Carapaz llama dos veces; Roglic pone contra las cuerdas a Evenepoel

La Pandera (Jaén), 3 sep (EFE).- El ecuatoriano Richard Carapaz volvió a dar una exhibición que le condujo al doblete como vencedor de la decimocuarta etapa de la Vuelta disputada entre Montoro (Córdoba) y La Pandera (Jaén), de 160,3 km, en la que Primoz Roglic puso contra las cuerdas al belga Remco Evenepoel (Quick Step) recortando 1 minuto en la general.

Ganó el más fuerte, un corredor de pegada descomunal como el campeón olímpico Richard Carapaz (El Carmelo, 20 años), quien volvió a abrir las puertas de la gloria por segunda vez en tres días, en un escenario maravilloso como La Pandera, «mirador de sierras», donde alzó los brazos en solitario, con un tiempo de 4h.09.28.

Gloria para Carapaz e incendio provocado por Roglic en la zona noble de la general. El líder del Ineos coronó eufórico con 8 segundos sobre Miguel Ángel López y el esloveno triple campeón de la Vuelta, 36 respecto a Carlos Rodríguez y Enric Mas y 56 antes que Remco Evenepoel, quien probó la amargura de una pájara que le hizo sufrir hasta meta, viendo de lejos los dorsales de sus rivales.

Se anima la Vuelta, resucita Roglic y resulta que Evenepoel es humano. Todo en vísperas de Sierra Nevada, que cobra un especial interés. Remco salvó la roja, pero se le fue un minuto significativo, preocupante para sus aspiraciones. La perla belga tiene a Roglic a 1.49, a Mas a 2.43, a Carlos Rodríguez a 3.46 y a 4.53 a Juan Ayuso, quien superó un pinchazo, remontó y cruzó con el líder. Un jabato.

ESCAPADA TARDÍA CON CARAPAZ EN BUSCA DEL DOBLETE

La fuga se consolidó a 75 km de meta después de mil intentos, ataques y neutralizaciones encadenadas desde la salida de Montoro, localidad agarrada a un requiebro del Guadalquivir. Primer exámen del díptico montaños de Andalucía, previa a la etapa reina de Sierra Nevada.

Diez hombres salieron hacia la sierra jiennense a enfrentarse a tres puertos. En la expedición se metieron Carapaz y Pedersen en busca del doblete, los españoles Luisle Sánchez y el campeón de España de crono Raúl García Pierna, Lutsenko, con sed de triunfo, lo mismo que Elissonde o Champoussin.

El grupo coronó entre mares de olivos el primer obstáculo, el Puerto de Siete Pilillas (3ª, 9,9 km al 3,5 por ciento), con Carapaz de jefe y 4.30 minutos de adelanto sobre un pelotón donde marcaba el ritmo el ejército de Evenepoel, quien defendía la roja por octavo día.

Al paso por Jaén, entre un pasillo de público entusiasta y a dos pasos de la Iglesia Catedral de la Asunción, la expedición mantuvo diferencias a punto de afrontar el encadenado de Villares y La Pandera. ¿Llegará la escapada, habrá pelea entre los «gallos»?. La etapa llegó viva al tramo esperado, el decisivo.

LUISLE DOMINA EN LOS VILLARES, DONDE AVISA EL JUMBO

La fuga se incendió en el ascenso a Los Villares (2ª, 10,4 km al 5,5 %) con un ataque de Lutsenko que seleccionó un cuarteto con Carapaz, Luisle, Champoussin y Conca. El murciano dio una vuelta de tuerca y coronó solo con 16 segundos de renta y en la bajada se unió Carapaz. El grupo principal pasó a 2.38 con otro decorado.

El Jumbo de Roglic con Gesink tensando a fondo la cadena limó más de minuto y medio, y tanto Quick Step como el Ineos de Carlos Rodríguez se pusieron alerta. Peligro para los hombres de cabeza, síntomas de batala entre los hombres de la general.

Fue una declaración de intenciones de los hombres de Roglic, con maniobras que solo podían tener sentido si posteriormente iban a probar las fuerzas del líder.

CARAPAZ REY DE LA PANDERA, ROGLIC DOBLEGA A EVENEPOEL

El acenso a La Pandera (1ª, 8,4 km al 7,8 con tramos del 15) despertó pasiones. Por delante tomó cartas en el asunto Richard Carapaz con un ataque a 3,8 km de meta que sentenció a Luis León. El ecuatoriano, como demostró en Tokio con el oro olímpico y el otro día en Peñas Blancas, cuando se rebela es para ganar.

Y no fue una excepción en La Pandera, escalando en paisaje despoblado ya de olivos, desprotegido al viento y al sol. La «Locomotora del Carchi» voló como un cóndor hacia la cima, y allí levantó los brazos firmando el doblete que buscaba.

Por detrás trataron de cazar al ecuatoriano. Las maniobras del Jumbo tenían sentido. Después de tensar Gesink y Harper le tocó el turno al comandante en jefe. Roglic descubrió las grietas de Evenepoel, impotente para contestar a un cambio del esloveno a 4 de meta.

El belga sufrió de soledad, de agobio. Sudaba, iba groggy mientras las alianzas recrudecían su calvario. Roglic se marchó con Mas y Supermán López, le adelantó yendo de menos a más Carlos Rodríguez e incluso se le puso a la altura Ayuso después de que el español sufriera un pinchazo con cambio de bicicleta gracias al servicio de asistencia.

La Pandera, atalaya de Sierras, desde la cima a 1.872 metros de altura, donde su ubica una base militar, se divisa en días claro Sierra Nevada, Sierra Mágina y Cazorla. En esa cota donde ganó Valverde hace 19 años, se divisó otra Vuelta. Una ronda que se abre a las sorpresas, a las remontadas, a la épica del ciclismo. Habrá espectáculo. Revivió Roglic, quien nunca tira la toalla, , y tres españoles en el top 5. ¿Quien da más?.

Este domingo se disputa la decimoquinta etapa entre Martos y el Alto Hoya de la Mora, en Sierra Nevada, de 162,3 km.

Carlos de Torres.