Dragic: «Doncic es mal perdedor, sólo quiere ganar y está cerca del MVP»

Por Nacho García |

Miami (EE.UU.) (EFE).- El esloveno Goran Dragic afronta su decimoquinta temporada en la NBA como un veterano con hambre de ganar y, para hacerlo, eligió el ambicioso proyecto de los Chicago Bulls. Mientras, celebra en una entrevista con EFE la carrera de su amigo Luka Doncic, al que definió como «un mal perdedor» que «mejora a diario» y que «no tiene límites».

Es uno de sus mejores amigos en la NBA y conoce perfectamente a Doncic y Dragic no duda de que esta temporada su compatriota tiene muchas opciones de ganar el MVP.

«Si nos guiamos por los números él va a estar ahí y va a pelearlo. Yo todavía no entiendo cómo eligen el galardón, si necesitas tener un buen balance de victorias, si pesan sólo las estadísticas… él va a estar en esa pelea», afirmó.

Su presente en la NBA

Pregunta: Tiene 36 años, firma un año con Chicago Bulls. ¿Cuál es su rol dentro del equipo y por dónde pasan sus objetivos?

Respuesta: «Es fácil, todavía tengo ganas de jugar, tengo 36 y no seré el más joven nunca más, pero siento que puedo jugar, y ofrecer mucho. He encontrado una mezcla ideal de jugadores, amigos y una gran institución. Estoy feliz de estar con los Bulls. Veremos cómo va la temporada, tenemos expectativas muy altas».

P: ¿Están capacitados para ganar un anillo?

R: «Sí, seguí la temporada de Chicago el año pasado y ellos hicieron una fase regular tremenda, desafortunadamente tuvieron muchas lesiones en los Playoffs. El objetivo de este año es estar en la misma página y dar uno o dos pasos más adelante. Aspiramos a ganarlo todo, nunca sabes, todo es posible. Tenemos un grupo maravilloso, buen ambiente y tenemos que trabajar para convertirnos en un equipo y divertirnos. Siento que muchos jugadores en esta liga se han olvidado de divertirse jugando. A estas alturas de mi carrera quiero ganar, pero también me lo quiero pasar bien».

Los jugadores de los Bulls de Chicago Nikola Vucevic (d) y DeMar DeRozan (i), en una fotografía de archivo. EFE/Erik S. Lesser

P: Esos jugadores que ha encontrado, ya les conocía de jugar contra ellos. ¿Alguno le ha sorprendido o impresionado conocerle de cerca?

R: «Siendo honesto diría que todos. Con DeMar DeRozan hemos tenido muchas batallas uno contra otro cuando jugaba en Miami. Es bonito ver a todos estos tipos y que estemos ahora en del mismo lado, que luchemos juntos. Mi gran amigo Nikola Vucevic, que fue uno de los grandes motivos por los que vine a Chicago, siempre quise jugar con él, lo hablamos durante años y finalmente lo hemos conseguido”.

P: Llega desde un equipo también candidato a todo como Brooklyn. La sensación es que en ese vestuario no había la buena química que vive en Chicago.

R: «No, cuando estuve en Brooklyn tuve una buena experiencia. Con muchos grandes jugadores como Kyrie Irving, Kevin Durant… pero tienes que valorar que es un enfoque distinto, cuando tienes aspiraciones tan altas y necesitas ganar, pero no tienes éxito, todo el mundo se siente fatal. El ambiente es diferente, te afecta mucho interiormente cuando pierdes. En Chicago es todo nuevo y más fácil para mí porque pude hacer toda la pretemporada desde el primer día y así puedo conocer a los jugadores, estar con ellos y tener una buena adaptación».

Lo que ve en Doncic

P: ¿Cree que ha llegado el momento para que Doncic sea MVP e incluso gane un anillo con los Mavs?

R: «Sí, si miras los números, él va a estar ahí para ser MVP. Pero siempre es difícil saber si lo conseguirá porque yo todavía no entiendo cómo eligen el MVP. Si necesitas tener un buen balance de victorias con tu equipo, si pesan sólo las estadísticas… Por eso, si nos guiamos por los números él va a estar ahí y va a pelear por ese galardón. Cada día demuestra todo lo que mejora, no tiene límites. Es un talento increíble y yo disfruto mucho viéndole jugar».

P: ¿Qué habría sucedido si hubiera elegido jugar con España en lugar de Eslovenia?

R: «Es una gran pregunta, con Eslovenia ya he ganado una medalla de oro. Pero no sé, con España probablemente ganaría más medallas, porque siempre está en la pelea por los tres primeros. Siempre hay buenos jugadores, pero al final es esloveno, se siente esloveno e hizo la elección correcta».

El jugador esloveno de baloncesto Luka Doncic, en una fotografía de archivo. EFE/Etienne Laurent

P: ¿Cuándo habla con Luka fuera de la cancha, él comenta si le ilusiona ganar un MVP o no toca mucho ese tema?

R: «No, nunca. Lo que es una locura es que siempre está hablando de ganar, sólo quiere ganar. Es muy mal perdedor. Da igual si es a las cartas, al billar, a los dardos… sólo quiere ganar. Es algo que es muy raro y que le motiva para ser el mejor».

La integración de los extranjeros

P: ¿Cree que ya se puede hablar de un equilibrio entre jugadores locales y extranjeros que dominan en la NBA?

R: «Sí, sin duda. Con los años la NBA ha cambiado mucho. Quizás en el pasado esos jugadores internacionales tuvieron que tener mucha exposición o recibir muchas oportunidades para llegar. Los primeros como Petrovic, Divac o Schrempf dieron paso a los que llegaron después. Abrieron la puerta a todas estas generaciones posteriores, abrieron los ojos a los equipos y les hicieron ver que no sólo había talento en Estados Unidos. Ahora impresiona la cantidad de jugadores internacionales que están entre los mejores: Doncic, Antetokounmpo, Jokic, Embiid… Es bonito. Si eres bueno, puedes jugar aquí».

P: Quizás el formato del All Star Game deba cambiar a un Estados Unidos contra el resto del mundo…

R: «Sería interesante y muy competitivo. Quizás es el momento de hacerlo. Deben pensarlo, por el potencial a nivel de marketing y negocio».

Los jugadores eslovenos de baloncesto Luka Doncic (i) y Goran Dragic (d), en una fotografía de archivo de 2017. EFE/Tolga Bozoglu

P: ¿Se ve como entrenador en un futuro?

R: «Todo el mundo me dice lo mismo, yo no me veo como entrenador. Nunca diré que no va a pasar, pero probablemente cuando acabe mi carrera voy a querer tomarme un tiempo para disfrutar de mi familia. Cuando ese momento llegue estoy convencido de que buscaré nuevos retos en mi vida”.

Edición web: Juan David Mosos