Siete selecciones renuncian a lucir el brazalete arcoíris tras la amenaza de sanción de la FIFA

Madrid (EFE).- La FIFA desactivó el primer intento de gesto colectivo a favor de la inclusión en el Mundial de Qatar 2022, al comunicar la imposición de sanciones deportivas a las selecciones cuyos capitanes pretendían llevar el brazalete «One Love», caso de Países Bajos, Inglaterra, Alemania, Dinamarca, Suiza, Gales y Bélgica.

Ha anunciado, además, que adelantará la campaña ‘No Discrimination’ (No discriminación), prevista para los cuartos de final del Mundial de Catar, para que los 32 capitanes de las selecciones participantes puedan lucir este brazalete durante todo el torneo.

La polémica de los brazaletes arcoíris

«Como federaciones nacionales, no podemos poner a nuestros jugadores en una posición en la que puedan enfrentarse a sanciones deportivas, incluidas las amonestaciones, por lo que hemos pedido a los capitanes que no intenten llevar los brazaletes en los partidos de la Copa Mundial de la FIFA».

Seis de las siete selecciones afectadas anunciaron hoy que descartaban la idea de forma conjunta en un comunicado, después de que algunas de ellas lo avanzaran de forma individual antes de sus primeros encuentros este lunes, como Inglaterra ante Irán, Países Bajos contra Senegal y Gales frente a Estados Unidos.

Por su parte, La Federación Belga (KBVB) se sumó a la postura de las otras selecciones y anunció en un comunicado que, a pesar de estar «muy decepcionados», tampoco llevarán el brazalete para no correr ningún riesgo de sanción deportiva.

«La FIFA ha sido muy clara al afirmar que impondrá sanciones deportivas si nuestros capitanes llevan los brazaletes en el terreno de juego», explicaron, tras apuntar que estaban dispuestas «a pagar las multas que normalmente se aplican a las infracciones de la normativa sobre el equipamiento», explicaron.

Inglaterra duda si lucir o no el brazalete arcoíris
Harry Kane, en rueda de prensa este domingo. EFE/EPA/Abir Sultan

El Reglamento de la Copa Mundial de la FIFA 2022 señala en su artículo 24 sobre el equipamiento de las selecciones que «jugadores y oficiales tendrán prohibido mostrar mensajes políticos, religiosos o personales o lemas en cualquier idioma o forma en el uniforme, el equipamiento (bolsas de deporte, botelleros, botiquines, etc.) o en el propio cuerpo».

También el Reglamento de equipamiento de la FIFA indica (13.8.1) que «en las fases finales el capitán de cada equipo llevará el brazalete de capitán que suministre la FIFA» y su Código Disciplinario prevé, en el apartado de infracciones y conductas ofensivas, que podrán imponerse medidas disciplinarias a quienes se sirvan «de un evento deportivo para realizar manifestaciones de índole distinta a la deportiva» (art.11, 2 c).

Frustrados por no poder lucir el brazalete arcoíris

«Teníamos un fuerte compromiso con el uso del brazalete. Sin embargo, no podemos poner a nuestros jugadores en una situación en la que puedan ser amonestados o incluso obligados a abandonar el terreno de juego», añadieron las seis federaciones citadas.

Según recordaron, el pasado septiembre, y como parte de un grupo de trabajo de la UEFA, se dirigieron a la FIFA para informar de su intención de llevar el brazalete «One Love» en Qatar 2022.

«Estamos muy frustrados por la decisión de la FIFA, que creemos que no tiene precedentes: escribimos a la FIFA en septiembre informándoles de nuestro deseo de llevar el brazalete One Love para apoyar activamente la inclusión en el fútbol, y no obtuvimos respuesta. Nuestros jugadores y entrenadores están decepcionados: son firmes partidarios de la inclusión y mostrarán su apoyo de otras maneras», mantuvieron.

Inglaterra y Países bajos renuncian a lucir el brazalete arcoíris
Virgil van Dijk no lucirá el brazalete arcoíris. EFE/EPA/Koen Van Weel


El brazelete «One Love» y un motivo arcoíris apareció en la Eurocopa de 2021 cuando el capitán de Países Bajos, Georginio Wijnaldum, los portó para apoyar al colectivo LGTB, en el partido de octavos de final contra República Checa, en Budapest.

Su gesto se produjo poco después de que la UEFA lo permitiera y confirmase a la Federación Húngara que «los símbolos de los colores arcoiris no son políticos y están en línea con los #EqualGame, que lucha contra toda discriminación, incluida la comunidad LGBTQI+», a la vez que permitió la entrada de banderas y simbología a favor de la igualdad en el estadio.

«Al usar esta banda, nosotros, como «Oranje», queremos enfatizar que defendemos la inclusión y la conexión y que estamos en contra de cualquier forma de exclusión y discriminación. De esta manera, esperamos apoyar a todas las personas que se sienten discriminadas en cualquier parte del mundo», sostuvo el entonces capitán neerlandés.

Aquella decisión de Países Bajos respondió a la negativa inicial de la UEFA a permitir que la Federación Alemana (DFB) iluminase con los colores de la bandera arcoíris el Allianz Arena, sede de un encuentro previo de laa Eurocopa entre Alemania y Hungría.
Con aquella iniciativa se pretendía apoyar al colectivo y protestar contra la aprobación de las nuevas leyes anti LGTB en Hungría, que prohíben cualquier contenido referido a este colectivo en las escuelas y en los medios de comunicación.

La campaña #OneLove fue lanzada por la Federación de Países Bajos en 2020 como parte del «plan de ataque conjunto» contra el racismo y la discriminación en el fútbol del país, cuyos cuatro pilares son la sensibilización, detección, sanción y cooperación.

La primera vez que la «Oranje» lució este logotipo fue durante el calentamiento del amistoso del pasado mes de noviembre de 2020 ante España. Su capitán Virgil van Dijk iba a portarlo hoy, igual que el de Inglaterra, Harry Kane, y el de Gales, Gareth Bale.