofrecer la perspectiva de las compañeras del colegio, la madre o los violadores.

Araújo, premio Tusquets de novela y "su nacimiento como autora"

Licenciada en Filología Inglesa por la Complutense, Cristina Araújo (Madrid, 1980) ha trabajado en un estudio de doblaje revisando traducciones de documentales para los canales Historia, National Geographic, Discovery Channel, BBC y Telemadrid.
Araújo Gámir, que ha escrito desde muy pequeña, ha ganado varios premios de relatos que han sido publicados en revistas literarias como Archiletras.

Cristina Araújo vive en Fráncfort (Alemania) desde 2011, donde retomó el hábito de la escritura.

El editor de Tusquets, Juan Cerezo, asegura que esta novela "refrenda la genuina intención del premio de descubrir nuevas voces y este año otra vez más se puede decir que ha nacido una autora".

Edición web: Rocío Casas