El Clásico se narrará en hindi, bengalí y malabar

Hugo Barcia |

Nueva Delhi (EFE).- El liderato está en juego. Karim Benzema frente a Robert Lewandowski. Y el gran desafío: ser los protagonistas del primer gol que se narre en un Clásico entre el Real Madrid y el Barcelona en hindi, el tercer idioma más hablado en el mundo. 530 millones, sólo en la India.

Un debut del hindi en un Clásico que LaLiga ansiaba cuando cerró el año pasado un acuerdo con la empresa india Viacom18 para la transmisión de la competición en el país asiático.

Y es que, en esta nación de 1.400 millones de habitantes, la rivalidad entre el Real Madrid y el Barcelona también se vive con fuerza, cautivando frente a las pantallas a miles de personas que hasta este año veían el partido con la narración de fondo en inglés, única lengua en que se emitían los encuentros.

Ajena para cientos de millones de ciudadanos de la India, LaLiga decidió aprovechar el primer Clásico de esta temporada para ampliar sus fronteras y emitir el partido en otros tres idiomas oficiales del país asiático en un movimiento dirigido a catapultar las audiencias.

Estos son el hindi -idioma nativo de más de 230 millones de indios y hablado por 530 millones en el país-, el bengalí, con 66 millones de hablantes nativos, y el malabar, con 30 millones de nativos.

Buques insignia

A través del Clásico, «el producto más top en cuanto a espectáculo», LaLiga quiere acercar el fútbol de España al aficionado indio, y para ello organiza en Bombay un visionado del partido al que asistirán 3.000 personas y está realizando concursos por Internet entre aficionados, dijo a EFE el representante de LaLiga en la India, José Antonio Cachaza.

«Es el momento de hacer ruido», afirmó Cachaza, quien explicó que el conocimiento de la liga española en la India no suele ir más allá de lo que rodea al Real Madrid y al Barcelona.

Por ello, continuó, apenas tardaron 24 horas en completar el cupo de 3.000 inscripciones para el visionado, al que asistirá como estrella invitada el exfutbolista neerlandés Patrick Kluivert, aunque Cachaza mantiene que la cifra de asistentes podría haber sido del doble si no fuera por la falta de espacio.

Entre los presentes, eso sí, augura que el apoyo de los aficionados se decantará mínimamente por el Barcelona, principalmente por la influencia que tuvo la figura de Leo Messi años atrás, pese a que el Real Madrid supera al Barça en el número de peñas oficiales en la India: diez blancas frente a dos azulgranas.

Otro evento similar pero «más pequeño» organizará en la occidental Goa el canal que retransmite en inglés el Clásico por televisión, MTV, y que incluirá un torneo de fútbol entre los asistentes.

Nuevos patrocinios

Mediante este enfrentamiento entre los dos buques insignia de la competición, LaLiga tiene un objetivo claro: promover la afición en la India por el resto de equipos que también forman parte del campeonato.

«Sería un error centrarnos en el Clásico y no hacer nada el resto del año. Nuestro trabajo es ese, hacer ruido constantemente, estar en contacto con el aficionado, hacer actividades más pequeñas para los patrocinadores, estar en contacto con la televisión para ayudarla y hacer crecer la audiencia», dijo Cachaza.

Fruto de ese ruido, el representante de LaLiga aseguró que las audiencias del resto de equipos han aumentado recientemente, lo suficiente para compensar una ligera caída de las mismas de Real Madrid y Barcelona, y a llegar a acuerdos con tres nuevos patrocinadores en la India.

Un apoyo clave en un país donde el críquet abarca aproximadamente el 85 % de los ingresos generados por todos los deportes, obligando al resto a pelear por lo poco que queda del pastel.

«El fútbol no va a seguir siendo toda la vida un deporte de nichos, va a seguir creciendo en la India pero es un trabajo a largo plazo», sentenció Cachaza.

La primera piedra para ello ya está puesta, y es que ahora LaLiga trabaja por que las retransmisiones en hindi, bengalí y malabar se extiendan a otros partidos, impulsando la presencia de la competición española en la India.

Edición web: Rocío Casas