0-2. La Real Sociedad mantiene su trayectoria inmaculada en Europa

Por Bruno Parcero.

San Sebastián (EFE).- La Real Sociedad mantiene su trayectoria inmaculada tras haberse impuesto por 0-2 al Omonia Nicosia en la penúltima jornada de la Liga Europa. Los donostiarras afrontarán el próximo jueves su último compromiso de esta fase de grupos ante el Manchester United, en el Reale Arena.

El equipo «txuri urdin» llegará a este encuentro sabiendo que le vale incluso perder por la mínima para finalizar en la primera posición del grupo y lograr así su acceso directo a los octavos de final.

Los goles de Navarro y Brais han certificado la superioridad del conjunto donostiarra, el único de los 32 equipos de la Liga Europa que cuenta todos sus partidos por victorias y que dentro de una semana se jugará la primera plaza del grupo en el Reale Arena ante el Manchester United.

La Real Sociedad mantiene su trayectoria inmaculada en Europa

La Real monopolizó el balón


No fue una sorpresa ver a la Real Sociedad monopolizando el balón ante un Omonia Nicosia que decidió esperar en su campo. La circulación excesivamente lenta y horizontal de los txuri urdin facilitó la labor defensiva de un cuadro chipriota que superó el primer cuarto de hora sin problema alguno.


En realidad, el mayor obstáculo para los de Ferrera fue la salida de balón debido a la buena presión de los de Alguacil. Un robo de Kubo a Lang hizo que el japonés probara fortuna desde fuera del área, pero su disparo se marchó junto al poste en lo que fue el primer aviso serio.


Mucho más clara fue la oportunidad que tuvo Navarro, de nuevo precedida de un robo de Illarramendi y de un pase de Karrikaburu que le dejó solo ante Uzoho, definiendo muy mal.

El Nicosia, inexistente en ataque


En ataque el Omonia Nicosia apenas existió. Lo intentó con un par de contragolpes, pero la defensa realista supo imponerse para abortar las acciones antes de que se convirtieran en ocasiones peligrosas.


Varios disparos de Navarro y Karrikaburu fueron el preludio al tanto de la Real, que llegó en el tiempo de prolongación de la primera mitad. Illarramendi, uno de los más destacados, puso un centro al corazón del área desde la banda izquierda y Navarro, ganándole la espalda a Miletic, cabeceó al fondo de la red permitiendo que la Real se fuera por delante al descanso.


En la reanudación, Alguacil dejó en el banquillo a Merino y a Kubo, con problemas en un hombro, dando entrada a Brais y al canterano Marín que tan buenas sensaciones dejara el sábado en Valladolid en su debut con el primer equipo.

La Real Sociedad mantiene su trayectoria inmaculada en Europa

Aviso de Brais


Fue precisamente Brais quien avisó primero con un lanzamiento de falta que se le fue ligeramente alto. Sin embargo, no falló poco después cuando Navarro, tras una brillante jugada personal, dejó atrás el balón para que el centrocampista gallego fusilara a Uzoho desde dentro del área.


Con el encuentro resuelto, el técnico del equipo vasco dio minutos a varios canteranos, haciendo debutar a Magunazelaia y finalizando el partido con nueve jugadores de Zubieta sobre el césped.


Solo la relajación visitante en los minutos finales pudo propiciar el tanto del Omonia Nicosia con dos ocasiones de Kakoulli y Ansarifard, pero entre Remiro y Zubeldia evitaron agobios de última hora.

  • Ficha técnica:
  • 0 – Omonia Nicosia: Uzoho; Matthews (Panayiotou, m. 80), Lang, Miletic (Héctor Yuste, m. 64), Lecjacks; Cassamá, Bezus, Charalampous (Kousoulos, m. 72); Bruno (Ansarifard, m. 64), Kakoulli y Barker (Papoulis, m. 46).
  • 2 – Real Sociedad: Remiro; Aritz, Zubeldia, Pacheco, Rico (Arambarri, m. 70); Guevara, Merino (Brais, m. 46), Illarramendi (Turrientes, m. 80), Navarro; Kubo (Marín, m. 46) y Karrikaburu (Magunazelaia, m. 70).
    Goles: 0-1, m. 45: Navarro. 0-2, m. 60: Brais.
  • Árbitro: Tamás Bognár (Hungría). Amonestó a los locales Charalampous (m. 50), Papoulis (m. 53) y Cassamá (m. 88); y a los visitantes Illarramendi (m. 73) y Brais (m.83).
  • Incidencias: partido correspondiente a la quinta jornada de la Liga Europa disputado en el GSP Stadium de Nicosia.

bpv/apa