Layhoon, cien días en la presidencia del Valencia CF sin apenas cambios

Alfonso Gil | València (EFE).- Layhoon Chan, presidenta del Valencia, cumple este jueves cien días en la presidencia del club de Mestalla, un periodo en el que apenas se han notado cambios en la dinámica de la entidad, ninguno en asuntos sustanciales para su futuro, en especial el de la reanudación de las obras del nuevo estadio.

La principal diferencia respecto a etapa anterior, que duró cinco con Anil Murthy en el cargo de presidente, ha estado en la formas, ya que mientras que las actuaciones del mandatario anterior provocaban permanentes situaciones de crispación, la nueva dirigente se ha mostrado educada y tratado de estar alejada de la polémica, sin “meterse en charcos”, aunque poco han cambiado las directrices que sigue el club.

En 2014, Layhoon ya llevaba tiempo como trabajadora a las órdenes de Peter Lim, empresario de Singapur que aquel año se convirtió en el máximo accionista de la entidad y que le nombró presidenta dos meses después de su aterrizaje en el Valencia.

En 2017 abandonó el cargo que poco después asumió Murthy y el 17 de agosto de este año regresó a la presidencia unas semanas después de la destitución de Murthy, bajo cuyo mandato la relación de la entidad con el valencianismo y las autoridades autonómicas y locales se había deteriorado a pasos agigantados.

Mas discreta que su antecesor

Layhoon Chan es una persona mucho más discreta que su antecesor, cuando se ha manifestado lo ha hecho con claridad, pero sin perder la compostura, aunque de su mano, el club no ha dado muestras de cambio respecto a su hoja de ruta.

Uno de los grandes asuntos que rodea al Valencia desde hace tiempo es el de la reanudación de las obras de Mestalla, proyecto que en los últimos tiempos ha estado marcado por las discrepancias del club con la Generalitat y el Ayuntamiento de la ciudad respecto al modelo del nuevo campo.

Layhoon ha mostrado su decepción por la falta de entendimiento con las autoridades locales, pero la gran pregunta de cuándo y en qué condiciones concretas se reanudarán las obras paradas en 2009 y, en consecuencia, cuando estará disponible el nuevo campo para la práctica del fútbol parece estar lejos de ser contestada.

A todo ello se añade la cuestión del futuro del viejo Mestalla, sobre la que apenas hay noticias, asunto al que se añade el de la posibilidad de que el nuevo campo todavía no finalizado pudiera entrar en el proyecto para acoger el Mundial de 2030.

El equipo, a nivel similar de las últimas temporadas

A nivel deportivo, en estos cien días el concepto de equipo no se ha mostrado muy diferente al de las últimas temporadas. Se mantiene como un conjunto de mitad de la tabla, que lleva mucho más tiempo del deseado sin competir en Europa (su último partido continental se remonta a marzo de 2020) y solo el estilo de juego de su técnico, Gennaro Gatusso, motiva a la afición.

Una año más, la decepción de las salidas de jugadores del equipo, en especial la de Carlos Soler, ha superado el entusiasmo por las llegadas, salvo en el caso de Edinson Cavani, quien, sin embargo, está a la espera de confirmar su adaptación definitiva al equipo.

La renovación de los contratos de José Luis Gayà y Hugo Guillamón han sido la mejor noticia para el valencianismo desde el regreso de Layhoon, pero la filosofía de trabajar con un equipo joven y plagado de cedidos no consigue que las expectativas sean excesivas a pesar de la vitalidad del entrenador.

Un par de visitas a Singapur del actual “staff” del Valencia no ha servido más que para maquillar la realidad del alejamiento que se mantiene entre la propiedad y el valencianismo.

En este escenario, se mantiene la actividad de distintos grupos de seguidores del Valencia que trabajan para que el futuro de la entidad no esté en manos de Lim. Poco ha cambiado, pues, el club con el regreso de Layhoon.