Jiménez: Luis Enrique sienta bases para que selección tenga recorrido amplio

Gijón (EFE).- El exinternacional español Manolo Jiménez, brillante central durante la época gloriosa del Real Sporting de Gijón, equipo en el que sólo Joaquín Alonso supera su número de partidos jugados (de ellos 420 en Primera división) -y con el que logró un subcampeonato de Liga y dos de Copa del Rey- fue uno de los integrantes la selección española que disputó el Mundial de España’82.

En una entrevista con EFE en Gijón, el gallego Jiménez, que disputó seis veces competiciones europeas con el Sporting, comenta cuáles son sus favoritas en el Mundial de Qatar, que arranca dentro de dos semanas; cómo ve a la selección española y cuál es su opinión acerca del técnico de la Roja, Luis Enrique Martínez, con el que coincidió en el equipo de la capital de la Costa Verde en su etapa de jugador.

Pregunta: ¿Qué posibilidades le concede a la selección española en este próximo Mundial de Qatar?

Respuesta: Hoy en día, la selección española nos está dejando muy buenas sensaciones a todos y creo que tiene todas las posibilidades de estar en el grupo de las favoritas.

P: En la fase de grupos, España se mide a Costa Rica, Alemania y Japón. ¿Qué le parece este grupo?

R: Creo que, salvo Alemania, que es otra de las grandes candidatas a ganar el Mundial, las otras dos, en teoría, no deberían crearnos demasiados problemas con miras a pasar a la siguiente ronda del torneo.

P: Luis Enrique no deja frío a nadie, aunque los resultados avalan de sobra su trayectoria como seleccionador español. ¿Qué opinión le merece Luis Enrique?

R: Aparte de los resultados, está claro que Luis Enrique renovó el equipo. Hay gente con muchísima calidad, muy joven; y yo creo que está sentando las bases para que esta selección tenga un recorrido muy amplio.

P: ¿Cuáles son sus candidatas? ¿Ve favoritas a las de siempre?

R: Hombre, en todos los Mundiales hay alguna sorpresa, pero creo que al final las semifinalistas o así, son las que están en la mente de todos: Alemania, Francia, España, Argentina, Brasil … digamos que dentro de este elenco, normalmente tendría que salir la campeona del Mundo.

P: Éste será un Mundial diferente, por la sede y por las fechas en las que se disputa, que partirán en dos los campeonatos locales. ¿En qué medida cree que esto puede afectar, tanto al Mundial en sí como a la Liga española?

R: Es algo inédito. Todos los años el Mundial se jugaba en verano, cuando se acababa la competición; y este año se va a jugar en medio de la misma. No sé qué ventajas o qué desventajas tendrá, porque cuando se jugaba al final de la temporada los jugadores llegaban muy cansados, con muchos partidos jugados.

Y ahora, a mitad o a principios de temporada, como llegamos este año, los jugadores pueden llegar mejor. El problema va a ser un poco la preparación y el parón que va a haber durante todo este tiempo en las Ligas para volver a empezar otra vez.

P: Usted fue un grandísimo central. España ha pasado de una época en la que la pareja de centrales, Puyol-Piqué o Piqué-Sergio Ramos, parecía indiscutible, a otra en la que parece no estar del todo claro quiénes son fijos en el centro de la defensa. ¿Usted con qué centrales jugaría, si tuviera que elegir?

R: Eso es quizá como todo. Antes también teníamos un centro del campo muy definido. Y una delantera.

Teníamos una selección que nos hizo campeones, del Mundo y de Europa, durante unos cuantos años en los que teníamos un equipo muy definido. Ahora ese equipo ya no está y ahora hay bastante más movilidad, de todo tipo. Y en el tema de centrales, también.

Los que jugaban hace unos años, que eran fijos, ya no están. Pero creo que hay suficiente calidad y nivel en los que juegan ahora para que el equipo no se resienta.

P: Usted integró la selección que jugó el Mundial de España’82. ¿Qué recuerda de ese torneo, cuarenta años después?

R: Son recuerdos un poco especiales. Estar en el grupo de elegidos, de aquella 22, para jugar un Mundial es una gran alegría, una gran satisfacción y un gran honor.

Los únicos ‘peros’ fueron el papel que hicimos, que no se correspondió a lo esperado, sobre todo porque jugábamos en España. Y la espinita clavada de no haber debutado en ese gran evento.

P: Ir a un Mundial, pero no jugar, tiene que ser una sensación bastante agridulce, ¿no?

R: Sí, sí. Al final, desde la distancia ves que es algo muy difícil y muy importante, estar entre el grupo de los 22 elegidos pero, por otro lado, esperaba mucho más de la selección, al ser el Mundial en España. La verdad es que no dimos la talla. Y luego, como te decía, ser el único jugador de campo que no debutó… también te queda un poco de mal sabor de boca.

P: ¿Tiene alguna cuenta pendiente con el que era el seleccionador, José Emilio Santamaría?

R: No. Después de tantos años ya no. Pero también es verdad que en el último partido (contra Inglaterra), en el que ya estábamos eliminados y en el que no nos jugábamos nada, quedábamos tres jugadores de campo sin debutar, que eramos Peio Uralde, Antonio Maceda y yo.

Ellos jugaron… Antonio jugó los últimos minutos, por la lesión de Tendillo. Y el único que quedé sin jugar fui yo. Al ser un partido intrascendente pues te dolía un poco. Eso sí que es verdad.

P: Usted era indiscutible en la defensa del mejor Sporting de la historia. Un equipo legendario al que le faltó la guinda de haber conseguido un título, cuando para no pocos eran el mejor equipo de España.

R: Ya. Eso suena muy bien, todas esas palabras. Pero nos faltó un título. Lo tuvimos muy cerca. Quedamos subcampeones de Liga una vez, aparte de conseguir entrar varias veces en lo que ahora sería la ‘Champions’, porque acabamos varias veces entre los mejores cuatro, pero de aquella jugabas la (Copa de la) UEFA. Y tuvimos dos finales seguidas de Copa, en las que no tuvimos la suerte que se necesitaba en esos momentos para obtener un título.

Fue muy bonito, pero nos falto conseguir algo grande.

Adrián R. Huber