La gallega Nancy Riego combate en el Reto Pelayo su «terror al cáncer»

Wadi Rum (Jordania), 31 oct (EFE).- La gallega Nancy Riego (Foz, Lugo, 48 años), madre de tres hijos, es una de las cuatro «guerreras» del Reto Pelayo Vida Jordania 2022 supervivientes del cáncer de mama que tratan de mandar un mensaje de esperanza a todas las mujeres para que luchen contra la enfermedad.

La gallega Nancy Riego (Foz, Lugo, 48 años), madre de tres hijos, es una de las cuatro "guerreras" del Reto Pelayo Vida Jordania 2022 supervivientes del cáncer de mama que tratan de mandar un mensaje de esperanza a todas las mujeres para que luchen contra la enfermedad. EFE/ Carlos De Torres

La lucense también lucha contra el agotamiento físico en cada etapa del Reto y contra su propia mente. La sombra del cáncer le persigue desde hace 20 años. Dos hermanas suyas fallecieron por esta causa que todos los años afecta en España a 35.000 mujeres. Admite que más que miedo, siente «terror» a una recaída.

«Somos 4 hermanas en la familia y dos fallecieron por lo mismo, el cáncer de mama, una en 2002 y la otra en 2012. Desde que te llega el diagnóstico la carga psicológica es tremenda porque ves que la enfermedad no se termina. Me hicieron pruebas genéticas y vieron que había una alteración genética para la predisposición a desarrollar el cáncer», rememora Nancy la víspera del ascenso a la cumbre el Jebel Rum, montaña en Wadi Rum a 1.700 metros de altitud.

Aunque las pruebas del Reto son exigentes, más que la preocupación física, lo que le preocupa a Nancy es el aspecto mental, ya que manifiesta la sensación de que el cáncer se puede volver a desarrollar o que algo puede ir mal.

«Más que miedo, lo que siento es terror, una sensación terrorífica de pensar que por qué a mis hermanas les fue mal y a mi me tiene que ir bien,,, o al revés. Analizo la evolución de mis hermanas y sé cuando estuvieron mal, bien ….. lo viví todo y eso supone una carga mental tremenda». subraya.

Ese terror también atenaza a Nancy porque tiene tres hijos, 2 chicas, y la mayor ha manifestado en las pruebas clínicas una alteración genética que puede derivar en la misma enfermedad que su madre y sus tías. «Un miedo terrorífico por ti y los tuyos», afirma.

Nancy Riego, arquitecta técnica de profesión, acudió a las pruebas de selección del Reto Pelayo con el objetivo de ponerse a prueba tanto en el aspecto físico como mental. Junto a Olga, Miriam y Ester tratará de rubricar el éxito del desafío el próximo fin de semana con las pruebas de buceo en el Mar Muerto.

«Me apunté para buscar un desafío que ocupara mi mente y que fuera al mismo tiempo un apoyo por la vía del deporte. Esto me ayuda a que mi mente esté en calma, me permite tener los miedos controlados , mis emociones, mis angustias….», comenta Nancy.

Sin duda, la para gallega lo mejor del Reto es la convivencia con las compañeras y el grupo en general y el sentir que se va superando etapa tras etapa, aunque admite algún momento de «bajón».

«A veces tengo fogonazos de desánimo al acordarme de mis hijos, de la familia, pero al final lo gestiono y lo llevo bien».

Además, el Reto está aportando un mensaje vital a Nancy, pues la forma de vida de los beduinos jordanos no pasan inadvertidas ante el grupo de 4 mujeres.

«Jordania es impresionante, con unos paisajes impresionantes, pero lo que más me llama la atención es la gente. Veo que viven tranquilos, sosegados, no veo aquí que la gente viva alterada, con prisa, como en la vorágine nuestra. Ves a los beduinos que hacen todo a su tiempo, sin prisa, te das cuenta que no hace falta correr para hacer las cosas, que con calma haces lo mismo, o mejor», observa.

Nancy Riego tiene su propia y original fórmula de gestionar los momentos de agonía en las diferentes pruebas que se desarrollan desde el pasado día 24.

«Cuando llega el agotamiento y mentalmente me veo floja empiezo a contar en sentido inverso al normal, del 100 al 0. Es mi manera de seguir concentrada. Cuando me doy cuenta ya he llegada a la cima, o a la meta».

Carlos de Torres