Al-Attiyah transforma su rabia en triunfo y Sainz acaba segundo

Redacción deportes (EFE).- El catarí Nasser Al-Attiyah (Toyota) transformó su rabia en triunfo en la quinta etapa del Rally Dakar, en la que Carlos Sainz se dejó 1:57 en la meta de Ha’il respecto al vencedor, vigente campeón y líder de la general.

El jeque criticó con dureza el miércoles la decisión del Comité de W2RC de aplicar la Equivalencia de Tecnología (EoT) y dar 8 kilovatios más de potencia (11 CV) a los Audi, entre ellos, el de Sainz. En la arena, el de Toyota conquistó la primera etapa en la que se aplicó el cambio.

La española Laia Sanz (Astara) sufrió un accidente del que resultó ilesa, pero que acabó con su coche destrozado, cuando solo habían transcurrido 28 kilómetros de especial. El miércoles había obtenido un gran resultado al acabar vigésima la cuarta etapa.

Toyota avisó desde el inicio tras la controvertida decisión de la FIA. El sudafricano Henk Lategan (Toyota) marcó el mejor tiempo en el primer punto de control (km.37), con Stéphane Peterhansel (Audi) a solo dos segundos, Al-Attiyah (Toyota) a tres y Sainz a nueve del catarí.

El primer líder cedió posiciones al paso por el kilómetro 90, donde Peterhansel se puso en cabeza con 20 segundos de renta sobre el vigente campeón y 35 respecto al español. Sébastien Loeb (Prodrive), tras llevarse la primera alegría del Dakar con su victoria el miércoles, estaba a solo seis segundos del madrileño.

Al-Attiyah transforma su rabia en triunfo y Sainz acaba segundo
Carlos Sainz. EFE/EPA/Leon Jansen

Loeb superó a Sainz y Al Attiyah en el kilómetro 140, pero las diferencias, con Peterhansel primero, estaban en un pañuelo: 42 segundos entre los cuatro.

El de Audi cedió la primera posición tras 182 kilómetros de especial. Loeb iba decidido a conseguir su segundo triunfo consecutivo, pero todo continuaba apretado. Los tres primeros en siete segundos y Sainz a 1:04 del alsaciano.

Hubo relevo en el avituallamiento del 210. Al Attiyah mejoraba entonces en diez segundos el crono del nueve veces campeón del mundo de rallies. Peterhansel se dejaba 22 segundos y el madrileño perdía ya 1:34 con el catarí.

El de Toyota abrió distancia con sus dos inmediatos perseguidores, aunque seguían en un abanico de 31 segundos, en el siguiente parcial, en el que Sainz le limó dos segundos.

El jeque consolidó su dominio en el penúltimo punto de paso, ya con Loeb a 35 segundos y Peterhansel a seis más, mientras que el madrileño trataba de meterse en la batalla, a 1:17.

Sainz iba a más y a falta de menos de 50 kilómetros mejoró los tiempos de Loeb y Peterhansel y volvió a pulir la desventaja con Al-Attiyah en 12 segundos para situarse a 1:05.

En el último tramo, el Prodrive de Loeb estuvo parado un cuarto de hora, otro revés para el alsaciano en esta edición del Dakar.
Al Attiyah apretó y en meta mejoró en 1:57 el tiempo de Sainz -cedió 52 segundos en el último tramo- y en 3:44, el de Peterhansel.

Loeb llegó a casi 20 minutos del vencedor en otra mala jornada y el saudí Yazeed Al Rajhi escaló a la cuarta plaza.

En la general provisional, Al-Attiyah domina ahora con 22:36 sobre Peterhansel, 27:01 respecto a Al Rajhi y 34:52 sobre Sainz.