Madrid empezó el viernes a dividir en cinco dosis la vacuna de viruela símica

Madrid, 22 ago (EFE).- La Comunidad de Madrid comenzó el pasado viernes a dividir los viales de la vacuna contra la viruela del mono en cinco dosis, puesto que había una autorización por parte de la Agencia Europea del Medicamento (EMA) y también por parte de la ponencia de vacunas.

El consejero madrileño de Sanidad, Enrique Ruiz Escudero, lo ha indicado a los medios de comunicación durante una visita al Centro de Transfusión regional, donde ha hecho un llamamiento a la población a donar sangre para cubrir las necesidades sanitarias en el último tramo del verano.

Sin embargo, la Comisión de Salud Pública estudia este lunes si se comienza a administrar por vía intradérmica la vacuna de la viruela del mono, una estrategia avalada por la Agencia Europea del Medicamento (EMA) y que permitirá multiplicar por cinco la dosis actual.

«Comenzamos a dividir los viales en cinco dosis desde el viernes, puesto que había una autorización por parte de la Agencia Europea del Medicamento y también por parte de la ponencia de vacunas», ha afirmado Ruiz Escudero, quien ha precisado que ya no se administra la vacuna por vía subcutánea, sino que se realiza por vía intradérmica.

Esto permite que de cada doscientos viales, se puedan «optimizar» casi 800 dosis, lo que posibilitará aumentar el número de personas vacunadas y ampliar las agendas, ha señalado.

Se han dado las instrucciones sanitarias tanto al personal del centro, situado en la calle General Oráa como del Hospital Enfermera Isabel Zendal, para que puedan administrar estas dosis.

Ruiz Escudero ha expuesto que «la escasez de vacunas» ha sido un problema desde el comienzo de este problema sanitario, al tiempo que ha apuntado que la alerta sanitaria se detectó el 14 de mayo y ya el 17 de mayo la Comunidad de Madrid estaba pidiendo al Ministerio de Sanidad esas vacunas, puesto que «sabíamos de la importancia que tienen para el control de la enfermedad y las vacunas han llegado dos meses después».

«Ahora lo que no podemos es perder ni un solo minuto, ni una sola dosis para continuar administrando y tener esa labor de vigilancia permanente para tratar de llevar el máximo control de la enfermedad, aunque es una situación complicada», ha subrayado.

«Aunque la evolución clínica de la inmensa mayoría de los pacientes es bastante favorable, nosotros continuamos en esa la línea de administrar las dosis, de hacer esa vigilancia epidemiológica y de tratar los casos que tengan peor evolución», ha agregado.

ESCUDERO: NOSOTROS NO ESTAMOS PARA ESPERAR

«Esto es una crisis sanitaria y una alerta mundial y el Ministerio de Sanidad siempre llega tarde. Lo que no podemos hacer es, habiendo autorizado la vacuna la Agencia Europea del Medicamento y habiendo pasado por la ponencia de vacunas, perder tres días de un fin de semana cuando de cada vial podemos sacar cinco dosis», ha argumentado el consejero.

Para Ruiz Escudero, el Ministerio de Sanidad tiene que ser «más ágil» porque las vacunas que han llegado dos meses más tarde que al resto de los países europeos, siendo «Madrid uno de los puntos de máximo contagio».

«Nosotros no estamos para esperar. Hay una alerta mundial y vamos a continuar haciendo lo que sea mejor tanto para las personas que se han contagiado como para los contactos estrechos», ha apuntado el consejero.

Ha insistido en que la Comunidad de Madrid comenzó el viernes a dividir en cinco dosis los viales de la vacuna de la viruela del mono porque tenía la autorización de la EMA, había pasado por la ponencia de vacunas, se comunicó al Ministerio de Sanidad y no se iba a demorar porque tuviera que pasar por la Comisión de Salud Pública.