División en el Congreso por el papel de las selecciones autonómicas en competiciones internacionales

Madrid (EFE).- La participación en competiciones internacionales de las selecciones autonómicas acaparó el debate sobre la Ley del Deporte que se desarrolló este jueves en el Pleno del Congreso, con los grupos divididos entre la «cohesión territorial» que proporciona el texto a juicio de los socialistas y «las concesiones al nacionalismo vasco, por encima del honor y de la historia del deporte español», que lamentaron los populares.

La mayoría de los grupos que defendieron en la cámara sus enmiendas al dictamen del proyecto de Ley se refirieron en el debate al asunto de las selecciones autonómicas y anunciaron sus votos a favor o en contra en función de ese punto.

El texto de la Ley que salió la semana pasada de la Comisión de Cultura y Deportes incluye una enmienda pactada por el PSOE y el Grupo Vasco que permite a las federaciones autonómicas participar en el ámbito internacional si la federación internacional correspondiente lo contempla, para modalidades o especialidades deportivas con arraigo histórico y social en su respectiva comunidad, o también en el caso de que la federación autonómica hubiera formado parte de una federación internacional antes de la constitución de la federación española.

La pelota vasca y el surf

Al anunciar la enmienda, el Grupo Vasco citó, para este último supuesto, la pelota vasca y el surf como deportes susceptibles de ejercer la representación de Euskadi.

Las federaciones internacionales de ambos deportes se aprestaron a asegurar que a día de hoy a las selecciones vascas les sería imposible competir internacionalmente, por no estar reconocidas sus federaciones en ese ámbito.

Joseba Andoni Aguirrtexea, del Grupo Vasco, señaló durante el debate en el Pleno que su enmienda había generado «un ruido excesivo».

El jugador de la selección de Euskadi, Iker Muniain, cuando se debaten la participación de las selecciones autonómicas
El jugador de la selección de Euskadi, Iker Muniain, durante un partido. EFE/Javier Etxezarreta

«Es un derecho que nos correspondía, algo que hay que aceptar con normalidad política, sobre todo si se es demócrata. A partir de ahí, es un paso más. ¿El último? No. ¿Nos conformamos con ello? No. Pero hasta ahora era la nada. Entre el todo y la nada, tenemos algo», aseguró.

«La base deportiva de Euskadi está satisfecha con este primer paso. No hemos pisado a nadie, hemos obtenido lo que nos correspondía», afirmó.

Aguirretxea dijo que a su grupo le parece «una pena que un país deba obligar a la gente a acudir a sus selecciones».

Mertxe Aizpurua, de GEH Bildu, incidió en este sentido: «No es aceptable que un deportista no pueda elegir a qué país quiere representar», agregó, antes de anunciar: «No podemos dar nuestro voto favorable a esta Ley que impone la obligatoriedad de jugar en la selección española y de acudir a sus convocatorias porque lo contrario acarrea sanciones, entre ellas la pérdida de la licencia».

La diputada celebró que «las selecciones que se salen del marco de la selección española» vean eliminado «uno de los impedimentos para que pueda existir la selección vasca de pelota vasca».

«Los vascos tenían hasta ahora prohibido por ley representar al país que inventó ese deporte», subrayó.

«Veremos ahora si es posible», admitió. «Hay muchas más puertas que deben abrirse, pero está bien que ya se haya abierto un candado. Es un paso, y ojalá este primer paso preceda a los siguientes. Conviene no menospreciar lo logrado, pero tampoco llamarse a engaño», aseguró Aizpurua.

Enmiendas de los grupos políticos

Para Guillermo Díaz, de Ciudadanos, un proyecto de Ley que «empezó muy bien», debido a la enmienda sobre las selecciones autonómicas «termina de forma triste».

«Lo que empezaba como una ley de Estado, ahora nos expulsa a los que tenemos vocación de representar a todos los españoles y prima a los que quieren dejar de serlo», abundó.

«Hasta ese momento, esta Ley sumaba apoyos, con sus más y sus menos, incluido el nuestro. Pero llegaron los de siempre. Todos los deportes se han inventado en algún sitio», dijo en alusión al origen de la pelota vasca. «Si retiran esta barbaridad votaremos a favor, si no, lo haremos en contra».

Por el Grupo Plural, Néstor Rego, del BNG, admitió que «dadas las condiciones», a las selecciones autonómicas «les va a resultar imposible ejercer el derecho» de competir internacionalmente. También coincidió en que «la obligatoriedad de representar a las selecciones españolas es un retroceso» y eso les llevaría a votar en contra.

Joan Baldoví, de Compromís, dijo que «igual que la tierra es redonda, la ‘pilota’ valenciana es un deporte» y se alegró de que «esto por fin venga reconocido por la ley».

Imagen de la selección catalana de fútbol, cuando se debate la participación de las selecciones autonómicas
Los jugadores de la selección catalana celebran una victoria tras el partido amistoso entre las selecciones de Cataluña y Jamaica, en una imagen de archivo. EFE/David Borrat

Pilar Calvo, de Junts per Catalunya, se dirigió a Grupo Vasco para lamenta que hubieran «usado el reglamento de la Cámara española para vetar el sueño del independentismo catalán», al no votar a favor de una enmienda de Junts para que la participación de las selecciones autonómicas fuer «algo genérico y no una excepción».

La propuesta del PNV es, dijo, «una buena enmienda, pero insuficiente y ambigua».

«¿Qué es el arraigo histórico. Si es por eso, el fútbol tiene más arraigo en Cataluña que en Madrid», indicó, y anunció el voto en contra de Junts.

Desde el Grupo Mixto, el diputado por Asturias Isidro Manuel Martínez también señaló su «rotundo rechazo al acuerdo de las selecciones vascas», lo mismo que Carlos García Adanero, de Navarra Suma.

«La ley podía haber tenido un amplísimo apoyo, pero ustedes han optado por satisfacer a aquellos que le dieron la investidura. Su país, su nación, es España, lo mismo que para todos los que estamos aquí. Esto es la primera llave, el primer candado, pero el objetivo final siempre está ahí, van paso a paso», argumentó.

Para Vox, «se está imponiendo la opinión de una parte a todo el país», según expresó José Ramírez del Río.

Javier Merino, del Grupo Popular, aseguró que la polémica por la retirada de enmiendas que enfadó la semana pasada a LaLiga y amenazó con un paro de la competición fue «creada artificialmente desde La Moncloa» para «tapar» el asunto de las selecciones autonómicas.

«El problema de las selecciones vascas estaba escrito desde el primer día, pero el gobierno tenía miedo al ruido mediático. En Moncloa crearon un conflicto mayor para tapar este, el conflicto del fútbol», indicó.

El diputado lamentó que se dejara pasar «lo que podía ser un día histórico para el deporte español, con un gran acuerdo para sacar adelante la tercera Ley del Deporte de la democracia».

«El deporte español está por encima de nosotros, es en lo que nos unimos, tiene nombres y apellidos, tantos que están por encima de las concesiones a los nacionalistas. Ese honor y esa historia permanecerán por encima», afirmó.

Juan Luis Soto, portavoz socialista de Deportes, no se refirió explícitamente a las selecciones autonómicas, pero dijo que no veía «ningún» argumento «para no votar a favor» de la ley.

«Con esta ley, España no se rompe, como lamentablemente hemos podido escuchar. Todo lo contrario, el deporte se convierte en herramienta de cohesión social en nuestro país. Se moderniza», apuntó.

Las enmiendas al dictamen de la Ley se votarán al término de la sesión plenaria.

Edición web: Rocío Casas