1-2. El Osasuna necesita la prórroga para doblegar al Nàstic

Redacción deportes, 5 ene (EFE).- El entrenador del Gimnàstic de Tarragona, Raül Agné, consideró que su equipo dio «un buen espectáculo» a pesar de caer eliminado en los dieciseisavos de final de la Copa del Rey ante el Osasuna por 1-2 en la prórroga.

El centrocampista del Nástic Gorostidi (d) intenta robar la posesión del balón ante la presencia del delantero del Osasuna Aimar (i), durante el partido de dieciseisavos de final de la Copa del Rey entre el Nàstic de Tarragona y el Osasuna jugado esta tarde en el Estadi Costa Daurada de Tarragona. EFE/Quique Garcia

«Es el partido en el que me voy más contento y orgulloso. El esfuerzo y el trabajo es nuestra esencia. Y eso es lo que les agradezco a los jugadores. Quedaros con eso, no con el resultado», insistió el técnico ‘grana’ en rueda de prensa.

El centrocampista del Nástic Joan Oriol (c) y el delantero argentino del Osasuna Chimy Ávila (i), durante el partido de dieciseisavos de final de la Copa del Rey entre el Nàstic de Tarragona y el Osasuna jugado esta tarde en el Estadi Costa Daurada de Tarragona. EFE/Quique Garcia

Por otro lado, se mostró muy indignado por la expulsión con roja directa de Pablo Fernández a causa de una protesta en el segundo tiempo.

«El partido estaba siendo demasiado bonito como para cargárselo de esta manera. Por eso aún me voy más orgulloso. Hemos estado 40 minutos con un jugador menos y, al final, hemos perdido con un gol en propia puerta», dijo Agné.

Además, desveló lo que sucedió entre Pablo Fernández y el árbitro, Isidro Díaz de Mera: «Ha dicho ‘me cago en mi puta madre’ y el árbitro ha entendido ‘me cago en tu puta madre'». Y añadió: «Un árbitro de Primera División experimentado tiene que manejar mejor una situación como esa. Muestras una tarjeta amarilla y sigues con el espectáculo”.

EFE

1011955

sej/gmh/ism