Biyombo: «Espero que Irving tenga su oportunidad de jugar»

Por Nacho García |

Miami (EE.UU.) (EFE).- Decimosegunda temporada en la NBA para Bismack Biyombo (Lubumbashi, República Democrática del Congo, 1992) con la madurez que ya mostraba en su primer año. Un deportista atípico que habla múltiples idiomas, involucrado en proyectos solidarios y que trabaja en el sindicato de jugadores de la liga (NBPA).

La pasada temporada renunció a jugar desde el inicio del curso para acompañar a su padre en sus últimos meses de vida.

Ahora afronta el reto de ser campeón con Phoenix Suns y, en una entrevista con EFE, habló sobre sus ideas dentro y fuera de la cancha, su rol en el sindicato y la situación de Kyrie Irving (suspendido por los Brooklyn Nets por promover una película antisemita).

Pregunta: ¿Es un plus poder arrancar desde el primer día?

Respuesta: Es distinto porque las cosas están mejor y mi familia tiene salud. Comenzar la temporada con todos es importante y más con lo que sucedió al final del ‘playoff’ (derrota ante Dallas Mavericks en las semifinales del Oeste). Te permite ver cómo están los compañeros, quién puede no estar bien y a quién se le puede ayudar.

Acabamos de empezar e iremos a más.

P: Porque este año, el objetivo de los Suns es…

R: Es difícil decir ahora que vamos a ganar porque te aseguro que ganar 60 partidos no garantiza ser campeones. Lo vimos el año pasado. Para nosotros lo importante no es pensar en ganar muchos partidos sino ganar el campeonato. Golden State siempre lo dice: su objetivo es llegar a los ‘playoffs’ porque es difícil ganarles cuatro partidos seguidos.

El jugador Bismack Biyombo de los Phoenix Suns intenta anotar, en una fotografía de archivo. EFE/Todd Pierson
El jugador Bismack Biyombo de los Phoenix Suns intenta anotar, en una fotografía de archivo. EFE/Todd Pierson

P: ¿Más después de aquel séptimo partido ante Dallas?

R: Es uno de esos días que, cada temporada, cada equipo, tiene cuatro o cinco así. De desconexión, que nada funciona. A nosotros nos sucedió en el último partido del año, no podemos controlar eso. A veces las cosas pasan y puedes aprender mucho más. Lo que nos pasó es una lástima pero así es la vida. Te caes, te levantas, cambias las cosas y vuelves a trabajar.

P: ¿Se habla de esto o es tema tabú en el vestuario?

R: Lo olvidamos y nos centramos en esta temporada. Yo me quedé sólo tres días más en Phoenix después de aquello porque para mí era difícil explicar a la gente cómo pudo suceder. Ni yo lo puedo entender. Al final lo miras y eso te tiene que motivar para volver a jugar.

Su padre, siempre presente

P: Sus ingresos de la pasada temporada los donó para la construcción de un hospital en el Congo que llevará el nombre de su padre. ¿En qué punto está ese proyecto?

R: Comenzamos la construcción en un mes. La verdad es que es algo muy sencillo para la gente y queríamos asegurarnos de que cada cosa que pongamos sea lo que necesitan. Algo que dure y que tenga sentido. Hemos recibido ayuda de doctores con consejos sobre cómo modificar el proyecto del hospital. Ya lo tenemos todo y estamos ultimando detalles. Ojalá que en verano, cuando acabe la temporada, pueda ir y visitar a la gente que está allí tratándose.

P: ¿Qué cree que diría su padre si viera lo que está haciendo?

R: Estaría muy feliz porque, si las cosas hubieran sido al revés, él habría hecho lo mismo por mí. Lo importante es que él siempre quiso ayudar a la gente, le dedicaba su tiempo. Nosotros podemos seguir ayudando. En el otro mundo podrá seguir mirándolo con una sonrisa.

El compromiso con sus compañeros y el caso Irving

P: Sigue como vicepresidente del sindicato de jugadores. ¿De dónde saca la motivación para solucionar problemas tan comprometidos como los que se han conocido últimamente?

R: Así es como funcionan las cosas porque si todo fuera perfecto no tendríamos nada que mejorar. Entiendo que hay problemas y que a algunos aficionados les duela lo que está pasando. Pero si miramos el mundo, tienen que pasar cosas para que lo mejoremos y seamos mejores personas.

Tampoco tenemos que olvidarnos de lo que está pasando en la pista porque la liga está a un nivel cada vez más alto. Los aficionados siguen creciendo internacionalmente. Ahora hay un Bismack y luego se irá y vendrá otro chico que asumirá esa responsabilidad.

Para nosotros lo más importante es asegurarnos de que los jugadores tienen esa oportunidad de expresarse y seguir ayudando a sus comunidades, a su gente. Este es nuestro trabajo, y lo vamos a lograr.

El jugador de los Brooklyn Nets Kyrie Irving, en una fotografía de archivo. EFE/John G. Mabanglo
El jugador de los Brooklyn Nets Kyrie Irving, en una fotografía de archivo. EFE/John G. Mabanglo

P: ¿Cómo están tratando desde el sindicato la polémica de Kyrie Irving?

R: Las conversaciones con la liga están marchando bien. Va a salir bien. Tenemos que ponernos a trabajar, es lo que estamos haciendo y espero que pronto todo se pueda solucionar.

Que Kyrie tenga su oportunidad de jugar, a ver si puede cambiar cómo le está yendo la temporada. Hay muchas cosas que pasan, distracciones.

También sucedió en nuestro equipo con el propietario (Robert Sarver, que está en proceso de vender la franquicia tras una investigación que desveló comportamiento abusivo y trato vejatorio a sus empleados). Fue una distracción, pero esto es baloncesto. Es lo más importante, lo que nos une. Tenemos que continuar peleando por ello, juntar a la gente y seguir haciendo lo que nos gusta.