Reunión extraordinaria del Patronato de la Fundación Miguel Delibes

Valladolid, 14 sep (EFE).- El palacio del Licenciado Butrón, un edificio renacentista del siglo XVI situado en el centró histórico de Valladolid, alojará en parte de sus dependencias la casa-museo y sede de la fundación que gestiona el legado personal y literario del escritor Miguel Delibes, fallecido en 2010.

El recinto, adquirido en 1988 por la Junta de Castilla y León, consta de tres plantas que en la actualidad acogen al Archivo Histórico de la comunidad autónoma y a parte de la Dirección General de Políticas Culturales de la Consejería de Cultura, Turismo y Deporte, que compartirán espacio con la Fundación Miguel Delibes.

La planta baja y parte de la primera es el espacio reservado para las oficinas de la fundación, así como para «recrear la casa-museo e instalar una exposición permanente sobre la trayectoria literaria, vivencias y la carrera periodística», ha explicado este martes a Efe el gerente de la Fundación Miguel Delibes, Fernando Zamácola.

En cualquier caso, ha aclarado, «nadie se tendrá que ir de allí para que llegue la Fundación Miguel Delibes».

La Junta de Castilla y León ha ofrecido este emplazamiento en régimen de cesión temporal, durante al menos veinte años, para cumplir con la normativa referida al uso de edificios históricos protegidos con la categoría de Bien de Interés Cultural como es el caso, desde 1991, del palacio de Francisco Butrón, erigido en el siglo XVI por este oidor de la Real Chancillería de Valladolid.

«Lo importante era tener un espacio y además esta cesión se puede ir prorrogando con el paso de los años. Vamos avanzando y la sensación que tenemos es la de satisfacción», ha precisado Zamácola sobre esta solución que «esperemos sea definitiva».

La Fundación Miguel Delibes, en reunión extraordinaria celebrada este miércoles, ha aceptado la cesión de este palacio renacentista que en el siglo XVII albergó el convento de Santa Brígida, pero lo ha supeditado a la «finalización de los trámites administrativos» por parte de la Junta de Castilla y León para poder instalarse.

Otra de las condiciones exigidas ha sido la firma de un convenio de colaboración entre la fundación y la Junta de Castilla y León, Diputación Provincial y Ayuntamiento de Valladolid «para establecer el régimen de colaboración y las condiciones en las que se cede el legado», tasado hace varios años en casi cinco millones de euros.

Esas tres instituciones forman parte del patronato de la Fundación Miguel Delibes junto a los siete hijos del escritor, la Universidad de Valladolid, el diario El Norte de Castilla, la Fundación Iberdrola, la editorial Destino, Bodegas Vega Sicilia y dos amigos de la familia: el catedrático y antiguo rector Fernando Tejerina, y Emilio de Palacios, éste en calidad de secretario.

La nueva sede «ni se aproxima» a lo que hubiera deseado el Ayuntamiento de Valladolid, «no me convence en absoluto: Miguel Delibes merecería mucho más», ha lamentado el acalde, Óscar Puente, al conocer la noticia.

En declaraciones a los periodistas, durante una visita a una sobras de urbanización, el alcalde ha recordado el ofrecimiento que en 2019 hizo el Ayuntamiento de una sede en régimen alquiler «a un precio razonable», finalmente desechada al asumir la Junta de Castilla y León en solitario un proyecto de compra que al final no pudo culminar por su elevado coste.

Desde 2011 y de forma interina hasta encontrar un lugar definitivo, la Fundación Miguel Delibes se encuentra en una de las dependencias de la Casa Revilla, sede de la Fundación Municipal de Cultura.

La búsqueda de un domicilio fijo ha sido una reivindicación constante por parte de los siete hijos del escritor para poder aposentar el abundante legado de Miguel Delibes, un archivo con manuscritos originales de sus novelas, cartas, fotografías, premios, cuadros y otros enseres vinculados a su figura. EFE