Barcelona y Atlético buscan el pase a la siguiente ronda de Copa del Rey

Alicante-Barcelona (EFE).- El Rey de Copas, el Barcelona, quiere recuperar el trono esta temporada tras no levantar ningún título el curso pasado, mientras que Diego Simeone y el Atlético de Madrid se enfrentan a la presión, a sí mismos y al fracaso que supondría una hipotética eliminación en dieciseisavos de final de Copa del Rey.

El Rey de Copas quiere pasar página este 2023

El Rey de Copas, el Barcelona, quiere recuperar el trono esta temporada tras no levantar ningún título el curso pasado, pero para conseguirlo tendrá que superar un largo camino que empieza este miércoles (21:00 horas) ante el Intercity, de Primera RFEF, en el Estadio José Rico Pérez de Alicante.

Esta eliminatoria de dieciseisavos de final, a partido único, será además la forma en la que el conjunto de Xavi Hernández empezará 2023 después de finalizar un olvidable 2022 con mal sabor de boca tras empatar en el Spotify Camp Nou el derbi liguero ante el Espanyol (1-1).

Y es que el último título conquistado por el equipo azulgrana fue precisamente la Copa que levantó Leo Messi en la temporada 2020-2021. En cambio, el curso pasado, el Barça cayó en la competición del KO en la ronda de octavos de final ante el Athletic Club (3-2).

Pero, de todas formas, los números del Barça en la historia moderna de la Copa del Rey siguen siendo espectaculares: ha llegado a 10 finales en las últimas 14 ediciones, de las que ha ganado 7.

El Rey de Copas quiere pasar página este 2023
El entrenador del FC Barcelona, Xavi Hernández, durante un entrenamiento. EFE/Alejandro Garcia

Xavi anunció que hará rotaciones en el equipo, sobre todo teniendo en cuenta el importante partido de Liga que disputará el domingo ante el Atlético de Madrid, y los futbolistas menos habituales tendrán protagonismo en Alicante. De hecho, dejó fuera de la convocatoria al delantero Robert Lewandowski y al centrocampista ‘Pedri’ González.

Uno de los que se esperaba que fuera titular es Iñaki Peña, el segundo portero, que hasta ahora tan solo ha jugado en el triunfo del Barça por 2-4 ante el Viktoria Pilsen en la última jornada de la fase de grupos de la Liga de Campeones. Pero su presencia aún no está asegurada, ya que tan solo podrá jugar si la RFEF da validez antes del partido a la documentación que el club azulgrana ha enviado para tramitarle la ficha del primer equipo.

Previamente, la RFEF comunicó al Barcelona que Iñaki Peña no podría jugar la Copa del Rey al tener ficha del filial y superar los 23 años (precisamente los que tiene). De momento, el portero ha entrado en la convocatoria.

En cambio, no tendrá ningún problema para jugar el centrocampista Pablo Torre, también con ficha del filial a pesar de estar en dinámica del primer equipo. El de Soto de la Marina tiene en la Copa del Rey la oportunidad de demostrarle a Xavi que merece minutos.

Por otro lado, el duelo ante el Intercity servirá para que el uruguayo Ronald Araujo tenga sus primeros minutos tras superar la lesión en el aductor derecho que le ha tenido más de tres meses de baja. Xavi anunció su titularidad en rueda de prensa.

El de mañana será un día grande para el Intercity, que jugará el partido más bonito de su corta historia ante el Barça en un ambiente de altos vuelos en el estadio José Rico Pérez de Alicante.

El Intercity, primer club deportivo español que cotiza en Bolsa y que apenas cuenta con seis años de existencia en los que ha logrado cuatro ascensos hasta alcanzar la tercera categoría del fútbol español, se plantea esta eliminatoria de Copa del Rey para disfrutar compitiendo y ver hasta dónde pueden llegar ante un rival de primer nivel mundial.

El Rey de Copas quiere pasar página este 2023
La plantilla del FC Barcelona, durante el entrenamiento previo al partido de la Copa del Rey. EFE/Enric Fontcuberta

El premio a su brillante trayectoria ha llegado con un enfrentamiento ante el Barcelona de Xavi Hernández en un coliseo mundialista que reunirá a cerca de 30.000 espectadores en sus gradas. Un ambiente de Primera para un Intercity que pretende saborear de esta forma lo que significa estar en la élite.

Pol Roigé, futbolista catalán del Intercity formado en la cantera del Barça, insistió que la idea del equipo es «competir y disfrutar al mismo tiempo» y a partir de ahí esperar la «oportunidad» de poder dar la sorpresa.

«Será un partido especial por mi pasado en el Barcelona y también por jugar en un estadio como el Rico Pérez lleno, algo que impresiona», añadió.

Y es que Roigè es uno de los ocho futbolistas de la plantilla del Intercity con pasado azulgrana. Los otros exbarcelonistas del equipo que entrena el argentino Gustavo Siviero son el defensa Guillem Jaime, los centrocampistas Frank Angong, Carlos Carmona, Oriol Soldevilla, Xemi Fernández y los delanteros Cristian Herrera y Benja Martínez.

Alineaciones posibles:
Intercity: Gaizka Campos; Guillem Jaime, Álvaro Pérez, Vadik Murria, Cristo; Miguel Marí, Soldevilla, Xemi Fernández; Pol Roigé, Cristian Herrera y Etxaniz.
Barcelona: Iñaki Peña; Bellerín, Araujo, Eric Garcia, Balde; Kessié, Pablo Torre, Frenkie de Jong; Dembélé, Ansu Fati y Ferran.
Árbitro: Valentín Pizarro Gómez (Comité Madrileño).
Estadio: José Rico Pérez.
Horario: 21.00 horas.

El Atlético, contra el fracaso en un Tartiere desafiante

El Atlético, contra el fracaso en un Tartiere desafiante
El entrenador del Atlético de Madrid, Diego Simeone, en la víspera de su encuentro ante el Oviedo correspondiente a la Copa del Rey. EFE/ Sergio Pérez

Sin Stefan Savic ni, probablemente, Joao Félix, fuera de los tres últimos entrenamientos, los dieciseisavos de final de la Copa del Rey contra el Oviedo en el Carlos Tartiere exponen este miércoles a Diego Simeone y al Atlético de Madrid, enfrentados a la presión, a sí mismos y al fracaso que supondría una hipotética eliminación.

Es su oportunidad en la dificultad que ha atravesado este curso. Nítida. Más allá de la ‘norma’ del club de clasificarse entre los cuatro mejores de la tabla en LaLiga Santander para disputar la indispensable Liga de Campeones, aún con la esperanza de apuntarse a última hora a la competencia por la Liga si gana el domingo al Barcelona, la Copa del Rey despierta una ambición desconocida en él desde 2013.

Desde entonces, cuando el gol de Joao Miranda a pase de Koke Resurrección en el Bernabéu impulsó al Atlético a su última Copa, la décima de su historia, y enseñó al mundo el salto que dio después a las órdenes de Simeone, este torneo jamás había sido una prioridad. Siempre lo compitió al máximo, pero siempre con la Liga de Campeones o la Liga como preferencias.

Ahora sí lo es. El club lo proclama, el equipo lo asume y el Oviedo lo comprueba ya este miércoles. Superado el Almazán (0-2), sorteada la visita al Arenteiro (1-3), ahora sube el nivel para el conjunto rojiblanco frente al equipo asturiano; un ‘clásico’ del fútbol español con 86 enfrentamientos, el antepenúltimo de ellos de infame recuerdo para el Atlético.

Porque en el antiguo Carlos Tartiere, el 7 de mayo de 2000, con Luis Aragonés -leyenda para siempre del Atlético- en el banquillo local, con Radomir Antic en el visitante, el equipo madrileño consumó su estrepitoso descenso a Segunda División hace más de 22 años con un 2-2 imborrable. Una catástrofe histórica.

Entrenamiento del Atlético de Madrid para preparar la Copa del Rey
Los futbolistas del Atlético de Madrid (i-d) José María Giménez, Thomas Lemar y Mario Hermoso participan en un entrenamiento del equipo. EFE/ Sergio Pérez

A dos años después, al 5 de mayo de 2002, se remonta el último duelo oficial entre los dos en el Tartiere, hace ya dos décadas, cuando el equipo rojiblanco venció por 2-3, con dos goles de Fernando Correa y uno de Lluis Carreras.

Por aquel entonces ambos militaban en Segunda, pero esa misma temporada el Atleti ascendió de la mano de Luis Aragonés y el Oviedo, a la siguiente, firmó su casi sentencia de muerte, encadenando descensos deportivos y administrativos hasta rozar la desaparición en Tercera, una década después.

Con el cartel de ‘no hay billetes’ por tercera vez en la historia del nuevo Carlos Tartiere (solo lo logró antes en el play-off de ascenso a Segunda ante el Cádiz y frente al Alavés, en el año de su vuelta al fútbol profesional), el Atlético está a años luz de aquel momento, igual que su exigencia, disparada por cómo ha competido entre los mejores desde hace más de una década con Simeone.

Pero su preciado éxito también agranda la presión. Es constante. La eliminación de la Liga de Campeones o estar tan lejos del líder como está ahora, 11 puntos, son un fiasco. Sin ningún matiz. Aún más una eliminación en los dieciseisavos de final de la Copa del Rey en Oviedo, a donde el Atlético enfoca sin Stefan Savic ni Rodrigo de Paul y con la seria duda, baja probable, de Joao Félix.

El Atlético, contra el fracaso en un Tartiere desafiante
El delantero francés del Atlético de Madrid Antoine Griezmann participa en un entrenamiento del equipo. EFE/ Sergio Pérez

Ni el atacante portugués, goleador el jueves contra el Elche (2-0) y en cuatro de sus últimos cinco encuentros con el Atlético, sin ofertas aún para completar su idea de irse en enero, ni el central montenegrino se han entrenado en las tres últimas sesiones con el grupo. Han hecho trabajo específico por sendas molestias. De Paul, mientras, sigue con su puesta a punto de las molestias musculares sufridas en Qatar 2022.

Sin contar a ninguno de los tres, el once de Simeone devolverá a la titularidad a Axel Witsel, como central en la línea de cinco atrás que se completará con Nahuel Molina, José María Giménez, Mario Hermoso y Yannick Carrasco, con la alternativa de Marcos Llorente para el carril derecho.

También se prevé a Koke Resurrección en el centro del campo, al lado de Pablo Barrios, el chico de 19 años que causa sensación en el reinicio del Atlético, y Thomas Lemar. La otra opción es Geoffrey Kondogbia. Antoine Griezmann y Álvaro Morata jugarán en el ataque. Si el francés baja al interior izquierdo, Lemar iría al banquillo y Correa acompañaría al internacional español.

Son las opciones (en ninguna de ellas figuran ni Reinildo Mandava y ni Saúl Ñíguez, más suplentes que nunca, según las pruebas del técnico) que maneja Simeone para la visita al Oviedo, en el que Cervera centra su atención en la visita liguera del sábado al Andorra, pero no va a regalar ni mucho menos una Copa que ha llenado ya las arcas del club con el más de medio millón de euros que ha ingresado el Real Oviedo en taquilla.

El técnico cuenta con las bajas seguras de Javi Mier, Miguelón y Borja Sánchez -este último lesionado en la vuelta al trabajo-, y no va a arriesgar con jugadores recién recuperados como Montoro, Sangalli o David Costas, a los que reservará para el sábado ante el Andorra.

El técnico carbayón va a seguir apostando por los menos habituales, salvo algún cambio puntual, y no tratará de quitar el balón a los del Cholo, a los que sí que va intentar «buscarles problemas allí donde los tienen» con el objetivo de marcar primero y discutirle el pase a la siguiente ronda al conjunto madrileño.

Alineaciones probables:
Real Oviedo: Tomeu Nadal; Lucas, Tarín, Dani Calvo, Bretones; Viti, Mangel, Jimmy o Luismi, Marcelo Flores; Koba y Obeng.
Atlético de Madrid: Oblak; Molina, Giménez, Witsel, Hermoso, Carrasco; Barrios, Koke, Lemar; Griezmann y Morata.
Árbitro: Muñiz Ruiz (C. Gallego).
Estadio: Carlos Tartiere.
Hora: 20:00.

Además de Barcelona y Atlético, se juegan en esta jornada los partidos Linares-Sevilla, UD Logroñés-Real Sociedad, Pontevedra-Mallorca y Alavés-Real Valladolid.