El Betis, «satisfecho» en lo deportivo e «incómodo» en lo económico

Sevilla, 6 sep (EFE).- El presidente del Betis, Ángel Haro, ha manifestado este martes que el club está «satisfecho» en lo deportivo tras el cierre de un mercado difícil para las arcas verdiblancas e «incómodo» por no haber podido lograr la plusvalías de 30 millones de euros que hubieran permitido aliviar el estado financiero de la entidad.

Haro ha comparecido en rueda de prensa y afirmado que la entidad verdiblanca está «incómodamente satisfecha» por haber logrado mantener «una plantilla y un cuerpo técnico para lograr los objetivos marcados», aunque consciente de que van a tener que adoptar «medidas para restablecer la situación económica y patrimonial del club».

El Betis ha cerrado un mercado en el que ha tenido que esperar a última hora para inscribir a jugadores como el chileno Claudio Bravo, el brasileño William José da Silva, sus compatriotas y últimos fichajes de la entidad, Luiz Felipe Ramos y Luiz Henrique, el mexicano Andrés Guardado y el capitán Joaquín Sánchez, además del lesionado de larga duración Víctor Camarasa.

Estas dificultades las ha salvado el Betis, según explicó su presidente, mediante una aportación económica de más de seis millones de euros por parte de miembros del consejo de administración para evitar las llamadas «palancas» que hubieran supuesto, en opinión de Haro, hipotecar a la entidad a medio y largo plazo.

«Es muy común que en estos mercados se hagan fichajes y caras nuevas, pero apostamos por no tocar lo que funciona y apostar por la continuidad», aseveró el presidente bético, quien dijo que la «otra gran idea» de este mercado ha sido «la anticipación» para una inversión de unos veinte millones de euros.

Con un límite establecido por LaLiga de unos 85 millones de euros, Ángel Haro apuntó que, «como consecuencia de estos dos años de ausencia de traspasos y las pérdidas», la patronal «ajusta el límite de plantilla inscribible» y es ahí «donde surge la complicación para inscribir a estos seis jugadores».

Por ello, desveló que decidieron «no hipotecar al club» y adoptar «una medida que tiene un carácter transitorio, con el compromiso del club de restablecer la situación previa» frente a otras extraordinarias como la venta de jugadores, siempre que se ajusten a su valor, las palancas y «estudiar posibles ampliaciones de capital».

Sobre el dinero aportado por los miembros del consejo, señaló que la forma de recuperarlo «es que el Betis cumpla con los objetivos» con dos situaciones que encarrilar, «el límite económico y el equilibrio de tesorería»; y respecto a la ampliación de capital, indicó que si se hace una «será de forma que el accionista minoritario no tenga que diluirse».

«Si esa es la vía que decidimos todos los béticos, lo analizaremos en la Junta de Accionistas. El consejo tiene que llevar un abanico de posibilidades y que los béticos decidan», aseveró el mandatario verdiblanco.