El expresidente Fernando Lugo es trasladado a Argentina para su rehabilitación

Asunción, 7 sep (EFE).- El expresidente y senador de izquierda paraguayo Fernando Lugo fue trasladado este miércoles a Buenos Aires, donde comenzará su proceso de rehabilitación tras el accidente cerebrovascular que sufrió el pasado 10 de agosto y por el que permanecía hospitalizado desde entonces en una clínica de Asunción, anunciaron fuentes médicas y políticas.

Una ambulancia traslada al expresidente Fernando Lugo hasta un hangar privado, hoy, en las inmediaciones del Aeropuerto Internacional Silvio Pettirossi, en la ciudad de Luque (Paraguay). EFE/ Nathalia Aguilar
Una ambulancia traslada al expresidente Fernando Lugo hasta un hangar privado, hoy, en las inmediaciones del Aeropuerto Internacional Silvio Pettirossi, en la ciudad de Luque (Paraguay). EFE/ Nathalia Aguilar

» data-image-caption=»» data-medium-file=»https://efe.com/wp-content/uploads/2022/09/rss-efe203541694b951b85a4c4ebc485e27240601067c7w-300×200.jpg» data-large-file=»https://efe.com/wp-content/uploads/2022/09/rss-efe203541694b951b85a4c4ebc485e27240601067c7w-1024×683.jpg»>

La alianza de izquierdas Frente Guasu, que lidera el exmandatario (2008-2012), informó en sus redes sociales que Lugo «se encuentra ya rumbo a Buenos Aires para su tratamiento terapéutico de recuperación».

El político, de 71 años, partió desde el aeropuerto internacional Silvio Pettirossi, que sirve a Asunción, con destino a la capital de Argentina en un avión ambulancia.

Horas antes de la salida, el médico de cabecera y también legislador, Jorge Querey, confirmó a medios locales que el dirigente de izquierda emprenderá la fase de rehabilitación en la clínica Fleni.

En una entrevista con la radio ABC Cardinal, indicó que la aeronave ambulancia fue enviada por el Gobierno argentino y pertenece «a los servicios de emergencia» de ese país.

Querey, quien ha estado al frente del equipo de especialistas y se ha convertido en el encargado de informar sobre la evolución de la salud del exgobernante, destacó que en estas últimas 72 horas «ha mostrado signos muy positivos».

«Ha comenzado a interactuar con su entorno, con sus hijos», explicó el médico, quien iba junto a un colega en la avioneta para acompañar al líder político durante su traslado y posterior instalación.

Confirmó que el senador «no habla todavía» debido a una traqueostomía que le fue practicada semanas atrás, pero indicó que «se ha comunicado básicamente con gestos, con señales con sus hijos».

«Lo cual —consideró Querey— es un paso gigantesco en su proceso de recuperación».

Lugo fue internado el pasado 10 de agosto, después de que sufriera una convulsión en la sede del Congreso, desde donde fue trasladado a un servicio de urgencias y de allí al Sanatorio Migone de la capital paraguaya.

Los médicos informaron que el expresidente había sufrido un accidente cerebrovascular asociado a la hemorragia de una malformación arteriovenosa, por lo cual requirió de una intervención quirúrgica y de otros procedimientos.

Con su triunfo electoral en 2008, Lugo, quien fue obispo católico, puso fin a 61 años de hegemonía del Partido Colorado.

No pudo completar su periodo de Gobierno, debido a un polémico juicio parlamentario que lo desalojó del poder en junio de 2012.