El técnico mexicano del Mallorca, Javier Aguirre, en una foto de archivo. EFE/CATI CLADERA.

El Mallorca de Javier Aguirre, ambicioso

Palma, 8 ago (EFE).- Con cuatro fichajes, a los que se pueden sumar alguno más, la tesorería reforzada por la venta del surcoreano Kang In Lee al París Saint-Germain, un estadio Son Moix con su reforma en fase muy avanzada y rozando la cifra mágica de 20.000 socios, el Mallorca del entrenador mexicano Javier Aguirre afronta la tercera temporada consecutiva en LaLiga con renovada ambición.

El objetivo principal de los bermellones es mantenerse en Primera División superando los 50 puntos y el noveno puesto del equipo de la pasada campaña.

El club balear espera que las incorporaciones del canadiense Cyle Larin (Real Valladolid), el belga Siebe Van der Heyden (Royale Union Saint Gilloise) y los españoles Toni Lato (Valencia) y Omar Mascarell ( Elche) contribuyan a mejorar una plantilla en la que no estará Kang In Lee, traspasado al PSG por unos 17 millones de euros.

Larin será el acompañante “ideal” del delantero kosovar Vedat Muriqi en el ataque, según prevé el cuerpo técnico de los bermellones; Heyden y Lato se sumarán a tareas defensivas (el Mallorca mantuvo la portería a cero en quince ocasiones la pasada liga) y Mascarell está a llamado a ser una pieza clave en el centro del campo.

Son cuatro refuerzos, por ahora, para afrontar el campeonato frente a las diez bajas, incluida la de Kang In Lee: Íñigo Ruiz del Galarreta, Tino Kadewere, Matija Nastasic, Ludwing Agustinsson, Dennis Hadzikadunic, Ángel Rodríguez, Jordi Mboula, Leo Román y Clément Grenier, han dejado de pertenecer a la disciplina mallorquinista.

El Mallorca preparó la temporada en Austria y ha disputado seis partidos amistosos con victorias frente a los modestos equipos austríacos Unión Gurten (1-3) y SV Ried (0-9), y el mallorquín Poblense (0-5). También empató (1-1) con el Colonia de la Bundesliga, el Sunderland, de la Segunda División de Inglaterra (1-1) y el Spezia italiano (1-1).

La remodelación integral de Son Moix, asimismo, avanza a pasos agigantados y se espera que esté finalizada en 2024 para dar cabida a 25.800 espectadores.

El público situado a pocos metros del terreno de juego tras la eliminación de la pista de atletismo y con las cuatro tribunas ya modificadas “mejorará la experiencia del espectador”, según el club balear, que está a un paso de superar los 20.000 socios, registro histórico en los 117 años de vida de la entidad.

La temporada 2023-2024 también llega con novedades importantes en el apartado institucional.

El extenista estadounidense Andy Kholberg se convirtió el pasado mes de junio en accionista mayoritario del Mallorca, Sociedad Anónima Deportiva (SAD) desde 2015, al adquirir el paquete de acciones que controlaba Robert Sarver, ex propietario de Phoenixs Suns de la NBA.

Una de las primeras decisiones de Kolhberg ha sido ampliar hasta 2025 el contrato de patrocinio con la multinacional japonesa Taica Corporation, que seguirá apoyando al equipo, pese a que entre sus futbolistas ya no está Take Kubo.

El extremo nipón, ahora en la Real Sociedad, jugaba en el Mallorca cedido por el Real Madrid (temporada 2021-2022) cuando la empresa japonesa decidió convertirse en el patrocinador principal del club.

La propiedad estadounidenses rescató a la entidad bermellona del concurso de acreedores al que se sometió el 8 de octubre de 2010 y, desde entonces, ha invertido unos 60 millones en diferentes ampliaciones de capital con el objetivo principal de reforzar la plantilla y modernizar el estadio Son Moix.

Patricio Candia