Fernando Santos, el «ingeniero de la Eurocopa» de Portugal

Miguel Conceição |

Lisboa (EFE).- Llevó a Portugal a ganar su primer gran trofeo pero, ocho años después, Fernando Santos, el «ingeniero de la Eurocopa» deja la selección tras un Mundial convulso y sin haber conseguido repetir la gloria de 2016.

Santos, de 68 años e ingeniero de formación, llega al final de su etapa en el banquillo de las «quinas» después de un periodo de desencuentros con Cristiano Ronaldo y sucesivos resultados decepcionantes.

Pese a sus logros, la opinión sobre su gestión nunca fue unánime. Su estilo de juego conservador y defensivo fue constantemente criticado, incluso en la Eurocopa 2016.

Sin embargo, es una figura indiscutible en la historia deportiva de Portugal: es el seleccionador más laureado -además de la Eurocopa consiguió la Liga de Naciones en 2019-, con récord de tiempo en el cargo -ocho años-, partidos (109) y victorias (68).

Fernando Santos, el "ingeniero de la Eurocopa" de Portugal
Fernando Santos. EFE/ Juan Ignacio Roncoroni


La profecía de Fernando Santos

Llegó a las «quinas» en 2014 y logró clasificarse para el Europeo de Francia 2016. El equipo se estrenó con dos empates consecutivos, pero el entrenador siguió creyendo y lanzó una profecía: «Ya he avisado a mi familia de que no iré a Portugal hasta el 11 de julio. Voy a estar aquí mucho tiempo…», dijo entonces.

El tercer puesto del grupo le bastó para enfrentarse a Croacia en octavos. Una victoria por 1-0 les aseguró el pase, pero su fútbol fue tachado de «aburrido».

«No me pareció aburrido. Fue aburrido para los croatas, que se fueron a casa», contestó.

La hazaña llegó en la final contra Francia. Portugal se alzó con la Copa tras un partido en el que estuvo contra las cuerdas, con Cristiano lesionado y gracias a un gol del suplente Éder en la prórroga.

Como había prometido, Santos volvió a casa tras el Europeo con la copa en la mano.

Fernando Santos, el "ingeniero de la Eurocopa" de Portugal
Fernando Santos, en una rueda de prensa. EFE/EPA/Ali Haider


Fin del ciclo

Después llegó la clasificación para el Mundial de Rusia 2018, pero Portugal cayó en octavos frente a Uruguay, aunque Santos volvió a dar una alegría al ganar la edición inaugural de la Liga de Naciones en 2019.

Mientras, las debilidades del equipo se hicieron cada vez más evidentes y en la Eurocopa 2020 Portugal cayó en octavos, la peor actuación de su historia en una Eurocopa.

Las «quinas» vivieron también problemas para llegar a Qatar y tuvieron que ir a eliminatorias. En caso de fracaso, Santos admitió que dejaría su puesto.

En Doha tuvo la difícil tarea de dirigir a un equipo marcado por la polémica en torno a su estrella, Cristiano Ronaldo.

Los problemas aumentaron cuando el crack mostró su descontento por su sustitución en la fase de grupos. Santos le retiró la titularidad y, en cuartos, perdiendo frente a Marruecos, le mantuvo en el banquillo hasta bien entrada la segunda parte.

La derrota envió a casa a la selección, marcó el fin de la era «Cristiano» y precipitó la caída de Santos

El «ingeniero del penta»

Santos (Lisboa, 1954) compaginó sus estudios de ingeniería con una carrera como central en el Estoril Praia entre 1973 y 1987, período interrumpido por un año en el Marítimo.

En Estoril se estrenó como entrenador, antes de trasladarse al Estrela da Amadora, donde recibió la llamada de un grande, el Oporto.

En su primera temporada con los «dragones», 1998/1999, consiguió cinco campeonatos consecutivo, una hazaña sin precedentes en Portugal que le valió el apodo del «ingeniero del penta».

Después alternó Grecia con Portugal, pasando por los grandes equipos helenos (AEK, Panathinaikos y PAOK) y portugueses (Sporting de Portugal y Benfica).

Fue precisamente en los «leones» del Sporting donde conoció a Cristiano. Tiempo después, fue su entrenador en el partido del Sporting y el Manchester United en el que el astro maravilló a Alex Ferguson, que le fichó de inmediato.

Fernando Santos tomó las riendas de la selección griega en 2011, y la llevó a cuartos en la Eurocopa 2012 y a octavos en el Mundial de Brasil 2014.

Recientemente ha sido noticia también por problemas con la Hacienda portuguesa relacionados con su sueldo como seleccionador