Susana Fortes: «Los escritores funcionamos por obsesiones»

Madrid, 8 sep (EFE).- «Los escritores funcionamos por obsesiones y la única forma de darles salida es a través de una novela», asegura la autora Susana Fortes (Pontevedra, 1959), que acaba de publicar «Nada que perder», un «thriller» ambientado en Galicia en la que se combina una investigación periodística con la indagación de la memoria.

Publicada por Planeta, la nueva novela de Susana Fortes cuenta una historia ambientada en As Covas, un lugar imaginario inspirado en un pueblo gallego, habituado a las trágicas desapariciones de niños en la ría situada entre Galicia y Portugal.

Es una tarde de agosto de 1979 cuando dos hermanos y una niña amiga suya desaparecen. La niña, Blanca, es encontrada pero los dos niños no. Y 25 años después, el hallazgo de unos huesos que podrían pertenecer a los menores da inicio a una nueva investigación.

Tras el hallazgo, Blanca regresa a esa Galicia rural desde Copenhague, donde vive y trabaja como agente literaria, para enfrentarse a sus recuerdos infantiles en medio de la atmósfera opresiva y misteriosa de la aldea y rememora el trauma que sufrió en el pasado.

«Hay muchas cosas que sabemos y no sabemos que las sabemos», asegura a Efe la autora, que explora los mecanismos de la memoria en su novela, en la que habla de la desaparición de niños, que considera «el eslabón más débil», y que mezcla con los inicios del narcotráfico en Galicia, los fantasmas del pasado y los universos de las familias que viven en mundos cerrados.

Los universos cerrados son tremendos pero muy ricos literariamente, señala la autora sobre estos «universos» en los que impera el sentimiento de «no meterse en la vida de otros», y donde el no inmiscuirse provoca que queden «flancos desprotegidos para los más débiles».

«Trabajo sin ningún plan previo, sin saber el final para dar lo mejor de mí porque tengo que estar intrigada, la curiosidad me estimula», sostiene esta autora, que dice que para escribir necesita estar en tensión permanente: «Si sé lo que va a pasar, es como escribir al dictado».

Para Susana Fortes, Galicia es muy buen escenario para este tipo de tramas, por la psicología y los silencios de sus habitantes que generan una incertidumbre «que está siempre en el aire» y genera una ambigüedad que «da mucho juego».

Además, el paisaje atlántico y la costa gallega son una «metáfora» de esta novela, de la que ya se han vendido los derechos para hacer una serie de televisión.

«Hay sitios a los que es imposible llegar en línea recta y para ello hay que dar un rodeo entre los recovecos», explica Susana Fortes.